26/8/16

La fascinante y turbadora conducta humana

Poster Experimenter

Dir.: Michael Almereyda
Int.: Peter Sarsgaard, Winona Ryder, John Palladino, Jim Gaffigan, John Leguizamo, Anton Yelchin, Taryn Manning, Kellan Lutz
¿De qué va?: En 1961, Stanley Milgram llevó a cabo una serie de experimentos sobre la obediencia en la universidad de Yale. La investigación, planteada a raíz de los juicios a los criminales de guerra nazis, pretendía dilucidar la relación de las personas con una autoridad que les obliga a hacer cosas moralmente cuestionables.

Reseña: Seguramente el nombre de Stanley Milgram no le diga nada a gran parte de la población. Sin embargo, todos hemos oído hablar alguna vez de la teoría de los seis grados de separación entre personas situadas en cualquier punto del planeta, o del experimento consistente en que si alguien mira fijamente al cielo desde la calle la mayoría de los transeúntes se parará también a alzar la mirada. Pues bien, Milgram es el psicólogo que puso en práctica estas y otras tantas teorías y experimentos, siendo la más polémica y popular de todas la que sacó a la luz que el ser humano puede ser capaz de cometer actos atroces cuando la responsabilidad es asumida por un superior.

Experimenter2

El director Michael Almereyda recopila los hallazgos más destacados de Milgram en Experimenter, un biopic atípico, en buena parte porque a diferencia de lo habitual en este género, presta más atención al trabajo de la figura que aborda que a su vida privada y familiar junto a su esposa y compañera, Sasha (la siempre bienvenida Winona Ryder). De esta forma, la narración arranca con una detallada exposición del experimento sobre la obediencia y continúa con las consecuencias, tanto positivas como negativas, que acarreó su publicación en la carrera de Milgram. El propio personaje, encarnado por un sereno Peter Sarsgaard, ejerce de narrador de la historia rompiendo continuamente la cuarta pared, porque quién mejor que él mismo para hablar sobre las cuestiones de la psicología humana que tanto le obsesionaron a lo largo de su vida.

Experimenter

Experimenter es prácticamente un documental ficcionado, de herencia teatral, muy interesante, que incita a la reflexión y nada sensacionalista. Ahora bien, requiere que de entrada sientas cierta curiosidad por el tema en cuestión. Es un film tan sobrio, con una cadencia tan sosegada en pos de un tratamiento meticuloso de la obra de Milgram, que el tedio puede hacer acto de presencia si no hay un interés previo del espectador que saciar, pues el film es bastante incapaz de generarlo por sí mismo. En definitiva, podría convertirse en una proyección frecuente en clases sobre psicología social dado su valor esencialmente didáctico, pero lamentablemente no tendrá mucho más recorrido que ese.

7/10

25/8/16

Elliot se pierde y se encuentra

Poster Peter y el dragon

Dir.: David Lowery
Int.: Oakes Fegley, Bryce Dallas Howard, Robert Redford, Oona Laurence, Wes Bentley, Karl Urban, Isiah Whitlock Jr.
¿De qué va?: Peter es un misterioso niño de 10 años que es encontrado en las profundidades del bosque por Grace, una guarda forestal que intentará averiguar qué hay de verdad y qué de fantasía en lo que dice el crío acerca de que ha estado viviendo allí junto a un enorme dragón verde llamado Elliot.

Reseña: La confianza que ha ganado Disney al convertir cada remake de sus clásicos en un incontestable éxito de taquilla le ha permitido atreverse con una de sus obras más olvidadas, Pedro y el dragón Elliot. Curiosamente, en vez de seguir el modelo de revisión calcada de Cenicienta o el de la actualización respetuosa de El libro de la selva, este Peter y el dragón poco tiene que ver con la película de 1977, quizás porque, al no ser una cinta ampliamente venerada, el director David Lowery ha gozado de mayor libertad a la hora de “traicionar” a su referente.

