10/12/15

Intrépidos y desganados

Poster En el corazon del mar

Dir.: Ron Howard
Int.: Chris Hemsworth, Benjamin Walker, Cilliam Murphy, Tom Holland, Ben Whishaw, Brendan Gleeson, Michelle Fairley, Charlotte Riley
¿De qué va?: En el invierno de 1820, la tripulación del ballenero Essex sufrió el ataque de una enorme ballena blanca que hundió la embarcación. El relato de los acontecimientos por parte del último superviviente del naufragio sirvió de inspiración a Herman Melville para escribir la novela Moby Dick.

Reseña: En los últimos años, es tendencia en el cine contar la historia real detrás de grandes cuentos y leyendas, aunque en la mayoría de los casos no es más que una artimaña comercial para ofrecer lo mismo pero con un supuesto componente realista que sigue las pautas marcadas por la moda que marca la industria. ¿Pero para qué obsesionarse con la realidad cuando la ficción la supera con creces? Lo ratificamos con Drácula el año pasado y lo volvemos a hacer ahora con En el corazón del mar, que llega a los cines bajo la frase promocional de ser la historia que inspiró Moby Dick, una de las novelas más importantes y populares de la literatura universal.

En el corazon del mar2

El principal problema del film de Ron Howard no es tanto el interés que pueda suscitar su trama como la forma en la que ésta está implementada, pues resulta muy complicado implicarse en ella. Reúne todos los requisitos para convertirse en una gran aventura con aroma clásico, pero nunca es capaz de trasmitir épica, emoción o tensión, debido a dos grandes causas. La primera reside en su elenco de personajes, plano como un folio, sin personalidad. Nunca los llegamos a conocer, así que nos interesa bien poco lo que pase con ellos. Tratándose de una tripulación reducida, resulta preocupante que muera gente y no sepamos ni quiénes son. También que hayan contratado a Cillian Murphy para un papel tan insignificante. Chris Hemsworth da la talla como cabecilla, pero es complicado entender sus motivaciones más allá de la de querer volver pronto a casa para reencontrarse con su esposa mientras que el capitán del barco es la nada absoluta, y Benjamin Walker no puede hacer gran cosa salvo poner cara de circunstancia.

En el corazon del mar

La segunda causa se encuentra en su apartado técnico. Antiguamente resolvían los desafíos técnicos con creatividad, ahora se limitan a rodarlo todo delante de una pantalla verde. En el caso de En el corazón del mar, se abusa tanto del rodaje en estudio (es evidente que la mayor parte del tiempo están en un tanque con un chroma detrás) que desluce las escasas imágenes rodadas en espacios canarios naturales, acentuado por una fotografía tosca y tan excesiva como uno de los peores filtros de Instagram. Cuenta con algunas imágenes vistosas, la mayoría vistas en el tráiler, pero las apariciones del gran cachalote no son especialmente memorables, y comparar la película con Tiburón, a la que le hace un guiño en su comienzo, es algo totalmente gratuito.

En el corazon del mar3

En el corazón del mar es entretenida, sí, pero no cuenta con muchos más alicientes. Ron Howard continúa su irregular carrera con un film que emula a grandes clásicos de aventuras, pero su incapacidad de convertirlo en algo especial o emocionante resulta flagrante. Para disfrutar de una historia de aventuras en alta mar, mejor descubrir o revisionar Capitanes intrépidos (1937) cuyo recuerdo me hace pensar en lo poco aprovechada que está la relación entre los personajes de Chris Hemsworth y Tom Holland. La gran ballena de Pinocho, esa sí que daba un terror descomunal.

5/10