11/11/19

La trinchera infinita – Vida de un topo



Dir.: Aitor Arregi, Jon Garaño, José Mari Goenaga
Int.: Antonio de la Torre, Belén Cuesta, Vicente Vergara, Manuel Poga, Enrique Asenjo, Emilio Palacios, Óscar Corrales
¿De qué va?: Higinio y Rosa llevan pocos meses casados cuando estalla la Guerra Civil. Es el año 1936 y la vida de él pasa a estar seriamente amenazada. Aunque intentará huir, el miedo a ser detenido y a las posibles represalias, además del amor que siente por su mujer a la que no puede abandonar, les condenará a ambos a un encierro que se prolongará durante varias décadas.

Reseña: Conocer y entender el pasado es fundamental para no repetir los mismos errores. Muchos se quejan de que haya demasiadas películas sobre la guerra civil española, pero es evidente que ni hemos aprendido todas las lecciones que nos dejó, ni se han cerrado todas las heridas, pese a que haya líderes políticos que prefieran mirar para otro lado. Además, aún existen enfoques de este período histórico por explorar. Lo comprobamos recientemente en Mientras dure la guerra, que contaba el inicio del conflicto desde el punto de vista de Miguel de Unamuno, y lo vemos ahora con La trinchera infinita, un film que narra la persecución al bando republicano desde el punto de vista de un hombre que permanece escondido en su casa durante décadas.


Como si se tratase de un reverso claustrofóbico de Cuéntame cómo pasó, La trinchera infinita  abarca varias décadas de transformación de la sociedad española sin abandonar jamás el punto de vista de Higinio, un hombre cuyo único vínculo con el espacio exterior se encuentra en su esposa, Rosa, y en los medios de comunicación. A través de un gran manejo de la elipsis temporal y estructurando la historia en episodios, somos testigos del devenir de este matrimonio, el cual debe enfrentarse a conflictos que van más allá del miedo a ser descubiertos. Porque una vez que se controla la situación y se asienta la rutina surge la apatía, la soledad, el agotamiento emocional y la vergüenza de vivir entre las sombras en torno a una mentira y sin que se vislumbre una luz al final del camino. El guion cuenta con un buen puñado de situaciones y subtramas que impiden que la historia caiga en la monotonía; no obstante, la relación de Higinio y Rosa posee suficientes matices y sustancia como para haber sostenido el film por sí misma.


Como valor seguro del cine español que es, Antonio de la Torre hace un fantástico trabajo dando vida a Higinio, siendo Belén Cuesta la auténtica revelación al ser su primer papel dramático en el cine. Aunque su sufrimiento nervioso nos retrotraiga a sus interpretaciones cómicas, Cuesta aporta toda la verosimilitud, tristeza, frustración y rabia contenida que necesita su personaje, desprendiendo un gran magnetismo cada vez que aparece en pantalla. Tanto ella como de la Torre ponen un acento andaluz cerrado por el que no entendemos la mitad de lo que dicen, pero poco importa porque nos creemos a pie juntillas su matrimonio, el amor que se profesan, los rocen que surgen entre ellos y la evolución de su relación y caracteres a través del tiempo.


Tras las notables Loreak (2014) y Handía (2017), el triplete de directores vascos formado por Aitor Arregi, Jon Garaño y José Mari Goenaga se consagra como uno de los mayores valores del cine español contemporáneo. La trinchera infinita es tan sólida a nivel narrativo como visual, pues todo, desde el tratamiento de la luz hasta la decoración de la casa donde se desarrolla la acción, está perfectamente alienado para crear una experiencia completamente inmersiva. Dada la extensa duración de casi dos horas y media, la fatiga puede surgir en la tercer acto, pero eso no impide que el viaje íntimo de este matrimonio desemboque en un final que, al cerrar el círculo, expone de manera sencilla y brillante que la fractura entre las dos Españas reside en el miedo que tiene la una de la otra.