PETE'S DRAGON

Tras un espléndido prólogo que establece el componente emocional de la película, las hebras utilizadas para tejer la narración son esencialmente las mismas que las del anterior film, con la amistad entre un niño huérfano y un bonachón dragón de conducta perruna como epicentro. Sin embargo, el toque musical se ha suprimido completamente, salvo por el repertorio extradiegético y por una canción que introduce el tono folklórico y de leyenda que se ha querido imprimir a esta versión del cuento que, tal y como dictan los tiempos que corren, es más oscura y menos bobalicona, pero que se las arregla para conservar el candor y la inocencia de la cinta original, así como transmitir los mismos valores familiares, solidarios y de respeto por los animales. Cierto es que el concepto que tiene de familia sigue siendo un tanto conservador, pero está tratado de forma que no resulta ni rancio ni aleccionador.

A re-imagining of Disney's cherished family film, PETE'S DRAGON is the story of Pete and his best friend Elliott, who just happens to be a dragon.

Apoyado por un gran trabajo de fotografía, Lowery crea una experiencia tan inmersiva que nos da la impresión de sentir la humedad de las montañas donde se ambienta la película, además de que nos morimos de ganas por acariciar el pelaje de ese dragón notablemente animado que ya no tiene un fleco rosa, pero sí la nobleza y la ternura del Elliot precedente. El capital humano también cumple con su cometido, exteriorizando lo que cada personaje aporta a la historia, ya sea una emoción jovial en la madurez (Robert Redford), instinto protector (Bryce Dallas Howard), fiereza e indefensión (Oakes Fegley) o estrechez de miras e ignorancia (Karl Urban), esto último como el mal al que siempre se la enfrentado la Naturaleza: el miedo a lo desconocido y el olfato para la rentabilidad económica del ser humano.

PETE'S DRAGON

Peter y el dragón es mejor que su predecesora, pero podría haber sido aún mejor si se hubiera pulido un poco más el guión para añadirle algún elemento innovador a una historia muy reconicible y, sobre todo, más humor, pues resulta demasiado sobria para ser una cinta familiar. Es de esa clase de película dirigida a los niños que sin embargo disfrutarán más los mayores, por la nostalgia que evoca a aquellos tiempos en los que el concepto de “clásico Disney” era algo mucho más inaudito e imponente, pero sobre todo porque trae a la memoria el recuerdo de aquellos animales y mascotas que se convirtieron en nuestros compañeros inseparables y mejores amigos durante la tierna, y a veces solitaria, infancia.

7’5/10

23/8/16

O.C: Pedro y el dragón Elliot (1977)

Poster Petes Dragon¿De qué va?: Pedro es un niño huérfano que se escapa de la casa de la temible familia Gogan, que lo compró como sirviente y esclavo, con la ayuda de su único amigo, un dragón verde llamado Elliot que puede hacerse invisible. Juntos, llegan a un pueblo pesquero donde el niño es recogido por Nora y su padre, los responsables del faro, pero la presencia de Elliot causará varios estragos en la comunidad.

Reputación: Basado en un cuento de Seton I. Miller y S.S. Field, Pedro y el dragón Elliot es un musical Disney que combina imagen real y animación, perteneciente a un período en el que la casa de Mickey Mouse probó suerte con producciones sombrías y extrañas, con poco que ver con sus clásicos animados (más información en este interesante artículo de Magnet). Originalmente, el dragón Elliot debía permanecer invisible durante toda la película. Sin embargo, miembros del departamento de animación de Disney presionaron gradualmente a sus jefes para aumentar la visibilidad del monstruo en pantalla. Al principio se había acordado que sólo aparecería al final de la película, pero el tiempo en pantalla del personaje llegó finalmente a los 22 minutos. En un principio, el film tan sólo iba a tener una canción, Candle on the Water (que fue nominada al Oscar), pero al estudio le gustó tanto el tema compuesto por Al Kasha y Joel Hirschhorn que decidió convertirlo en musical y contratarles para escribir todas las canciones. La película se hizo con la intención de repetir el éxito que había cosechado Disney con Mary Poppins (1964), pero resultó ser una gran decepción en taquilla, algo que se compensó con las excelentes ventas de VHS y las reposiciones en televisión.

