8/10/16

Crónica del 49º Festival de Sitges (Jornada I)

Por Carlos Rodríguez.

Poster SitgesYa está aquí. La cita cinéfila más esperada del año por todos los fans del cine de género. No hay Festival como el Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña, que este año celebra su edición número 49 homenajeando a Star Trek (por cierto, con un spot bastante bueno, como de costumbre, en que un muy heterogéneo grupo de personas celebran su orgullo trekkie al son del Sueño de Amor de Liszt. Muy fan). Y no hay otro igual no solo por su parrilla de películas tan única. Sitges es un pueblo encantador que estos días se viste de gala para recibir al ejército de cinéfilos más fiel del mundo. En cada rincón descubres frikadas nuevas que te sacan una sonrisa. Su ya famosa Zombiewalk, pero también estatuas con la mano trekkie, o carteles que te guían hasta el Auditori al rezo de “Para llegar al Meliá Sitges, coja la segunda estrella a la derecha y siga todo recto hacia el mañana”.

En una selección de películas tan amplia, hay espacio para películas de todo tipo, de todas las calidades. Hoy no he topado con una buena remesa, pero sí al menos con películas lo suficientemente especiales como para merecer atención.

Banner The Tiger

Empezamos con The Tiger, la nueva cinta de Park Hoon-Jung, que ya sorprendió a Sitges hace un par de años con su magnífica New World. La película, protagonizada por un siempre solvente Choi Min-Sik, narra la ocupación japonesa en la Corea de 1925 (un tema que revisitaremos pronto en más películas, por lo que veo) desde el punto de vista de un cazador de montaña. Un general militar pretende dar caza al Rey de la Montaña, un tigre que se ve hostigado por el invasor, en paralelo a la nación misma. La primera mitad de la película tiene un tono calmado y casi amable, lo cual agradezco, porque es habitual esperar justo lo contrario de un importante grueso de la filmografía coreana, pero no es nada original y recuerda demasiado a otras cintas como Las aventuras de Jeremiah Johnson. Por el contrario, en la segunda mitad, Hoon-Jung se pierde en una cacofonía de tonos y termina instalando al espectador en el aburrimiento, con sus clímax demasiado juntos y su lirismo impostado y exagerado que te sacan de la escena. Todo ello aderezado con una banda sonora insistente a la que le sobran notas por doquier.

The Tiger

Y cuando el paralelismo del que hablaba, y que era lo único interesante de la película a la postre, comienza a remarcarse con un trazo tan grueso, solo deseo que acabe ya esa sucesión de ochenta finales uno tras otro. Mención especial, eso sí, para ese tigre digital (lo digo en el buen sentido) que se roba la película para él solo, por encima de un Min-Sik también enorme, pero demasiado plañidero.

Poster The VoidEl día lo finalizamos con The Void, una bizarra película de terror canadiense que se presenta en la Sección Oficial. Tras un feroz primer acto formado por ingredientes casi exclusivos de la suma de las partes de La Cosa (El enigma de otro mundo) y Asalto a la comisaría del distrito 13, sin vergüenza (de nuevo, en el buen sentido), complejos o pretensiones, con ritmo y cierto sentido del humor, tras esto, se sucede un segundo acto mucho más irregular que comienza a introducir una serie de ingredientes ya más difíciles de rastrear en el Maestro (¿Pro-vida? ¿El príncipe de las tinieblas?) que le hacen perder frescura y ritmo; para finalizar con un tercer acto en que ya se ha perdido todo el rumbo, y adquiere unas pretensiones insospechadas al principio que lo echan todo a perder. No se le puede negar a sus creadores cierto talento visual, creando imágenes inquietantes y potentes que me remiten al Rob Zombie de The Lords of Salem, y de paso tampoco podemos negar que sus monstruitos molan bastante, con unos efectos especiales artesanales que se echan de menos hoy día. Por esto mismo me da pena que naufrague tanto la cosa al final, y nos quedemos con un título solamente pasable, aunque cuanto menos valiente.

The Void

Es todo por hoy. Mañana tendremos un día más completo (y largo: comienzan las peleas internas contra el sueño acumulado) en que analizaremos películas como lo último de Kim Jee-Woon, y tendremos además algún celebrado reencuentro.