15/8/18

Diplomacia en tiempos revueltos

Poster El rehen


Dir.: Brad Anderson
Int.: Jon Hamm, Rosamund Pike, Dean Morris, Shea Whigham, Mark Pellegrino, Kate Fleetwood, Alon Aboutboul, Jonny Coyne
¿De qué va?: Mason Skiles es un diplomático estadounidense que se ve obligado a regresar a Beirut, diez años después de haberse ido tras un suceso personal trágico, para ayudar en el rescate del que fuera su compañero y amigo, que ha sido secuestrado por terroristas. De esta manera y protegido por una agente de la CIA, Skiles acaba envuelto en una operación de espionaje en el Líbano en pleno conflicto bélico.

Reseña: El género del thriller político ha alcanzado cotas sobresalientes a través de Homeland, serie de la que se descolgó mucha gente en su tercera temporada (la peor), pero que ha entregado a posteriori tramas de espionaje que se funden perfectamente con el clima político mundial y la inestable psicología de su heroína. Podemos encontrar un ejercicio cinematográfico similar en El rehén (Beirut), thriller que parte de un libreto de Tony Gilroy (guionista de la saga de Bourne) que escribió en el año 1992, aunque no pudo realizarse por aquel entonces dado que la guerra civil libanesa en la que se enmarca la acción aún era un asunto que levantaba ampollas. Han tenido que pasar más de 20 años para que pudiera hacerse realidad, bajo la dirección de Brad Anderson, competente cineasta de encargo de carrera irregular cuyo mejor trabajo, El maquinista (2004), ha quedado muy relegado en el tiempo.

Beirut.Day23.Sc.173to178©Sife.Elamine-2-118.CR2

Un héroe traumatizado y enfermo, una trama de espionaje y un conflicto bélico y político. Son los tres ingredientes fundamentales de El rehén, los mismos de Homeland, y aunque no tenga la relevancia actual de ésta, las guerras de ayer y hoy siempre se han caracterizado por ser la consecuencia sangrienta de un conflicto de naturaleza religiosa y con intereses económicos de por medio. Si en algo destaca El rehén es en la representación del caos político y social que imperó en El Líbano durante los 15 años y 6 meses en los que se desarrolló la contienda, así como en evidenciar el baile de lealtades, alianzas y objetivos de las distintas facciones. Jon Hamm encarna a Mason Skiles, un personaje al estilo de los héroes de las novelas de John le Carré: un tipo normal y corriente, alguien que nunca ha empuñado un arma y que se mete de lleno en una telaraña de mentiras, verdades a medias, intenciones ocultas, traiciones y maniobras de despiste, para poder salvar la vida de un viejo amigo; Mason no deja de ser un diplomático desencantado que deberá sacar el mayor rendimiento a su astucia y sus habilidades como mediador para poder salir con vida de esta.

Beirut

El rehén es una buena muestra de cine adulto, de ese que está tan menospreciado hoy en día en la gran pantalla, pero que, más allá de una trama entretenida, tensa hasta cierto punto, y de las interpretaciones estelares de los siempre cumplidores (y atractivos) Jon Hamm y Rosamund Pike, no cuenta con suficientes alicientes como para destacar más allá de que nadie podrá sentirse defraudado con ella, pero tampoco especialmente entusiasmado. La contextualización del conflicto bélico es un tanto vaga y superficial, mientras que el drama personal del protagonista asentado en el prólogo no va hacia ningún lado interesante. Anderson se limita a dirigir con oficio pero sin alardes un thriller que, sin abandonar nunca la corrección, carece de chicha suficiente como para dejar impronta en los espectadores.

6/10

13/8/18

O.C: Pierrot el loco (1965)

¿De qué va?: Fernando Pierrot no es feliz en su matrimonio y acaba de ser despedido. Un día, en una cena de la alta sociedad de Paris, se da cuenta que su vida tiene que tiene que cambiar, y decide salir de la ciudad junto a su joven niñera, Marianne, que es perseguida por una peligrosa banda de sicarios. El deseo de empezar una nueva vida les lleva a arriesgarse en una peligrosa aventura desde Paris hasta el Mar Mediterráneo.