Pedro y el dragón Elliot

Comentario: Peter y el dragón Elliot está de actualidad gracias al remake que se ha sacado Disney de la manga, pero si no fuera por ello lo más probable es que hubiese seguido en el olvido en el que está sumido desde hace tiempo. ¿Por qué no repitió el éxito de Mary Poppins, si hasta el dragón cumple la misma función de la niñera inglesa? Creo que buena parte de la responsabilidad reside en el repertorio musical; todas las canciones están bien, pero mientras el film protagonizado por Julie Andrews tiene tres o cuatro temas memorables, la película de Don Chaffey (director de esa joya ‘camp’ que es Hace un millón de años) no cuenta con ninguna canción que se pueda recordar tras el THE END. También puede que haya tenido algo que ver con que la cinta resulte demasiado ingenua, cursi y ñoña, incluso para los estándares más blancos de Disney, pero eso mismo es lo que también le confiere cierto encanto naíf, siendo no sólo objeto de nostalgia de aquellos que la recuerdan de su niñez, sino el perfecto placer culpable de aquellos que van de ariscos por la vida.

Próximo visionado: Tarzán de los monos (1932)

22/8/16

Velocidad de crucero intergaláctico

Poster Star Trek

Dir.: Justin Lin
Int.: Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Saldana, Karl Urban, Simon Pegg, John Cho, Anton Yelchin, Sofia Boutella, Idris Elba
¿De qué va?: La tripulación de la USS Enterprise explora los confines del espacio desconocido, donde se encuentran con un nuevo y despiadado enemigo que les pone a prueba, tanto a ellos como a todo lo que la Federación representa.

Reseña: Mientras todas las miradas (y las lupas) están puestas en la saga de Star Wars y sus planes de expansión, su rival natural, Star Trek, goza de una mayor tranquilidad, ya que su prueba de fuego se produjo en el 2009, cuando se estrenó el reboot de la saga con versiones rejuvenecidas del reparto de la serie original. Conseguido el beneplácito de los fans, ratificado con su secuela, En la oscuridad (2013), la mayor preocupación que sobrevolaba esta tercera entrega era que Justin Lin, responsable de la revitalización de la saga Fast & Furious, no estuviese a la altura de su predecesor, un J.J. Abrams que cogió sus bártulos y se marchó a la galaxia de enfrente, de la que siempre se declaró más fan.

Star Trek2

No hay por qué preocuparse, pues la dirección de Lin sigue una línea continuista respecto a la de su predecesor, eso sí, sin los destellos de lentes que tanto le gustan a aquel. Las escenas de vuelos interestelares, peleas y destrucción son todo lo frenéticas y espectaculares que podíamos esperar, pero la película prefiere hacer más hincapié en la interacción de los personajes. El capitán Kirk (Chris Pine) sigue llevando la batuta, pero como su relación con Spock (Zachary Qiunto) está más que explorada en las entregas previas, los guionistas (uno de ellos el mismo Simon Pegg) optan por dividir la acción en diferentes escenarios, con duplas de personajes tan insólitas y disfrutables como las que forman Spock y McCoy (Karl Urban). El resultado es una película mucho más coral que las precedentes, en la que se enfatiza el carácter de familia y compañerismo que posee la tripulación del Enterprise.

STAR TREK BEYOND

Las principales novedades del elenco son Sofia Boutella (la asesina de las cuchillas de Kingsmas. Servicio Secreto) en un personaje fuerte e independiente que parece una respuesta a las críticas hacia la sexualización y la inocuidad de Alice Eve en la anterior entrega, ahora “desaparecida en combate”, e Idris Elba, que a pesar de la distorsión de su voz y la esforzada caracterización (trabajo de maquillaje que puede aspirar fácilmente al Oscar) sigue teniendo una presencia imponente. Lástima que su personaje, pese a tener una motivación bien dibujada, no resulta especialmente temible ni un serio peligro para los héroes al nivel de Khan. Es algo que se puede extender a lo que muchos pueden considerar un hándicap de la película: la historia no es trascendental, ni impone un cambio de marcha a la saga; se siente más bien como el capítulo de un serial, de los que están por encima de la media global.