8/10

9/11/19

O.C: El hombre que ríe (1928)

¿De que va?: Finales del siglo XVII. El noble Lord Clancharlie se niega a besar la mano del rey Jacobo II de Inglaterra. Como castigo, el soberano ordena asesinarle y desfigurar cruelmente a su hijo Gwynplaine. El resultado es una sonrisa terrorífica que espanta a todo el mundo. A pesar de esto, consigue enamorar a una chica ciega, un amor que se verá truncado cuando la Reina Ana descubra el origen nobiliario de Gwynplaine, a quien obligará a casarse con su hermana para castigarla.

Méritos: Adaptación al cine mudo de la novela The Man Who Laughs de Victor Hugo dirigida por el cineasta expresionista alemán Paul Leni. Universal decidió adquirir los derechos de la obra tras el rotundo éxito de otra adaptación de Victor Hugo, El jorobado de Notre Dame (1924). Lon Chaney fue seleccionado en primer lugar para encarnar al protagonista, pero cuando Universal tuvo problemas a la hora de adquirir los derechos de adaptación, Chaney fue liberado de su contrato y rodó en su lugar El fantasma de la ópera (1925). Tras el triunfo de esta última, el estudio volvió a poner en marcha el proyecto de El hombre que ríe pero con Conrad Veit asumiendo el rol protagonista. La sonrisa de Gwynplaine se logró con prótesis. Veit llevaba una dentadura postiza que tenía ganchos de metal para retraer las comisuras de su boca, y cuando la tenía puesta era incapaz de hablar. Tanto la macabra sonrisa como la inquietante apariencia de payaso de Gwynplaine fue una inspiración clave para el escritor de comics Bill Finger y para los artistas Bob Kane y Jerry Robinson a la hora de crear al archienemigo de Batman, el Joker.


Comentario: Sabiendo que es la principal inspiración del príncipe payaso del crimen, uno espera que el hombre que ríe sea un ser espeluznante al nivel de Nosferatu. Nada más lejos de la realidad: Gwynplaine es un cachito de pan, un hombre marcado y desfigurado por un error cometido por su padre y que, al ser denostado por la sociedad, solo es aceptado en un circo ambulante, donde al menos tiene el amor de una chica ciega con la que ha crecido, aunque él siente que no lo merece por su apariencia. El interés del film se desinfla cuando se mete de lleno en la enrevesada trama monárquica, pero el diseño de producción, el romance y, sobre todo, la formidable interpretación de Veit, son razones de peso para rescatar la película e impedir que caiga en el olvido.

Próximo visionado: La mujer y el monstruo (1954)

8/11/19

Parásitos – Frágil simbiosis



Dir.: Bong Joon-ho
Int.: Song Kang-ho, Lee Seon-gyun, Jang Hye-jin, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-sik
¿De qué va?: Ki-taek es el patriarca de una familia pobre que malvive en un piso bajo en Seúl, pagando las facturas a base de trabajos precarios y robando el wi-fi de los vecinos. Su situación cambia un día en el que su hijo logra que le recomienden para dar clases particulares de inglés en casa de los Park, una familia acaudalada.

Reseña: En Snowpiercer (2013), Bong Joon-ho planteaba un futuro distópico en el que lo que quedaba de humanidad viajaba en un tren en movimiento eterno en el que los pobres vivían en condiciones terribles en los últimos vagones, mientras que los ricos habitaban los primeros con todo tipo de privilegios. Pero tampoco hace falta recurrir a una distopía para hablar de la lucha de clases, pues ese delicado equilibrio sobre el que se sostiene el 'status quo' del capitalismo es nuestro pan de cada día. Parásitos marca el regreso de Joon-ho a su Corea del Sur natal tras un par de incursiones estadounidenses, y aun siendo una película intrínsecamente coreana, maneja un lenguaje cinematográfico y narrativo universal.


Parásitos es de esas películas que recompensan a quienes se enfrenten a ella lo más “vírgenes” posibles, así que no entraremos en detalles argumentales más allá de que su planteamiento se basa en la relación simbiótica entre las diferentes clases sociales: los pobres se aprovechan de la ingenuidad de los ricos, pero estos también sacan beneficio de los primeros dado que no son capaces de hacer nada por sí mismos. La película se toma su tiempo para asentar esta dinámica, para a continuación introducir una serie de giros a cada cual más sorprendente y desquiciado. Pocos films de la actualidad tienen esa capacidad de imprevisibilidad, de dejar al espectador sin la más remota idea de lo que puede pasar a continuación, y sin romper en ningún momento con la veracidad de la historia.


