18/7/19

Mascotas 2 – Más animadas animaladas



Dir.: Chris Renaud
¿De qué va?: Max se enfrenta a un importante cambio en su vida cuando su dueña Katie no sólo se casa, sino que se convierte en madre por primera vez. En un viaje familiar al campo conoce a un perro granjero llamado Rooster, con el que aprende a dominar sus miedos. Mientras tanto, Gidget trata de recuperar el juguete favorito de Max de un apartamento repleto de gatos. Snowball, por otro lado, se embarca en una peligrosa misión para liberar a un tigre blanco de sus captores en un circo de animales.

Reseña: Illumination Entertainment continúa siendo un estudio que produce películas de animación que funcionan muy bien en taquilla, siguiendo los pasos de Dreamworks cuando sacaba secuelas de Shrek, Madagascar y Kung-Fu Panda como churros hasta que el público se hartó. Los creadores de Gru y los omnipresentes Minions no necesitan igualarse con Disney y Pixar para sacar éxitos, aunque estos se consuman tan rápido como se diluyen en nuestra memoria. Con sus más de 875 millones de dólares recaudados a nivel mundial, Mascotas se convirtió en una de las películas más taquilleras del 2016 y la más lucrativa de Illumination, así que la secuela era inevitable. Sin embargo, si por algún motivo al final no hubiese salido a la luz, lo más probable es que nadie la hubiese echado en falta.


Mascotas estaba bien para echarse unas risas pero funcionaba mejor como tira cómica que como largometraje, pues no terminaba de explotar su premisa “prestada” de Toy Story para contar qué pasa con nuestros animalitos cuando no hay nadie en casa para que los vigile. Si aquella giraba en torno a lo que ocurría cuando el perro protagonista, Max, tenía que compartir su espacio con otro can, la secuela arranca con lo que pasa con Max cuando tiene que compartir su espacio con un bebé. No obstante, el recién llegado no vuelve a despertar los celos en él, sino un sentimiento de sobreprotección desmedido que puede atribuirse a todos los padres primerizos. En esta ocasión el protagonismo está un tanto más repartido, pues la trama de Max avanza en paralelo a otras dos, protagonizadas por la perrita Gidget y el conejito Snowball, que acaban unificándose en el tramo final. Mascotas 2 saca partido de lo mejor de su precedente, los secundarios, aunque a unos los mima más que a otros; ojalá más minutos en pantalla para el carlino Mel.


Esta secuela es muy continuista en lo que se refiere a ofrecer lo mismo que la anterior pero de forma un poco más dinámica, aunque le sentaría mejor una trama que fuese más mundana, costumbrista, en vez de tirar por la acción desenfrenada y genérica. Entre sus novedades cuenta con una perrita con la inconfundible voz de Tiffany Hadish y a un perro pastor con las cuerdas vocales de Harrison Ford que le enseña a Max la lección que impera en el film acerca de no dejar que el miedo nos impida llevar una vida plena, y que si nos caemos, nos volvamos a levantar con la misma. En Mascotas 2 hay entretenimiento ligero, risas esporádicas, amor por los animales y buenos valores… siempre que pasemos por alto que el villano sea un director de circo llamado Serguéi de marcado acento ruso. Lo de dejar de perpetuar los estereotipos negativos de Europa del Este ya si eso lo dejamos para otra ocasión.

6/10

15/7/19

Spider-Man: Lejos de casa – Super Eurotrip



Dir.: John Watts
Int.: Tom Holland, Jake Gyllenhaal, Samuel L. Jackson, Zendaya, Jacob Batalon, Jon Favreau, Angourie Rice, Cobie Smulders, Marisa Tomei
¿De qué va?: Peter Parker decide tomarse unas vacaciones e irse viaje por Europa con sus compañeros de instituto. Pero las vacaciones de verano darán un giro inesperado cuando aparezca Nick Furia y un nuevo aliado, Mysterio, para pedirle su ayuda en la batalla contra Los Elementales, criaturas de arena, piedra, agua y fuego que están creando el caos y la destrucción en todo el continente.