STAR TREK BEYOND

Sin embargo, su ausencia de ínfulas trascendentes no tiene por qué ser algo malo. En tiempos en los que cada blockbuster que se precie debe tener cliffhangers, formar parte de un universo cinematográfico, presentar personajes que luego tendrán películas en solitario, etcétera, me parece muy refrescante toparse con uno que, a pesar de pertenecer a una saga, sea independiente, que posea un final cerrado, sin cabos sueltos, y que pueda gustar tanto a los fans más acérrimos como a los neófitos, o a aquellos que no se acuerden de lo que pasó en las películas previas. Es esa falta de pretensiones junto a la sabia combinación de aventuras de corte clásico, humor, seriedad, carisma y camaradería lo que convierte a Star Trek: Más allá en una de las propuestas más sólidas de un verano cinematográfico tan endeble como el de este año. Lo peor de todo es ser conscientes de que se trata del último viaje espacial en el que se embarca Anton Yelchin, y que por tanto la familia del Enterprise jamás volverá a estar al completo.

7’5/10

19/8/16

Nobles y domésticos

Poster Mascotas

Dir.: Chris Renaud, Yarrow Cheney
¿De qué va?: Max ve cómo su apacible vida como mascota corre peligro cuando su dueña trae casa a otro perro, Duque, con quien Max pronto tiene diferencias. El conflicto entre ellos provocará que ambos se pierdan en la ciudad de Manhattan y que conozcan a un adorable conejito que está reclutando un ejército de animales abandonados para vengarse de los humanos.

Reseña: Ilumination Entertainment se está haciendo un hueco importante dentro del campo de la animación gracias a lo bien que les funcionó en taquilla Gru, mi villano favorito, pero sobre todo gracias a Los Minions y a los beneficios que genera a través del merchandising. Las ambiciones artísticas de Ilumination no parecen demasiado altas, pero su habilidad para crear comedias que enganchan a toda clase de públicos está siendo clave para su éxito. El último ejemplo de ello es Mascotas, una película que ya tenía la gloria asegurada desde el momento en el que arrancó las carcajadas del personal hace un año, con el teaser que precedía la proyección de Los Minions.

Mascotas2

La película parte de una sencilla pregunta: ¿Qué hacen las mascotas cuando sus dueños no están en casa? Sería una idea revolucionaria si no nos recordara tanto a cierta película sobre unos juguetes que cobran vida cuando los niños no están delante… Y por si esto no fuera suficiente, el desarrollo de la trama también guarda ciertos paralelismos con la ópera prima de Pixar. No obstante, si somos capaces de perdonar la falta de originalidad, podremos disfrutar de una aventura apta para mayores y niños, cuya mayor baza reside en la simpatía que desprenden sus personajes, al igual que ocurría con los Minions. La diferencia está en que los bichos amarillos ya están empezando a resultar cansinos (como demuestra el corto que precede a la película), mientras que estos animalitos aún no han llegado a tal extremo.

Mascotas3

Sin embargo, la pareja de perros protagonista resulta un tanto insulta en comparación con la galería de secundarios. La película gana enteros cuando se centra en el divertido y entrañable equipo de rescate que monta la perrita Bridget, así como cuando entra en escena Bola de Nieve, un conejito mentalmente inestable y resentido con el mundo. La secuela, que ya ha sido anunciada para dentro de dos años, debería dar más cancha a todos los personajes secundarios, que se lo han ganado. Sin ser nada del otro mundo, Mascotas aprueba como el entretenimiento ligero que pretende ser, siendo sus principales bazas la estupenda galería de secundarios y el bonito homenaje que brinda a todos esos pequeños seres que nos dan su cariño y compañía incondicional cada día.