El tono del film también se adapta a cada mutación que experimenta la trama, alternando orgánicamente entre el drama, la comedia, el suspense e incluso el horror. Cada personaje de la galería que integra Parásitos está perfectamente definido e interpretado por su respectivo intérprete, siendo la lujosa casa donde se desarrolla gran parte de la acción uno más del elenco. Los espacios están tan bien planificados y la cámara se mueve con tanta agilidad por ellos que en poco tiempo conoceremos cada palmo del edificio. El trabajo de dirección de Bong Joon-ho solo puede considerarse como magistral, pues demuestra un control absoluto sobre lo que acontece en pantalla incluso cuando reina el caos, todo impecablemente facturado y servido.


Con Parásitos, Joon-ho ha obrado el milagro de concebir una película capaz de entusiasmar tanto al público gafapasta como al espectador casual. Su representación del conflicto de clases posee múltiples capas, lecturas y mala baba, y además es una película accesible, divertidísima, original y que deja poso. Es complicado buscarle peros, porque en las dos horas y diez minutos que dura lo único que chirría es aquello en lo que se sustenta la historia: la delicada co-dependencia entre los que no tienen nada y los que lo tienen todo, entre los que tienen mucho que ganar y los que tienen poco que perder, y entre los que sienten cada día todo el peso del mundo sobre sus hombros y los que flotan grácilmente sobre él.

9’5/10

5/11/19

Secretos de Estado – Contra los tres poderes



Dir.: Gavin Hood
Int.: Keira Knightley, Matt Smith, Ralph Fiennes, Adam Bakri, Matthew Goode, Rhys Ifans, Indira Varma, John Heffernan, Jeremy Northam
¿De qué va?: Es el año 2003, Katharine Gun es una especialista en inteligencia británica que filtra un comprometedor memorando clasificado que urge a espiar a miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para forzar una resolución para ir a la Guerra de Irak. Tachada como traidora por su propio gobierno, Gun y sus abogados están determinados a defender sus acciones.

Reseña: Ante la categórica posición en contra de la Guerra de Irak que asumió Hollywood, las películas que abordaban este vergonzoso momento histórico no se hicieron esperar. Paradójicamente, la gran mayoría de estas producciones se estrenaron sin pena ni gloria, siendo la más laureada la menos posicionada ideológicamente: En tierra hostil (2008). Ahora nos llega Secretos de Estado, y parece que lo hace a destiempo, cuando hace tiempo que se dejó de hablar tanto de la Guerra de Irak como de la filtración de datos confidenciales gubernamentales que tuvo a Snowden como su principal adalid. No obstante, las filtraciones son el pan de cada día durante el mandado de Donald Trump, y es que parece que nunca lograremos desprendernos de los gobiernos que mienten descaradamente a sus ciudadanos.



Estados Unidos tuvo a Valeria Plame, una agente de la CIA cuya identidad fue revelada por miembros de la Casa Blanca cuando su marido publicó un artículo sobre la inexistencia de las armas de destrucción masiva. Por su parte, Reino Unido tuvo a Katharine Gun, que filtró un documento en el que se instaba a presionar a miembros de las Naciones Unidas para obtener el apoyo a la invasión a Irak que Bush y Blair ansiaban. El caso de Valerie Palme fue llevado al cine en Caza a la espía (2010), un thriller tan correcto como genérico, mientras que el de Gun se ha traducido en una película cuyo mayor aliciente se encuentra en la forma en la que ensambla diferentes subgéneros: la película arranca como un thriller de espionaje, se transforma en uno periodístico  y concluye como uno judicial, mientras que de forma paralela transcurre el drama personal y familiar de Gun, que está casada con un inmigrante turco al que sitúan en el punto de mira tras estallar el escándalo de la filtración.