Reputación: Jean-Luc Godard se inspiró en la novela Obsession (1962) de Lionel White para concebir Pierrot el loco (Pierrot le fou), la cual definió como “un intento de cine. La vida es el sujeto, con el Cinemascope y el color como sus atributos. En resumen, la vida llenando la pantalla igual que la tapa que cierra el inodoro que se está vaciando al mismo tiempo”. En un principio, Godard quiso rodar la película en inglés, con Richard Burton y Sylvie Bartan como protagonistas, pero acabó decantándose por su francés nativo como idioma y por Jean-Paul Belmondo, que ya había trabajado con él en dos ocasiones, y Ana Karina, su esposa en aquella época y colaboradora en cinco trabajos previos, como pareja estelar. A pesar de las informaciones que decían que Godard había rodado gran parte de la película sin guion ni preparación, Ana Karina aclaró que todo fue cuidadosamente planeado hasta el más mínimo detalle, alcanzando un nivel de perfeccionismo obsesivo. El film se presentó por primera vez en el Festival de Venecia, fue la 15ª película más taquilla de Francia en el año 1964 y fue seleccionada para representar al país galo en los Oscar, pero no pasó el corte. Una de las imágenes más icónicas de la película, el beso entre coches de Pierrot y Marianne, fue escogido para protagonizar el cartel de la 71ª edición del Festival de Cannes.


Comentario: Teniendo en cuenta que Pierrot el loco está concebida como un galimatías de ideas, citas literarias, alusiones pictóricas y experimentos cinematográficos, se trata de una propuesta en la que, o entras del todo, o no entras en absoluto. Yo me situaría en el segundo grupo, porque no termino de captar la fascinación y la gracia de rodar “mal” a posta, con fallos de raccord, diálogos absurdos, situaciones inconexas y demás, pero sí que hay destellos que me interesan, como la química de los protagonistas, la camisa a rayas de él, la atmósfera entre bohemia y chic, o frases que valen su peso en oro como… “Tú me hablas con palabras, y yo te miro con sentimientos”, o “El cine es como un campo de batalla: hay amor, odio, acción, violencia, muerte…en una palabra: emoción”. Esta última cita parece aludir a los ingredientes de la propia película, aunque a mí particularmente se me escapa la emoción. He visto muy poco de Godard y no acabo de congeniar con él, pero habrá que darle más oportunidades.

Próximo visionado: Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (1975)

12/8/18

Modern Superfamily

Poster Increibles 2


Dir.: Brad Bird
¿De qué va?: Helen Parr, la madre del clan de superhéroes conocido como Los Increíbles, debe hacerse cargo del sustento familiar ya que cuenta con una mejor imagen pública que su marido. A Bob no le queda otra opción que criar y lidiar con sus hijos, la adolescente Violet, el jovencito Dash y el bebé Jack-Jack, que comenzará a descubrir sus emergentes superpoderes.

Reseña: Han tenido que pasar catorce años para que Los Increíbles pudiesen volver con una nueva aventura a la gran pantalla. En este tiempo, Pixar ha podido constatar que sacar secuelas de sus películas no conlleva ningún riesgo económico, dado que las continuaciones de Toy Story, Buscando a Nemo y Monstruos S.A. recaudaron más que sus respectivas cintas precedentes (Cars es un caso aparte), una tendencia a la que se ha sumado Los Increíbles 2, convirtiéndose ya en la película más taquillera del estudio con 589 millones de dólares recaudados a día de hoy, y sin estrenarse aún en muchos territorios. Es evidente que el tiempo no ha hecho mella en el interés del gran público por el clan de Mr. Increíble, cuya nueva aventura da comienzo justo donde concluyó la primera. Es una de las ventajas que conlleva la animación, que los personajes pueden tener la misma edad por siempre y jamás.