Reseña: Aún no nos hemos recuperado del torrente de emociones de Vengadores: Endgame y Marvel ya nos trae un nuevo episodio de su universo cinematográfico, lo cual arruina un poco la sensación de fin de ciclo que dejó la película de los hermanos Russo, por no hablar de que su anuncio también socavó el efecto sorpresa del regreso de Spiderman y de aquellos que habían desaparecido tras el chasquido de Thanos. En cualquier caso, Spider-Man: Lejos de casa se puede interpretar como un epílogo que muestra un poco cómo transcurre la vida después de que medio universo desapareciese durante cinco años y en qué estado se encuentra Peter Parker tras perder la figura paterna y modelo a seguir que representaba Tony Stark (y probablemente mientras el tío Ben se revolvía en su tumba).


Tras esforzarse para poder ser tomado en serio como superhéroe, Peter necesita de unas vacaciones en las que solo pueda preocuparse de las cosas típicas de su edad, sobre todo en qué hacer para acercarse a la chica que le gusta, pero Nick Furia le agua la fiesta cuando se presenta solicitándole su ayuda acompañado de un nuevo superhéroe que aspira a ser el referente que el joven echa en falta. Al igual que Homecoming, la película se sustenta en los malabarismos que tiene que hacer el protagonista para salir airoso tanto en su faceta como adolescente como en la superheróica, con un sentido del humor muy "marvelita", pero sobre todo con una visión de la juventud a lo John Hughes que cuida y defiende a los incomprendidos y marginados de la clase. Sin embargo, ese toque de comedia de instituto funcionaba mejor en casa que lejos de ella, puesto que el humor y el ejercicio de deconstrucción del género ya no resulta tan refrescante y el cambio de localización a Europa solo es aprovechado para tener escenarios de batalla diferentes a los habituales.


En líneas generales, Homecoming me funciona mejor que Lejos de casa aunque haya cosas de esta última que me gustan más. Por ejemplo, la consagración de Tom Holland como Spiderman definitivo y lo bien que lleva todo el peso de la película sobre sus hombros. Otro punto a su favor sería el incremento de protagonismo de Zendaya, la química y la complicidad que tiene con Holland y el desarrollo de su relación, entre embarazoso y entrañable. El mejor gag recurrente de la película reside en la subtrama protagonizada por Jacob Batalon y Angourie Rice, que también ha gozado de un incremento de minutos en pantalla. Y por supuesto, en el lado bueno de la balanza también se encuentra Jake Gyllenhaal, del que, para no incurrir en spoilers, tan solo diremos que luce fantástico y que su participación está bastante aprovechada.


John Watts y el guionista Chris McKenna han realizado un buen y continuista trabajo con Lejos de casa, prestando suma atención al crecimiento personal de Peter Parker, pero le pasa factura haberse estrenado tan cerca de dos películas como Endgame y Spider-Man: Un nuevo universo que la superan en ambición, emoción y creatividad. No es de lo peor del MCU pero tampoco de lo mejor, y alterna giros de guion predecibles con otros que no lo son tanto, sobre todo aquellos que se desvelan en sus dos escenas post-créditos y que dan pistas sobre por dónde pueden ir los tiros en la Fase 4. A todo esto, ¿cómo es posible que a estas alturas haya gente que abandone la sala de una película de Marvel nada más empezar los títulos de crédito?

7/10

7/7/19

O.C: El expreso de medianoche (1978)

¿De qué va?: Un ciudadano estadounidense, Billy Hayes, es detenido en el aeropuerto cuando se dispone a salir de Turquía con una importante cantidad de droga. En el juicio, Hayes recibe una sentencia ejemplar: treinta años de condena. Comienza de este modo un largo calvario, en el que Hayes debe sobrevivir a las inhumanas condiciones de reclusión del régimen penitenciario otomano.