Secretos de Estado reflexiona acerca de si el patriotismo debería estar ligado o no al gobierno de turno y pasa demasiado tiempo admirando la incuestionable valentía de Katharine Gun. Es un thriller más que correcto que cuenta con un buen trabajo actoral por parte de Keira Knightley, Matt Smith, Ralph Fiennes y compañía, pero que tampoco logra destacar por nada en particular. Le habría venido bien algo del nervio que demostró Gavin Hood en su anterior largometraje, Espías desde el cielo (2015), y la rabia e indignación que debería suscitar un tema así. En cambio, tenemos la característica templanza británica que garantiza un entretenimiento adulto, robusto y sobrio pero un pelín desangelado.

6’5/10

3/11/19

La oveja Shaun. La película: Granjaguedón – Encuentros en el tercer balido



Dir.: Richard Starzak
¿De qué va?: La oveja Shaun encuentra una nueva forma de escapar de la rutina de la granja Mossy Bottom ayudando a una pequeña extraterrestre a encontrar el camino de regreso a su casa.

Reseña: No exagero cuando digo que La oveja Shaun: La película (2015) no solo me parece una gran cinta de animación, sino también una gran comedia y uno de los mejores films de su año. El espíritu de Charles Chaplin y el de Buster Keaton sobrevuelan por todo su metraje, velando por un conjunto, tan entrañable como ingenioso, que alterna las aventuras de las ovejitas en la gran ciudad con una parodia de las redes sociales y el trending topic. Con 100 millones de dólares recaudados a nivel mundial no puede considerarse un enorme éxito de taquilla, así que fue toda una sorpresa que se anunciase su secuela meses antes del estreno de Cavernícola (2018), la producción más floja de los creadores de Wallace & Gromit hasta la fecha.


Granjaguedón arranca como cualquier episodio de la oveja Shaun, con esta y su rebaño intentando salir de su rutina diaria saltándose las normas impuestas por su perro pastor, Bitzer. Lo extraordinario se produce cuando Shaun se encuentra con una criatura muy distinta a los animales que habitan su granja: una pequeña extraterrestre extraviada que está buscando el camino de regreso a su hogar. Efectivamente, el punto de partida es E.T., el extraterrestre (1982) en estado puro, pero no es la única referencia friki que maneja el director Richard Starzak y su equipo: Encuentros en la tercera fase (1977), 2001: Odisea en el espacio (1968), Señales (2002), la televisiva Expediente X o incluso La llegada (2016) son homenajeadas a través de diferentes gags y easter-eggs. Si se tratase de una película infantil convencional, estos guiños servirían para mantener entretenidos a los adultos que acompañan a los niños al cine. Pero esto es una película de Aardman Animation, lo que implica que, si bien los críos son su público objetivo, se ofrece un tipo de diversión que puede (y debe) ser disfrutado por cualquiera.


No obstante, Granjaguedón se queda un peldaño por detrás de su precedente ya que, pese a conservar su encanto y frescura, ya no cuenta con el factor sorpresa, y pierde un poco de la genialidad que derrochaba aquella. Además, reincide y expande lo peor que tenía la primera parte: las canciones. Si ya chirriaba la inclusión de dos temas cantados por aquel entonces, aquí, que aumentan en número, resulta más cargante aún. Y es que rompe la magia de un largometraje que se vale íntegramente de la imagen, de gruñidos y de sonidos guturales para narrar su historia y hacer que la sonrisa se mantenga en el rostro del espectador desde el primer minuto hasta pasado el fin de la proyección.


Si bien no resulta tan brillante como la cinta original, Granjaguedón es diversión de primer nivel y derrocha ternura a través de todos sus personajes de plastilina, incluyendo los atolondrados esbirros de una villana cuya historia de orígenes trae a colación un importante mensaje en contra del bullying. Aardman se recupera del tropiezo que supuso Cavernícola y vuelve a estar en plena forma para afrontar la secuela de su mayor éxito comercial hasta la fecha: Evasión en la granja (2000). Sin ser demasiado partidarios de la «secuelitis», tampoco le haríamos ascos a un tercer asalto a la gran pantalla de la oveja Shaun y su tropa…

7’5/10

Este artículo puedes leerlo también en Cinemagavia.