Increibles 2

Antes de continuar, conviene aclarar que Los Increíbles es mi película menos favorita de Pixar, junto a las de Cars y Brave. De la misma forma en la que la disfruté en el cine, la borré de mi cabeza; no me entusiasmó nada, aunque reconocí su efectividad y oficio de la misma manera en la que se lo reconozco a esta secuela que me ha parecido superior y nada gratuita. Aborda el debate de la legalidad de los superhéroes, tema que se quedó colgado en la anterior, para desarrollar una trama en la que la importancia de los roles de la pareja protagonista se intercambia: si en la anterior era Mr. Increíble quien llevaba el mayor peso de la acción, en esta es Elasticgirl quien da un paso al frente, lo cual otorga un plus de interés, dado que los poderes de ésta dan más juego que los de su marido en las escenas de acción, mientras que este último debe lidiar tanto con los celos por no ser el centro de atención y con el cuidado de sus tres hijos. Nada que no hayamos visto ya en Modern Family, cierto, pero con la diferencia de que hay superpoderes de por medio y Jack-Jack, que mientras descubre y experimenta con sus poderes sin dejar de actuar nunca como lo que es, un bebé, concentra las mayores risas y roba la función sin pronunciar palabra alguna, tal y como hacía la ardirata antes de que la saga de Ice Age se agotase.

Increibles 2.1

La película también se beneficia de contar con un villano más misterioso, siniestro e interesante que el de la primera parte, poseedor además de un discurso anticapitalista sólido que, lamentablemente, se diluye cuando salen a las luz sus verdaderas motivaciones, mucho más simples. Las escenas de acción no tienen nada que envidiar a las de los blockbusters de hoy en día, fluidas y perfectamente editadas y coreografiadas, con una creativa forma de combinar las habilidades de sus superhéroes como su mejor baza. Aun superando al film original en prácticamente todos los aspectos, pienso que me ocurrirá lo mismo que me pasó con aquel, que no me dejará poso, puesto que Los Increíbles 2 carece de la habilidad empática y emocional de lo mejores trabajos de Pixar. Es un entretenimiento como pocos, hecho con mimo y pericia, pero incapaz de conectar con su público de forma más profunda, algo que sí hace el corto que precede su proyección en cines, Bao, con absoluta sencillez. En cualquier caso, la espera ha merecido la pena y da confianza ante la posibilidad de una tercera entrega que siga indagando en las peripecias de la familia de superhéroes más campechana de la ficción.

7’5/10

9/8/18

Reválida del espía incombustible

Poster MI Fallout

Dir.: Christopher McQuarrie
Int.: Tom Cruise, Henry Cavill, Ving Rhames, Simon Pegg, Rebecca Ferguson, Alec Baldwin, Sean Harris, Angela Bassett, Vanessa Kirby, Michelle Monaghan, Wes Bentley
¿De qué va?: Ethan Hunt y su equipo en el FMI se embarcan en una carrera contrarreloj después de una misión fallida que pone la seguridad mundial en serio peligro.

Reseña: Hace años que Tom Cruise ha dejado de embarcarse en proyectos en los que pueda lucir sus dotes interpretativas (jamás estará tan bien como en Magnolia) para ejercer de estrella mediática a tiempo completo. El problema es que, desde comienzos de los años 2000, tener de cabeza de cartel al actor mejor pagado de Hollywood ya no es sinónimo de éxito de taquilla, algo que él mismo ha podido comprobar con muchos de sus últimos estrenos (La momia, Barry Seal, Oblivion…).  La saga de Misión imposible ha acabado convirtiéndose en el buque insignia de su carrera:  siempre estará ligada a su nombre, y probablemente naufrague el día que se vea obligado a pasarle el testigo a alguien más joven, pero ha conseguido lo imposible, que es no mostrar síntomas de agotamiento pese a ir ya por su sexta entrega, y todo gracias al buen ojo que ha tenido Cruise para rodearse de profesionales de nivel.

MI Fallout2

La segunda parte, ese circo dirigido por John Woo, era una película que estaba al servicio del estatus mediático de Tom Cruise. La tercera también lo era (el personaje de Michelle Monaghan parecía un alter ego de Katie Holmes), pero con JJ Abrams en la dirección y Philip Seymour Hoffman como villano, el film era un entretenimiento mucho más sólido. Con Protocolo fantasma, Brad Bird asentó las bases sobre las que Christopher McQuarrie ha construido Nación secreta y Fallout: Misión imposible como patio de recreo en el que tito Cruise pueda atentar contra su propia vida las veces que quiera, pero respaldado por un equipo sólido que se asegure de que la estrella esté al servicio de la historia y no viceversa. Como continuación directa de la trama de Nación secreta y con casi todo su reparto de vuelta, Fallout cuenta con el aliciente de poder desarrollar las relaciones entre Ethan Hunt y su nuevo jefe (Alec Baldwin), su némesis (Sean Harris), sus infatigables compañeros (los ya indispensables Ving Rhames y Simon Pegg) y su nueva aliada e interés… ¿romántico?, a la que da vida Rebecca Ferguson, quien probablemente sea junto con Emily Blunt la actriz que mejor ha sabido gestionar a Cruise como ‘paternaire’.