6/10

18/8/16

Atrapadme a esos fantasmas

Poster Cazafantasmas

Dir.: Paul Feig
Int.: Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Leslie Jones, Kate McKinnon, Chris Hemsworth, Neil Casey, Andy García, Cecily Strong, Charles Dance
¿De qué va?: A raíz de una invasión de fantasmas en Manhattan, las entusiastas de lo paranormal Erin Gilbert y Abby Yates, la ingeniera nuclear Jillian Holtzmann y la trabajadora del metro Patty Tolan unen fuerzas para detener la amenaza del otro mundo.

Reseña: Hay películas que trascienden, no por su calidad, sino porque terminan convirtiéndose en iconos de una generación. Los cazafantasmas (1984) es una de ellas. La recordamos por su pegadiza canción, por los armatostes antifantasmas, por Bill Murray y Sigourney Weaver, y por el Hombre de Malvavisco gigante, pero no porque se trate de una gran comedia con gags para el recuerdo, mucho menos aún su secuela. Sin embargo, es uno de los mayores símbolos del cine y la cultura de los 80; no por casualidad, es la primera película “suecada” de Rebobine, por favor (2008), la cual se despedía de la era del VHS entendiendo el cine como una obra de dominio público y colectivo. Lo que quiero decir es que Los cazafantasmas tiene una condición de “vaca sagrada” que no necesita y que le ha venido a la contra de su reboot, mucho más inspirado cuanto más se aleja de su referente.

Abby (Melissa McCarthy), Erin (Kristen Wiig), Holtzmann (Kate McKinnon) and Patty (Leslie Jones) in Columbia Pictures' GHOSTBUSTERS.

Cazafantasmas es, ante todo, una comedia de Paul Feig. Eso se percibe sobre todo en la primera mitad del film, cuando deja que sus cuatro protagonistas, jabatas de la comedia, interactúen, improvisen, asientan su química, se diviertan, y por ende, nos divirtamos con ellas. El humor es marca de la casa, ya lo conocemos de La boda de mi mejor amiga (2011) o Espías (2015): una pizca de vergüenza ajena, otra de escatología, un toque de disparate y, ante todo, nada de tomarse en serio a uno mismo. El componente humorístico del film funciona estupendamente gracias a la experiencia de Feig y de sus musas, Melissa McCarthy y Kristen Wiig, y a la frescura que aportan Kate McKinnon y Leslie Jones, sin olvidar a un hilarante Chris Hemsworth como el recepcionista memo del equipo (en Vengadores: La era de Utrón ya dejó ver que la comedia no se le da nada mal).

Erin (Kristen Wiig), Kevin (Chris Hemsworth) and Patty (Leslie Jones) in Columbia Pictures' GHOSTBUSTERS.

Sin embargo, el film se resiente cada vez que debe introducir algún cameo de rigor, todos igual de desaprovechados, o cuando debe pasar por los checkpoints de la película original. La película hace tal abuso del efecto nostalgia y se muestra tan deudora del original que se conforma con ser un reboot femenino y actualizado, sin ir más allá, siendo más ocurrente cuando pone a sus protagonistas a enfrentarse a sus haters en la red en un genial ejercicio metacinematográfico. Tan cargante resulta su deuda con la película a la que homenajea constantemente como con su condición de blockbuster, armando un tercer acto que se traduce como una versión dopada de CGI hasta las trancas del clímax de la cinta original, muy pensado para esa minoría que sigue acudiendo a ver películas en 3D.

Cazafantasmas

Ante todo, Cazafantasmas es un entretenimiento más que decente, muy por encima de la mala prensa que ha generado una absurda polémica fruto del machismo más rancio, y de una campaña publicitaria que le ha hecho un flaco favor. Pagaría gustosamente la entrada por ver una secuela en el que estas cuatro mujeres vuelvan a hacer muestra de su don para arrancarnos carcajadas, de su camaradería y de un “girl power” inquebrantable ante cualquier fantasma que se les ponga delante. Y si se libran de pagar peaje a las películas precedentes, mejor que mejor.