2/11/19

Itinerario de estrenos de noviembre 2019



Estafadoras de Wall Street: Una de las sorpresas cinematográficas de la temporada es esta comedia basada en hechos reales sobre un grupo de mujeres que se une para estafar a sus clientes, ricos magnates de Wall Street. Lorene Scafaria (Una madre imperfecta) dirige el film, protagonizado por Costance Wu (Crazy Rich Asians), Jennifer Lopez (Jefa por accidente), Julia Stiles (Jason Bourne), Lili Reinhart (Galveston), Keke Palmer (Scream Queens) y las cantantes Lizzo y Cardi B. Está funcionando muy bien en la taquilla americana y ha recibido críticas muy entusiastas que ensalzan especialmente la actuación de Jlo, cuya nominación al Oscar a mejor actriz de reparto ya se da por hecha.
Estreno: 8 de noviembre





Pequeñas mentiras para estar juntos: Secuela de Pequeñas mentiras sin importancia (2010) para la que regresa tanto su director, Guillaume Canet, como su reparto al completo: François Cluzet, Marion Cotillard, Gilles Lellouche, Laurent Lafitte, Benoît Magimel, Pascale Arbillot... La película se ambiente siete años después de los acontecimientos del film original, contando un nuevo reencuentro del grupo de amigos del fallecido Ludo para darle una sorpresa de cumpleaños a Max, si bien este no les recibe con los brazos abiertos al estar pasando por una muy mala época. Ha vuelto a triunfar en la taquilla gala pero las críticas no han sido tan positivas como las del film precedente, si bien combinación de drama y comedia sigue funcionando bastante. 
Estreno: 8 de noviembre





The Farewell: Lulu Wang (Posthumous) dirige y escribe esta película basada en una historia familiar verídica. Versa sobre una familia china que, al descubrir que la abuela padece un cáncer terminal, deciden ocultárselo y organizar una boda para reunirles a todos por última vez, algo que no logra comprender su nieta, Billi, que se mudó a Estados Unidos con sus padres cuando era muy pequeña y que ahora vuelve a China para despedirse de su abuela sin que esta lo sepa. Awkwafina (Paradise Hills) protagoniza la película, que ha obtenido una calurosa acogida tanto por la taquilla como por la crítica estadounidense, y que promete estar muy presente en la temporada de premios. Por lo pronto ha sido nominada a tres premios Gotham: mejor película, guion y actriz protagonista.
Estreno: 8 de noviembre





Madre: Rodrigo Sorogoyen (El reino) adapta al largo su cortometraje homónimo que llegó a estar nominado a los Oscar en la pasada edición. La película arranca con el propio corto y continúa siguiendo los pasos de la protagonista, encarnada por Marta Nieto (Litus), tras el traumático suceso vivido. Completan el reparto Jules Porier (Marvin ou la belle education), Àlex Brendemühl (El silencio de la ciudad blanca), Anne Consigny (Van Goh, a las puertas de la eternidad) y Frédéric Pierrot (Gracias a Dios). La película se presentó en el Festival de Venecia y a pesar de ganar el premio a mejor actriz de la sección Orizzonti, la respuesta crítica no estuvo a la altura de las expectativas generadas por el corto.
Estreno: 15 de noviembre





Frozen II: La inevitable secuela del mayor fenómeno Disney y animado de lo que llevamos de siglo, que llegó a recadar 1.300 millones de dólares a nivel mundial. Su argumento permanece en secreto más allá de que se indagará en el origen de los poderes de Elsa y en que serán la clave para salvar su mundo. Mismo equipo técnico y artístico, con Chris Buck y Jennifer Lee al frente y con reparto de voces encabezado por Idina Menzel, Kristel Bell y Jonathan Groff , para uno de los acontecimientos cinematográficos de estas Navidades.
Estreno: 22 de noviembre