MI Fallout4

Además, el fichaje de Henry Cavill resulta todo un acierto como contrapunto bestia de Ethan Hunt, quien en su nueva aventura debe poner a prueba no solo su sobrehumana resistencia física, sino también dilemas morales que desafiarán su condición de espía con corazón de oro. La dirección de McQuarrie está perfectamente ajustada para mostrar siempre la acción de la mejor y más espectacular forma posible, y todos los ‘set pieces’ están a un nivel notable y uniforme, aunque, a diferencia de anteriores entregas, no hay ninguno que destaque especialmente por ser especialmente asombroso, o porque vaya a resultar tan memorable como la secuencia de la escalada del Burj Khalifa en Protocolo fantasma. También hay demasiadas persecuciones, echándose en falta algunas peleas más, pues la mejor, la que protagonizan Cruise y Cavill en un baño, se produce muy al comienzo del film.

MISSION: IMPOSSIBLE - FALLOUT

No me atrevería a decir que Fallout es la mejor entrega de Misión imposible, dado que las dos anteriores también tenían muy buen nivel, pero demuestra la salud de hierro que poseen tanto la saga como su protagonista. Aun siendo un espectáculo de acción tremendo, monta asimismo un entramado de espionaje a la vieja usanza, un juego de espejos enrevesado y un tanto previsible a veces, pero que se retroalimenta de forma hábil con los momentos más frenéticos. Hace años se decía que James Bond y Jason Bourne iban a enterrar a Ethan Hunt, pero este ha conseguido adelantarles por la derecha sin necesidad de reinventarse, simplemente haciendo lo que mejor sabe hacer en la mejor compañía posible. A sus 56 años, Tom Cruise tiene energía para dos décadas más de misiones no tan imposibles.

7’5/10

2/8/18

Itinerario de estrenos de agosto 2018

Estrenos_Agosto


Los Increíbles 2: Catorce años después de la película superheróica de Pixar, vuelve la familia Parr con una trama que arranca justo donde terminó la anterior, con Helen, alias Elastic Girl, teniendo que liderar una campaña para que los superhéroes vuelvan a legalizarse y con Bob, Mr. Increíble, quedándose en casa lidiando con los tres hijos del matrimonio. Brad Bird vuelve a encargarse de la dirección y parece ser que la larga espera no ha hecho mella en el público, pues ya ha alcanzado los 1.000 millones de euros en taquilla, y sin haberse estrenado aún en muchos mercados. La acogida de la crítica ha sido igual de entusiasta.
Estreno: 3 de agosto



El rehén: Thriller dirigido por Brad Anderson (Asylum: El experimento) y escrito por Tony Gilroy (El legado de Bourne) que gira en torno a un diplomático americano que vuelve a Beirut, donde no ha estado  tras sufrir un trágico accidente ocurrido en los años 80, para una misión que solo él puede cumplir. Jon Hamm (Baby Driver) y Rosamund Pike (Perdida) protagonizan el film, que por lo general ha recibido críticas positivas, siendo el trabajo de su pareja protagonista de lo más destacado.
Estreno: 10 de agosto



¿Quién está matando a los moñecos? (The Happytime Murders):  Brian Henson (Los Teleñecos en la isla del tesoro) dirige un proyecto ideado por su padre, el difunto Jim Henson, una película que nos presenta un mundo en el que humanos conviven con marionetas, aunque estas son vistas como ciudadanos de segunda clase. Cuando los miembros de un popular programa infantil de los 80 empiezan a ser eliminados uno a uno, un títere ex-policía reconvertido en detective privado investigará el caso junto a una compañera humana. Melissa McCarthy (Cazafantasmas), Elizabeth Banks (Power Rangers), Maya Rudolph (Hermanísimas) y Joel McHale (Un gesto estúpido e inútil) encabezan el reparto humano de este thriller noir con un humor solo apto para adultos. La película aún no se ha mostrado a la prensa especializada.
Estreno: 17 de agosto



