16/2/16

Interiores

Poster Carol

Dir.: Todd Haynes
Int.: Cate Blanchett, Rooney Mara, Kyle Chandler, Sarah Paulson, Jake Lacy, John Magaro, Cory Michael Smith, Kevin Crowley
¿De qué va?: Nueva York, años 50. Therese Belivet es una aspirante a fotógrafa que trabaja como dependienta en unos grandes almacenes, donde conoce a Carol Aird, una mujer elegante y sofisticada que se está divorciando. Entre ellas surge una atracción inmediata, cada vez más intensa y profunda, que cambiará sus vidas para siempre.

Reseña: Alguien que no recuerdo dijo una vez que Todd Haynes rueda películas como si viviese en el Hollywood clásico, pero abordando temáticas impensables en la época en la que se ambientan. Si Lejos del cielo (2002) sacudía los cimientos del melodrama al introducir el romance de una ama de casa burguesa con su jardinero negro, Carol perpetúa la convulsión del género narrando la historia de amor entre dos mujeres de diferente edad y clase social, también en los años 50, década de la explosión del consumismo, y por ende, del cuidado milimétrico de la imagen que se proyecta al mundo, el de la esposa perfecta, la familia perfecta, la casa perfecta… aunque en su interior todo esté hecho un desastre.

Carol3

La Carol del título es el paradigma de mujer tan perfecta, magnética y segura de cara a la galería como rota por dentro. Haynes la filma a ella y a Therese desde la distancia, a menudo a través de cristales, espejos y paredes, acentuando la soledad en el que están inmersas y dejando que sean las actrices quienes exterioricen sus sentimientos mediante detalles casi imperceptibles, como una mirada, una leve caricia o un sonrojo. Valiéndose de un magistral manejo de los puntos de vista, la película desarrolla dos historias en paralelo  interconectadas entre sí. Por un lado, la de Carol, dispuesta a plantar cara para dejar atrás esa jaula de cristal en la que ha estado atrapada toda su vida, y por otro la de Therese, que experimenta lo que significa enamorarse por primera vez y los efectos que produce: el autodescubrimiento, la madurez, la pérdida de la ingenuidad o la asimilación de pautas que se adquieren de la otra persona de forma inapreciable e inevitable.

Carol2

Cate Blanchett borda como ella sólo sabe hacer el papel de señora pija de apariencia indestructible hasta que todo se viene abajo y empiezan a revelarse sus miedos e inseguridades, (un rol similar pero a la vez tan diferente del que le valió el Oscar en Blue Jasmine), cuyo salvavidas se encuentra en la joven a la que da vida de manera portentosa Rooney Mara, en una interpretación sutil y conmovedora de una chica que empieza sin determinación alguna y sin tener idea de quién es o qué quiere ser, hasta que a través del amor comienza a fojar su propia identidad. Lo de Mara, absoluta protagonista de la película, es pura, genuina y maravillosa contención dramática. Ambas actrices están en estado de gracia, desbordan química, y cuentan con el apoyo de personajes un tanto menospreciados, encarnados con notable oficio por Kyle Chandler, Sarah Paulson y Jake Lacey, que poco pueden hacer para evitar que ese romance siga su curso natural.

Carol

Más que un retrato del lesbianismo en los años 50, Carol es una historia sobre el amor, sin importar el género, la condición o el contexto. Enaltece el sentimiento y el bien que nos produce a través de la intimidad, sin necesidad de exagerarlo, ni de edulcorarlo, ni de valerse de la imagen del amor idílico para toda la vida. El despliegue artístico, desde el diseño de producción hasta la magnífica partitura compuesta por Carter Burwell (una de las mejores del año) pasando por la exiquisita dirección de vestuario y de fotografía, están al servicio de dotar de entidad y belleza a la historia basada en la novela homónima de Patricia Highsmith, hasta el punto que toda la película parece una sucesión de cuadros de Edward Hopper. Sin embargo, como cualquier obra de arte, habrá quien la vea y se quede impansible, o se aburra, al no apreciar los numerosos detalles sobre los que está construida una película tan clásica en sus mimbres como audaz en su contenido. Para todos los demás, una de esas películas que, como el primer amor, nunca se olvidan.

9/10