Reputación: Adaptación cinematográfica del libro de memorias de Billy Hayes de cuyo guion se encargó un primerizo Oliver Stone, mientras que la dirección corrió a cargo de Alan Parker.  Ante la imposibilidad de rodar en Turquía, toda la parte que se ambienta en la prisión de Sagmalcilar se rodó en el Fuerte de San Telmo, ubicado en Malta. Columbia Pictures quería a Richard Gere para el papel protagonista, algo en lo que no estaba de acuerdo Parker ante la negativa del actor de pasar por una audición. El director insistió en hacer una prueba a Sam Bottoms, Dennis Quaid y Brad Davis, lo que propició que el estudio se diese cuenta de que Gere no era la mejor opción y que apoyase la elección de Davis. La película fue uno de los mayores éxitos del año 78 y fue nominada a seis Oscars aunque solo ganó dos: mejor guion adaptado y banda sonora. Sin embargo, veinte años después del estreno del film, el propio Bill Hayes reconoció que la película es una versión muy exagerada de lo que le ocurrió en la prisión de Estambul, y tanto él como Oliver Stone pidieron disculpas por haber dañado la imagen pública de Turquía durante décadas. De hecho, la película no se estrenó en los cines del país y fue prohibida hasta que se emitió en una cadena de televisión privada en 1992.


Comentario: Que la imagen de Turquía se haya visto tan negativamente afectada tras el estreno del film es señal inequívoca de lo efectiva (y efectista) que es El expreso de medianoche. Pasa un poco por encima del acto delictivo que realiza Hayes para centrarse en el proceso judicial de pacotilla y en las torturas y vejaciones a las que es sometido por sus carceleros. Por otra parte, la relación afectiva que mantuvo Hayes con uno de sus compañeros de prisión, de la que habló abiertamente en su libro, es mostrada de forma tímida y ambigua porque al parecer, el público de los 70 podía ver cómo un hombre es molido a palos, pero de ninguna manera besándose con otro hombre. Polémicas aparte, se trata de una película notable en todos los aspectos, con muy buenas interpretaciones por parte de Brad Davis y John Hurt, y que transmite perfectamente la angustia, el desasosiego y la impotencia de estar atrapado en una prisión donde no hablan tu idioma, lejos de casa, y en la que la esperanza se va apagando conforme pasan los años, reducido a una sombra de lo que una vez fuiste.

Próximo visionado: Espartaco (1960)

6/7/19

La (des)educación de Cameron Post – (Des)orientación juvenil



Dir.: Desiree Akhavan
Int.: Chloë Grace Moretz, Sasha Lane, Forrest Goodluck, John Gallagher Jr., Jennifer Ehle, Emily Skeggs, Quinn Shepard, Dalton Harrold
¿De qué va?: En 1993, una joven es obligada por su conservadora familia a asistir a un centro de terapia para reorientar la sexualidad de jóvenes homosexuales.

Crítica publicada originalmente en Cinemagavia

Reseña:
La adolescencia es descubrimiento y confusión. Descubrimiento de uno mismo y del mundo de los adultos y confusión al no saber de qué manera se puede encajar en él. Es una época en la que empezamos a valernos por nosotros mismos, pero en la que aún estamos sometidos al sistema de creencias, expectativas y reglas sociales del entorno que nos rodea, al que se puede reaccionar básicamente de dos maneras: acatando o rebelándose. La (des)educación que experimenta Cameron Post en un centro de terapia de conversión sexual se basa en el conflicto entre esas dos posturas, o lo que es lo mismo, el adoctrinamiento contra la libertad.


A poco que sepas acerca de este tipo de centros de reorientación, reconocerás en el film de Desiree Akhavan sus principales señas de identidad: una figura autoritaria que afirma haber curado su homosexualidad, la moralidad cristiana como arma salvadora, la eliminación de cualquier atisbo de individualismo, la insistente búsqueda de culpabilizar a los padres… A diferencia de la reciente Identidad borrada (2018) con la que comparte temática, la película de Akhavan no contiene ninguna escena de terapia que resulte especialmente chocante ni violenta pero, tal y como se dice en una escena del film, «programar a las personas para que se odien a sí mismas también es abuso emocional». Cameron tiene que lidiar no solo con el odio y la vergüenza que le intentan inducir por haber intimado con una amiga, sino con el odio que sentimos todos hacia nosotros mismos en una etapa tan complicada, engorrosa y decisiva como es la adolescencia.


