7/2/16

Cediendo el guante

Poster Creed

Dir.: Ryan Coogler
Int.: Michael B. Jordan, Sylvester Stallone, Tessa Thompson, Phylicia Rashad, Will Blagrove, Andre Ward, Tony Bellew
¿De qué va?: Adonis Johnson nunca llegó a conocer a su padre, el campeón mundial de los pesos pesados Apollo Creed, que falleció antes de que naciera. Decidido a conventirse en un buen boxeador, pero sin recurrir a la fama de su padre, decide poner rumbo a Filadelfia para intentar convencer a Rocky Balboa para que sea su entrenador.

Reseña: Hace una década, Sylvester Stallone quiso recuperar la gloria de su época dorada trayendo de vuelta los dos personajes icónicos por los que ya ha pasado a la Historia del Cine: John Rambo y Rocky Balboa. Sendas secuelas tardías (dirigidas, escritas y protagonizadas por él mismo), así como la saga de Los mercenarios, con la que reunió a los héroes del cine de acción más cafre y testosterónico, no ocasionaron el impacto necesario para revalorizar la posición de Stallone en la industria, no sólo por su baja calidad sino por partir de un enfoque erróneo: Stallone ya no está para estos trotes, sino para ejercer de valedor y voz de la experiencia para una nueva generación.

Creed3

La mejor decisión de la carrera de Stallone fue la de plantarse para que los productores de Rocky lo aceptasen como protagonista de la película. La segunda ha sido ceder el timón de su franquicia a nuevos talentos, concretamente a Ryan Coogler, quien, en su papel de director y co-guionista, continúa la saga a la vez que la reinicia para volver a contarnos la historia de un tipo corriente que quiere abrirse paso con esfuerzo y dedicación en el mundo del boxeo profesional, solo que esta vez, la hañaza adquiere matices de conflicto paternofilial, pues el protagonista, Adonis, profesa sentimentos encontrados hacia su difunto padre, al que nunca llegó a conocer, que se mueven entre la admiración, la rabia por su perpetua ausencia, el miedo a no estar a la altura de su legado y las ganas de labrarse un nombre por sí mismo.

Creed2

Coogler firma un guión que no se distancia demasiado del esquema clásico del cine deportivo, pero acierta al retratar a sus personajes principales con inmenso cariño y como luchadores de sus particulares conflictos: Adonis, Rocky e incluso la novia del primero, tienen batallas solitarias que librar, pero eso no impide que se necesiten los unos a los otros para seguir luchando y no desistir. Michael B. Jordan está perfecto como sucedor natural de Rocky, con personalidad suficiente para poder labrarse su propio camino, así como Tessa Thompson en un papel que debería ganar importancia y calado en la anunciada continuación. En lo que respecta a Stallone, tiene un papel muy entrañable, que goza de tantos momentos cómicos como dramáticos y emotivos, y aun manteniéndose en segundo plano es, quizás, la película en la que actor y personaje han estado mejor, de ahí aquello de que Creed sea lo mejor que le haya pasado a la multifacética estrella en mucho tiempo (algo que se ratificará si gana el Oscar dentro de unas semanas).

Creed

El cine ambientado dentro de un ring está en mejor forma que nunca gracias a películas como El luchador, Warrior, The Fighter y Creed, pero aunque esta última se encuentre un paso por detrás de la contundencia emocional de las otras tres, es sin duda alguna toda una agradable sorpresa, pues casi nadie apostaba por el enésimo regreso del semental italiano. Como ya dije antes, Stallone tendría que estar agradecido a Coogler el resto de su vida, que saca músculo con una dirección enérgica e inteligente, convirtiendo una escena de lucha en un plano secuencia perfectamente coreografiado, tan ligero como un vals y tan contundente como un golpe en toda la mandíbula, y todo sin perder de vista el guiño y el homenaje dosificado a la primera vez en la que Rocky Balboa se preparó para luchar en el primer gran combate de su vida; todavía le quedan fuerzas para un par de asaltos más.

7/10