7/10

16/8/16

Desmontando a Dev

Poster Master of None

Creador: Aziz Ansari, Alan Yang
Int.: Aziz Ansari, Noël Wells, Eric Wareheim, Lena Waithe, Kelvin Yu
Emisión: 2015 – ¿?, Netflix
1 temporada

A Aziz Ansari lo descubrimos unos cuantos como el onanista y capitalista consumido Tom Haverford en la imprescindible Parks and Recreation. El actor prácticamente encadenó el final de la serie con el inicio de otra, solo que esta vez no ejerce de secundario, sino de creador, guionista y productor: Master of None es su título y Netflix su casa. Su primera temporada se lanzó en noviembre del año pasado y consta de 10 episodios, interconectados entre sí, pero que también pueden interpretarse como microcuentos independientes, pues cada uno cuenta una historia en particular en relación con la vida del protagonista.

Master of None3

Louie es el referente más claro y evidente de la serie: si aquella giraba en torno a las experiencias vitales de un monologuista neoyorkino, divorciado y con dos hijas, álter ego del actor que lo encarnaba (Louie C.K.), aquí nos encontramos con las de un actor treintañero que también reside en Nueva York y cuya carrera se basa prácticamente en salir en anuncios de televisión. Ambas series utilizan la profesión del protagonista como arco argumental global para luego dedicar cada capítulo a temas más específicos de sus vidas. Sin embargo, sería injusto catalogar Master of None como un simple sucedáneo de Louie, porque si algo ha demostrado Aziz Ansari a lo largo de la primera temporada es que tiene una voz propia y mucho de que hablar.

Master of None

Tampoco es que quiera convertirse en la voz de una generación, tal y como se autoproclamó Lena Dunham en el episodio piloto de Girls. Ansari habla de cosas que le atañen desde su particular punto de vista. La clave del éxito de su serie está en la diversidad de temas y el sentido del humor, la fina ironía y el cariño con el que las abarca. Hay de todo: desde las deficientes relaciones que mantenemos con nuestros padres y abuelos hasta el lacerante sexismo de nuestra sociedad, pasando por la dependencia que tenemos al móvil, las apps y las webs de reseñas, la gran ausencia de diversidad étnica de la industria del cine y la televisión o las dinámicas recurrentes de las relaciones sentimentales de hoy en día, representadas en la historia de amor de Dev y Rachel (Noël Wells), un clon de Zooey Deschanel. Si bien no hay ningún capítulo que sobre, son aquellos en los que se centran en esta pareja los que me interesan más, no sólo porque ambos tienen una química, un buen rollo y un sentido del humor tremendos, sino por la genial forma en la que está narrada su historia; destaca el episodio Mornings que, tal y como reza su título, abarca los despertares de la pareja a lo largo de un largo período de tiempo.

Master of None4

A la espera de ver si consigue alguno de los cuatro Emmys a los que aspira (mejor comedia, dirección, actor y guión) espero que para la segunda temporada se le de más cancha a la pandilla de Dev; los tres son muy entrañables, divertidos y merecen más minutos en pantalla. También tienen gracia sus padres, que curiosamente son los de Ansari en la vida real. Por lo demás, nada que objetar y bienvenido sea este “maestro de nada” (¿será un guiño irónico a Masters of Sex?) que sin embargo goza de un genuino punto de vista de la vida, así en general, que le ha merecido el título de una de las mejores comedias del panorama televisivo norteamericano, algo que no debería sorprendernos dado que, salvo alguna honrosa excepción, las mejores sitcoms y comedias de la televisión norteamericana ya no están en las cadenas generalistas, sino en el cable y las nuevas plataformas, como Netflix y Amazon, más predispuestas al riesgo, la innovación y la diversidad.