8/11/15

Del periodismo de ayer al de hoy

Poster Truth

Dir.: James Vanderbilt
Int.: Cate Blanchett, Robert Redford, Topher Grace, Elisabeth Moss, Dennis Quaid, Bruce Greenwood, Stacy Keach, John Benjamin Hickey
¿De qué va?: En vísperas de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2004, la productora de noticias de la CBS Mary Mapes y el legendario presentador Dan Rather descubren una historia que podría afectar a la reelección de George Bush. La emisión del programa desata una tormenta informativa que llevará a Mapes, Rather y a su equipo a defender su trabajo y luchar contra los intereses políticos y económicos que se esconden detrás de los medios de comunicación.

Reseña: En esta temporada se dan cita en la cartelera dos películas sobre el periodismo diatralmente opuestas, Spotlight y La verdad. Mientras la primera explora una investigación que destapó los casos de pederastia en Boston que la Iglesia Católica había intentado ocultar, la segunda versa sobre un incendiario reportaje televisivo sobre el pasado militar de George Bush, por aquel entonces presidente de los Estados Unidos, que puso al equipo de periodistas que estaba detrás en tela de juicio. Las dos conforman la cara y la cruz, el éxito y el fracaso, del trabajo de investigación periodística, un trabajo y un deber que, desafortunadamente, está pasado de moda.

Truth3

Para su debut en la dirección, James Vanderbilt expone los hechos de una manera tan minuciosa como en su celebrado guión de Zodiac, beneficiándose de la claridad expositiva que no tenía la historia del asesino del Zodiaco. Vanderbilt utiliza el conocido como ‘Caso Rathergate’ para apuntalar esa idea de que la investigación periodística ha llegado a su fin, porque los grandes medios de comunicación prefieren sacrificar el prestigio que les reporta los informativos por producir nuevos reality shows que generen muchos más millones de dólares a través de la publicidad. Sin embargo, Vanderbilt se mete en un terreno pantanoso porque quiere alabar el periodismo riguroso a partir de un reportaje que salió mal, al descubrirse tras su emisión que las pruebas no habían sido totalmente contrastadas, y ahí es donde reside tanto el principal hándicap de la película como el tema de debate más fascinante que genera.

Truth

El film está basado en un libro de memorias de Mary Mapes, la productora y periodista que acabó de lleno en el ojo del huracán, por lo que todos los acontecimientos están contados desde su particular punto de vista. Así, somos testigos tanto de su drama personal y de la persecución que sufrió tanto de los condicionantes que afectaron al rigor de su trabajo, como la presión de sus superiores por emitir el programa antes de estar totalmente preparado. Lo que pasa es que la película tiene una sutil tendencia de eximir a Mapes de sus responsabilidades, dándole un trato de víctima y de heroína, al tiempo que se lanzan balones fuera, principalmente hacia los directivos de la cadena para la que trabajaba. No digo que le falte razón cuando pone en evidencia los intereses políticos y económicos que hay detrás de los conglomerados mediáticos, o la búsqueda de una cabeza de turco para salvar el culo, pero eché en falta cierto sentido de la autocrítica, alguna escena en la que dudase sobre su actuación o en la que asumiese que parte de la responsabilidad también recaía sobre sus hombros.

Truth2

Cate Blanchett realiza otro recital interpretativo en un rol que ya ha demostrado anteriormente que se le da genial: mujer forjada a sí misma y combativa cuyas inseguridades y temores ocultos salen a relucir cuando es puesta contra las cuerdas. Blanchett lleva todo el peso de la película, especialmente en su último tramo, secundada por un eficiente plantel de secundarios entre los que destacan Robert Redford como la serena voz de la experiencia, y Topher Grace como el ímpetu y la indignación de una nueva generación que anhela los tiempos del periodismo de la vieja escuela por los que se enamoró de la profesión. La verdad es un thriller cocinado a buen ritmo que genera un interés que va de menos a más, dirigido con oficio pero sin personalidad, y que aunque podría haberse rodado hace una o dos décadas, toca temas que son de candente actualidad. El debate generado a partir de  su enfoque y de los pormenores del caso debería trascender de la conversación post-cine a las aulas de las universidades de periodismo.

7/10