Desde que despuntó como Hit-Girl en Kick-Ass (2010) con tan solo 13 años, Chloë Grace Moretz jamás ha estado tan bien como dando vida a Cameron Post. Nunca se ha mostrado tan vulnerable y tan auténtica, reflejando el caos mental y el aturdimiento al que está sometido su personaje. Todos su compañeros también están notablemente definidos e interpretados, estando aquellos que conforman la resistencia (Sasha Lane y Forrest Goodluck) y los que intentan por todos los medios encajar y asumir los principios que les están inculcando, incluso a través de gimnasia eclesiástica (estupenda Emily Skeggs). La película destaca, además, por el certero retrato que hace de los dos educadores, la hermética psiquiatra encarnada por Jennifer Ehle, y su hermano (John Gallagher Jr.), un tipo que afirma con orgullo haber curado su homosexualidad pero que no tiene ni idea de lo que está haciendo, sumido en la más completa y absoluta soledad.


La (des)educación de Cameron Post es, ante todo, un drama de espíritu crítico libre de los estallidos melodramáticos presentes en este tipo de películas. La protagonista descubre quién es y decide qué rumbo tomar de forma muy natural y orgánica, a través de un guion tan bien escrito como dirigido por Desiree Arkhavan, que dota a cada imagen de significado y belleza. En definitiva, una gran entrada al género ‘Coming-of-Age’ y un viaje a los 90 que evidencia tanto las tácticas ejercidas por la homofobia que siguen vigentes a día de hoy como la atemporalidad de la desazón adolescente.

8/10

5/7/19

Yesterday – Una cuestión de legado



Dir.: Danny Boyle
Int.: Hamish Patel, Lily James, Kate McKinnon, Ed Sheeran, Joel Fry, Ellise Chappell, Harry Michell, Sophia Di Martino, Lamorne Morris
¿De qué va?: Un músico con problemas para abrirse camino se da cuenta de que es la única persona del planeta que puede recordar a los Beatles tras despertar en una línea temporal alternativa en la que la banda nunca ha existido.

Reseña: La cinematografía británica no sería la misma si no hubiesen existido Danny Boyle y Simon Curtis. El primero es uno de los directores británicos más importantes de los últimos 20 años, capaz de aplicar su impronta personal en una gran variedad de géneros, y el segundo es el autor por excelencia de la british rom-com (Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill, Love Actually…). De la colaboración de ambos nace Yesterday, película que parte de la curiosa premisa de que, tras un apagón mundial, la banda británica más importante de la historia, los Beatles, jamás tuvo lugar, y por tanto, nadie recuerda sus canciones… Nadie excepto un músico de poca monta que aprovecha la situación para cantar sus temas como si fueran propios y así lanzar su carrera al estrellato.


Es la clásica historia del impostor con el añadido de que, a priori, nadie podría ser capaz de desenmascararlo. El afortunado músico, al que da vida el debutante y muy correcto Hamish Patel, hace suyas las canciones míticas de Lennon, McCartney y compañía, sin ni siquiera saber o entender el significado de muchas de ellas, aunque el impacto cultural continúa siendo enorme; si hay algo que enfatiza el film, es que esos temas son auténticos himnos, igual de vigentes en la década de los 60 como medio siglo después, y que el carisma y el carácter contestatario de sus autores también tuvo mucho que ver en la ecuación de su éxito. Pero no hay que olvidar que esto es en realidad una comedia romántica, así que al tiempo que Jack (Pattel) es moldeado por la industria musical y por una mánager codiciosa (genial Kate McKinnon), la relación con su mejor amiga y acérrima fan, Ellie, se complica al revelarse sentimientos largamente ocultos y ante la brecha que genera la fama entre ambos. Lily James da vida a Ellie con la simpatía y el candor que la caracterizan, y aunque su relación con Jack resulta entrañable, le falta ese carácter especial y mágico que caracteriza a las grandes historias de amor escritas por Simon Curtis.