Purasangre (Thoroughbreds): Dos chicas adolescentes de Connecticut retoman su amistad tras años separadas. Una es una estudiante modelo y la otra una amazona que ha abandonado el mundo de las carreras tras haber herido a su caballo; juntas, descubrirán que quizás un asesinato sea la solución a todos sus problemas. Cory Finley dirige y escribe su ópera prima cinematográfica, una comedia negra protagonizada por dos jóvenes actrices en ciernes, Anya Taylor-Joy (Múltiple) y Olivia Cooke (Ready Player One), acompañadas por el fallecido Anton Yelchin (Star Trek: Más allá), en el último largometraje que tenía pendiente de estreno. Las críticas han sido muy positivas.
Estreno: 17 de agosto

1/8/18

Actor del mes: Jon Hamm

Jon Hamm4


Nombre completo: Jonathan Daniel Hamm

Fecha de nacimiento: 10 de marzo de 1971

Lugar de nacimiento: St. Louis, Missouri (EE.UU.)

Filmografía destacada:

Pale Blue Dot (2019)
The Torture Report (2019)
God Omens (Miniserie) (2019)
Bad Times at the Royale (2018)
Tag (2018)
Nostalgia (2018)

El rehén (2018)
Marjorie Prime (2017)
Baby Driver (2017)
Las apariencias engañan (2016)
Wet Hot American Summer: First Day of Camp (Miniserie) (2015)
Los Minions (Solo voz) (2015)
Mad Men (Serie de TV) (2007 – 2015)
El chico del millón de dólares (2014)
A Young Doctor’s Notebook & Other Stories (Serie de TV) (2012 – 2013)
Un plan perfecto (Amigos con hijos) (2011)
La boda de mi mejor amiga (2011)
Sucker Punch (2011)
The Town (2010)
Ultimátum a la Tierra (2008)
Cuando éramos soldados (2002)

Méritos: Mad Men terminó con un futuro incierto y lleno de posibilidades tanto para su protagonista, Don Draper, como para el actor al que le dio vida durante 9 años, Jon Hamm. El actor despidió por todo lo alto la serie a la que le debe el despegue de su carrera, alzándose al fin con el Emmy a mejor actor dramático que tanto se le había resistido. Pero, y después de eso… ¿qué? Lo cierto es que desde entonces no ha parado de trabajar, aunque sea a base de cameos y participaciones estelares en multitud de series y películas, aunque de momento no haya encontrado nada que le haya sacado ni la mitad del partido que le sacó la serie de Matthew Weiner, que dejó el listón muy alto. Algunos llegaron a decir que Hollywood no sabe qué hacer con él, y que podría correr la misma suerte que Clive Owen, cuyo estrellato se desinfló tras un par de años en los que estuvo en todas partes.

Lo que está claro es que Hamm ha intentado alejarse lo máximo posible del prototipo de personaje “Don Draper”, dando rienda suelta a su vena más payasa, lo que se ha traducido en su participación en numerosas comedias, entre ellas, la serie Unbreakable Kimmy Schmidt, en la que da vida al odioso a la par de hilarante reverendo que secuestró a Kimmy y las otras chicas, y en la que incluso se ha atrevido a reírse de sí mismo incluyendo el imprescindible video de cuando participó en un programa de citas en el año 1995 (ver apartado de extras). Hamm se ha propuesto encontrar su lugar en Hollywood, con bazas como el thriller de espías que estrena este mes en España, El rehén, o como la comedia Tag, aún pendiente de estreno en nuestro país. A finales de año lo podremos volver a ver formando parte del reparto coral de Bad Times at the Royale, mientras que para el 2019 tiene preparada artillería pesada, dando vida al arcángel Gabriel en la miniserie de Amazon Good Omens, basada en la novela de Terry Pratchett y Neil Gaiman, como protagonista de The Torture Report, thriller sobre los métodos extremos de tortura llevados a cabo por la CIA tras el 11-S, y acompañando a Natalie Portman en Pale Blue Dot, debut cinematográfico de Noah Hawley, showrunner de Fargo. ¿Hay vida después de Mad Men? Afortunadamente, parece ser que sí.