Puñales por la espalda: Rian Johnson (Star Wars: Los últimos Jedi) dirige y escribe este relato de suspense en la línea de Agatha Christie sobre un detective que es reclutado para investigar el asesinato de un renombrado novelista de misterio y pilar de una familia en la que todos son sospechosos del crimen. Daniel Craig (Nación cautiva), Chris Evans (Vengadores: Endgame), Ana de Armas (Blade Runner 2049), Jamie Lee Curtis (La noche de Halloween), Toni Collette (Velvet Buzzsaw), Michael Shannon (La chica del tambor), Keith Stanfield (Perdona que te moleste), Don Johnson (Book Club), Christopher Plummer (Todo el dinero del mundo), Katherine Langford (Con amor, Simon) y Jaeden Martell (It. Capítulo 2) conforman el estelar reparto de la película, que recibió comentarios muy positivos durante su paso por el Festival de Toronto.
Estreno: 29 de noviembre



1/11/19

Actriz del mes: Belén Cuesta



Nombre completo: Belén Cuesta Llamas

Fecha de nacimiento: 24 de enero de 1984

Lugar de nacimiento: Sevilla (España)

Filmografía destacada:

Sentimental (2020)
Hasta que la boda nos separe (2020)
Parking (2019)
Ventajas de viajar en tren (2019)
La trinchera infinita (2019)
Litus (2019)
Paquita Salas (Serie de TV) (2016 – 2019)
A pesar de todo (2019)
El aviso (2018)
La Llamada (2017)
Villaviciosa de al lado (2016)
Buscando el norte (Serie de TV) (2016)
Kiki, el amor se hace (2016)
El pregón (2016)
Tenemos que hablar (2016)
Ocho apellidos catalanes (2015)
Hierro (2009)


Méritos: En en el 2009, tras haber finalizado sus estudios de arte dramático en Málaga, Belén Cuesta consiguió su primer papel delante de una cámara. Era una participación muy pequeña en la película Hierro. Diez años después, ya es uno de los rostros más populares y conocidos del cine y la televisión española. El punto de inflexión se produjo cuando Javier Ambrossi le prometió escribirle un papel en un pequeño musical por el que ya no tendría que ganarse la vida trabajando de camarera. Así nació en 2013 La Llamada, que se convirtió en un fenómeno que sigue representándose con éxito en el Teatro Lara con un elenco en constante remodelación. Las protagonistas de la representación original, Macarena García, Anna Castillo y la propia Cuesta, protagonizaron su adaptación cinematográfica y aprovecharon la popularidad para impulsar sus carreras. A Cuesta tampoco le vino mal ser uno de los fichajes de la secuela de la película española más taquillera de la historia, Ocho apellidos catalanes (2015).

La actriz sevillana se ha forjado una carrera como sólida actriz de comedia con constancia y encadenando éxitos como Kiki, el amor se hace (2016), por la que fue nominada al Goya a mejor actriz revelación, y la serie Paquita Salas, otro proyecto de los Javis que nació como algo pequeño y modesto y ha acabado convirtiéndose en un fenómeno masivo tras ser acogido y distribuido a nivel mundial por Netflix. El 2019 marca otro hito en la carrera de Belén Cuesta, pues estrena hasta cuatro películas y explora géneros alejados de su registro habitual tras la fallida intentona de El aviso (2018). Este mes coincide en cartelera La trinchera infinita, un angustioso drama marital co-protagonizado por Antonio de la Torre por el cual recibió grandes halagos en su paso por el Festival de San Sebastián, y Ventajas de viajar en tren, una comedia muy alejada del canon español. Lo próximo será su primera película con su nombre como principal reclamo, la rom-com Hasta que la boda nos separe, y Sentimental, lo nuevo de Cesc Gay (Truman). Está claro que Belén Cuesta recibió "la llamada", la cogió,y no habrá Dios que pueda arrebatársela.



Extras:

Tráiler de La trinchera infinita

Tráiler de Ventajas de viajar en tren

Tráiler de Hasta que la boda nos separe

Entrevista sobre Paquita Salas

Ganando el Feroz a mejor actriz de reparto de una serie