La mezcla de romance y fantasía funcionó estupendamente en el anterior film del guionista Una cuestión de tiempo (2013), pero en Yesterday no pasa de la corrección. Ni la historia de amor es remarcable ni las ideas que aporta sobre la fama, el precio del éxito, el remordimiento o el impacto de la cultura popular en la vida de las personas resultan especialmente novedosas ni están demasiado desarrolladas. Por su parte, Danny Boyle compone planos desde ángulos peculiares, introduce transiciones un tanto cuestionables entre secuencias y poco más. Es una película que rinde un bonito homenaje a los Beatles y que se gana fácilmente nuestra simpatía, pero eso no es suficiente para impedir que sintamos cierta decepción al descubrir que, a diferencia de la música de la banda británica, resulta bastante olvidable.

6/10

2/7/19

Itinerario de estrenos de julio 2019




Spider-Man: Lejos de casa: La fase 3 del Universo Cinematográfico de Marvel concluye con la segunda aventura en solitario del Hombre Araña al que da vida Tom Holland. En esta ocasión, se embarca con sus compañeros de clase en un viaje por Europa que es interrumpido por Nick Furia, que le pide su ayuda para acabar con unas criaturas elementales que están ocasionando estragos en el continente. Jon Watts vuelve a encargarse de la dirección tras Homecoming, mientras que Jake Gyllenhaal (Velvet Buzzsaw) es el fichaje estrella de un elenco en el que repiten Zendaya, Jacob Batalon, Marisa Tomei y Samuel L. Jackson entre otros. Las críticas de momento han sido bastante positivas.
Estreno: 5 de julio





La (des)educación de Cameron Post: Adaptación cinematográfica de la novela homónima de Emily M. Danforth sobre una joven que, a principios de los 90, es enviada por su tía a un centro de terapia de reeducación sexual. Dirige Desiree Akhavan (The Bisexual) con un reparto encabezado por Chloë Grace Moretz (La viuda), Sasha Lane (Hellboy), John Gallagher Jr. (Calle Cloverfield 10) y Jennifer Ehle (I Kill Giants). Pese a haber ganado el premio a mejor película del Festival de Sundance del año pasado, al film le costó bastante encontrar distribución, estrenándose finalmente con muy poca promoción. Merece mucho la pena. En breve, reseña.
Estreno: 5 de julio





Yesterday: Danny Boyle (Steve Jobs) en la dirección y Simon Curtis (Una cuestión de tiempo) al guion son los artífices de esta comedia romántica con toque fantástico en la que un músico sin éxito se despierta tras haber sufrido un accidente en el que nadie conoce las canciones de los Beatles excepto él, lo que aprovechará para lanzar su carrera al estrellato. El debutante Hamish Patel, Lily James (La sociedad literaria y el pastel de piel de patata), Ana de Armas (Blade Runner 2049) y Kate McKinnon (El espía que me plantó) protagonizan el film, que ha cosechado críticas en su mayoría positivas, pero sin despertar mucho entusiasmo.
Estreno: 5 de julio






Varda por Agnès: Documental de Agnès Varda (Caras y lugares) que gira en torno a su experiencia como directora y que se ha convertido en su testamento fílmico, al haber fallecido el pasado 29 de marzo a los 90 años de edad. El film se presentó fuera de concurso en el último Festival de Berlín y ha recibido críticas excelentes.
Estreno: 5 de julio





El rey león: Remake en CGI del clásico Disney del 1994 de cuya dirección se ha encargado Jon Favreau (El libro de la selva). El reparto de voces está encabezado por Danny Glover (Han Solo: Una historia de Star Wars), Beyoncé (Obsesionada), Chiwetel Ejiofor (El niño que domó el viento), Seth Rogen (Casi imposible), Billy Eichner (Amigos de la universidad) y James Earl Jones, que vuelve a prestar su voz a Mufasa. La historia es exactamente la misma que la de antaño: tras el asesinato de su padre, un joven león abandona su reino para descubrir el auténtico significado de la responsabilidad y de la valentía. Reventará la taquilla este verano.
Estreno: 19 de julio





