4/11/14

Madurez a la fuerza

Poster Ojala estuviera aqui

Dir.: Zach Braff
Int.: Zach Braff, Kate Hudson, Joey King, Mandy Patinkin, Josh Gad, Pierce Gagnon, Ashley Greene, Jim Parsons, Alexander Chaplin
¿De qué va?: Aidan Bloom es un joven padre de familia cuyo sueño de ganarse la vida como actor ha provocado que sea su mujer la que lo mantenga a él y a sus dos hijos. Cuando se entera de que su padre está arruinado y gravemente enfermo, Aidan se ve obligado a educar a sus hijos en casa e intenta mediar en la distante relación entre su hermano y su progenitor.

Reseña: Hace diez años, Zach Braff aprovechó su popularidad recién adquirida gracias a la serie Scrubs para presentar su primera película como director, guionista y protagonista: Garden State (Algo en común). Se trataba de una estupenda historia sobre la crisis de identidad a los veintitantos con una no menos encantadora Natalie Portman y una banda sonora perfecta. Para mí fue uno de los mejores estrenos del año 2004 y de hecho figura en el top 20 de mis películas favoritas de siempre. Todo apuntaba a que Braff tenía por delante una prometedora carrera cinematográfica, pero tras finalizar Scrubs, el éxito de su ópera prima no le reportó la financiación para su siguiente trabajo…. hasta ahora, y es que gracias a una campaña de crowdfunding en Kickstarter (no exenta de polémica) ha conseguido sacar adelante por fin una nueva película, titulada Ojalá estuviera aquí.

Ojala estuviera aqui

Braff ha crecido y con él la crisis de los 20 se ha convertido en la de los 30. Las dudas existenciales que le atormentaban en Garden State como el “quién soy” o “qué quiero hacer en la vida” se convierten en un “¿de verdad he madurado o no estoy siendo realista con la vida que llevo?”. Su personaje, Adam, se ve en la tesitura de tener que renunciar a su sueño de ser actor cuando los que le habían asegurado una situación económica estable, su padre y su esposa, ya no están por la labor de que encadene fracasos con cada casting al que acude, al tiempo que descubre nuevos placeres gracias al acercamiento a sus dos hijos. El dilema acerca de seguir o renunciar a los sueños no es un mal planteamiento, pero Braff no consigue sacarle todo el provecho porque la película bascula entre momentos de sinceridad y emoción genuina con otros cuya emoción y ganas de gustar al público resulta tan buscado y forzado que no funciona.

Ojala estuviera aqui3

Para ser una película que se financió a través de Internet en busca de independencia creativa y para esquivar las imposiciones de los estudios, el proyecto de Braff es muy poco arriesgado. Su máxima pretensión es agradar al público y que termine de ver la película con una sonrisa en la cara y el corazón contento a pesar de los picos dramáticos, y puede que lo consiga, pero de forma mucho más superficial de lo que pretende. Tiene escenas muy buenas, como el diálogo en el hospital entre Kate Hudson, felizmente recuperada de unas películas que la desaprovechaban completamente, y Mandy Patinkin, o la mayoría de momentos en los que intervienen la joven Joey King y Josh Gad, pero la sensación general que deja es que la película es una serie de conversaciones, no muy interesantes, en las que se vislumbra que Zach Braff está encantadísimo de conocerse a sí mismo. Además, no me creo para nada que esa familia esté pasando por serios apuros económicos, por muy estropeada que esté su piscina.

Ojala estuviera aqui2

Nadie le podrá reprochar a Braff que tiene un gusto exquisito a la hora de confeccionar playlists de rock indie para animar sus películas, pero sí que se le nota un gusto excesivo por las escenas preciosistas a cámara lenta, y si son con sus personajes caminando de frente a la cámara, al estilo de Armaggedon, mejor que mejor. Yo no puse dinero para la película pero sí que me alegré de que consiguiera la financiación porque me parecía que Braff era un tipo que tenía una peculiar forma de contar las cosas, cómica, un poco friki y sincera. No he cambiado de parecer, pero sí creo que se ha confiado demasiado y que para su siguiente película le vendría bien que no se lo creyera tanto y que no se preocupara tanto en agradar. Y yo me pregunto, ¿estarán contentos los que pusieron su dinero con el resultado final?

5’5/10