Midsommar: Un año después de debutar a lo grande con Hereditary, Ari Aster presenta su segundo trabajo, un nuevo relato de terror sobre una pareja norteamericana en crisis que acude a un festival de verano que se celebra cada 90 años en una aldea remota de Suecia. Pero lo que comienza como unas vacaciones de ensueño en un lugar donde nunca se pone el Sol, acaba convirtiéndose en una oscura pesadilla cuando empiezan a sucederse los extraños rituales festivos. Florence Pugh (La chica del tambor), Jack Raynor (Kin) y Will Poulter (Black Mirror: Bandersnatch) protagonizan la película, que está ocasionando disparidad de opiniones, aunque la mayoría positivas.
Estreno: 26 de julio





Súper empollonas (Booksmart): Olivia Wilde (Como la vida misma) debuta en la dirección con esta comedia sobre dos amigas que, en vísperas de la graduación del instituto, se lamentan de haberse centrado tanto en los estudios, y por tanto de no haberse divertido más, así que deciden recuperar el tiempo perdido durante una noche loca. Kaitlyn Dever (Beautiful Boy) y Beanie Feldstein (Lady Bird) son las protagonistas de una película que ha obtenido buenísimas críticas en Estados Unidos.
Estreno: 26 de julio




1/7/19

Actriz del mes: Florence Pugh



Nombre completo: Florence Pugh

Fecha de nacimiento: 3 de enero de 1996

Lugar de nacimiento: Oxford, Inglaterra (Reino Unido)

Filmografía destacada:

Black Widow (¿?)
Little Women (2019)
Midsommar (2019)
Peleando en familia (2019)
La chica del tambor (Miniserie de TV) (2018)
Malevolent (2018)
El rey proscrito (2018)
Rey Lear (TV Movie) (2018)
El pasajero (2018)
Lady Macbeth (2016)
Marcella (Serie de TV) (2016)
Studio City (TV Movie) (2015)
The Falling (2014)


Méritos: Un día, me puse a ver Lady Macbeth sin saber gran cosa de la película, por ver todas las participantes en el NoOscarFest, y no solo me gustó muchísimo la película, sino que me quedé prendado de su protagonista. Era una chica joven a la que no había visto en ningún otro sitio, pero de la que me impresionó sobre todo la facilidad con la que exteriorizaba las emociones de su personaje a través de las expresiones de su cara, y lo bien que se acomodaba al tono del film, a medio camino entre el drama y el humor negro. Me quedé con su nombre, Florence Pugh, intuyendo que la chica daría mucho más de qué hablar, y aquí estamos, un año después, dedicándole un mes.

¿Pero quién es Florence Pugh? Pues una chica de 23 años que debutó en el cine en el  año 2014 con The Falling, junto a Masie Williams (Arya en Juego de tronos). Hasta entonces no tenía ninguna experiencia profesional en la interpretación, pero sí un canal de Youtube, que conserva aunque ya no actualice, donde subía videos suyos cantando versiones de canciones guitarra en mano. Lady Macbeth supuso su lanzadera, reportándole una nominación al premio concedido a estrellas emergentes por los BAFTA, y desde entonces no ha parado de trabajar. Este año la hemos podido ver en la miniserie La chica del tambor dirigida por Park Chan-wook, en el éxito indie Peleando en familia, y muy pronto en la terrorífica Midsommar, el muy esperado segundo trabajo de Ari Aster, director de Hereditary. Para otoño estará junto a Meryl Streep, Laura Dern, Saoirse Ronan y Timothée Chalamet en la adaptación de Mujercitas que ha rodado Greta Gerwig, y lo siguiente será acompañar a Scarlett Johansson en la película centrada en Viuda Negra. Si ha conseguido todo esto en seis años dedicándose a la interpretación, imagínense de lo que puede ser capaz en el futuro próximo. Ya no hay excusa que valga para no saber su nombre.



Extras:

Tráiler de Midsommar

Tráiler de Peleando en familia

Corto ‘In The Time It Takes To Get There’ de Zach Braff

Wonderwall cantada por Florence Pugh