Beirut.Day3.Sc71.©Sife.Elamine-1708.CR2

Extras:

Trailer de El rehén

Trailer de Bad Times at the Royale

Trailer de Tag

Ganando el Emmy a mejor actor de drama por Mad Men

Herman Dune – Tell Me Something I Don’t Know

Con 25 años en The Big Date Game Show (1996)

January Jones y Jon Hamm interpretan Bye Bye Birdie

29/7/18

Las 400 coces

Poster Lean on Pete


Dir.: Andrew Haigh
Int.: Charlie Plummer, Travis Fimmel, Stuve Buscemi, Chloë Sevigny, Steve Zahn, Amy Seimetz, Lewis Pullman, Justin Rain, Alison Elliott
¿De qué va?: Charley es un chico de 15 años que vive con su padre alcohólico en una casa destartalada a las afueras de Portland, Oregon. En un esfuerzo por ayudar a su padre a mantenerse a flote, Charley empieza a trabajar para Del, entrenador de caballos en un hipódromo local. Pronto se hará amigo de Del y de Bonnie, una jockey, mientras cuida a un caballo llamado Pete. Pero cuando el joven descubre que Del tiene la intención de vender al caballo, toma una decisión desesperada que no tiene vuelta atrás.

Reseña:No entiendo cómo hay personas que dicen que la infancia es la época más feliz de su vida. […] Yo recuerdo mi infancia como un periodo largo, interminable, triste, donde el miedo lo llenaba todo. Miedo a lo desconocido”. Con estas palabras, Carlos Saura expresaba a través del personaje de Ana (Geraldine Chaplin) en Cría cuervos (1975) su visión lúgubre de la niñez, de la confusión y la soledad que se experimenta cuando se empieza a ver el mundo como lo que en realidad es, conforme las fantasías infantiles van desapareciendo. Charley, el protagonista de Lean on Pete, ya es un adolescente, pero la forma en la que es arrastrado a la adultez no dista demasiado de la melancolía exhibida por Saura.

Lean on Pete2

En Lean on Pete, el fin de la inocencia está marcado por las ausencias, de una figura maternal, de amigos, de orientación y de protección, convirtiendo el viaje de Charley en una experiencia desasosegante a la par de serena, debido a la ausencia absoluta de sentimentalismo y melodrama, que es precisamente lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en historias sobre la amistad entre un chaval y un caballo. Nada que ver con todos esos telefilmes de sobremesa; aquí, el caballo, Pete, es algo que Charley se propone rescatar cuando acaba siendo lo único que es preciado para él y que permanece a su lado, así que emprende una imprudente huida hacia delante en la que se verá forzado a sobrevivir como buena o malamente pueda, porque sabe que volver para atrás ya no es una opción. A Charley le da vida Charlie Plummer, al que ya pudimos descubrir este mismo año en Todo el dinero del mundo en un papel menos lucido que éste, pues conduce la película con una interpretación sensible y hermosa que es respaldada por intérpretes de categoría más que contrastada como Steve Buscemi, Chloë Sevigny y Steve Zahn, encargados de reflejar en distinto grado el desencanto y la dejadez de la vida adulta.

Lean on Pete

De la misma forma en que sitúa a Charlie Plummer como un joven talento a seguir de cerca, Lean on Pete confirma a Andrew Haigh como un valor en alza, pues se adentra en la psique de este adolescente con la misma comprensión y sensibilidad con la que abordó el trasfondo de una mujer madura descubriendo la gran mentira de su matrimonio en 45 años (2015), así como el acercamiento de dos hombres experimentando la intimidad afectiva y sexual en Weekend (2011). La dirección de Haigh siempre es transparente, observadora y nada artificiosa, lo cual siempre contribuye a que empaticemos con sus historias, pese a las flaquezas que puedan acarrear, como cierta monotonía en el caso que nos ocupa, algo subsanado con el alivio que se siente al concluir el relato, cuando llegamos al final de la carrera de este muchacho que, al igual que el joven Antoine Doinel de Los 400 golpes (1959), utiliza su afición por correr como catarsis de su problemática juventud, en busca de un futuro mejor y del cariño y la paz que tanto se le ha resistido. Porque hacerse mayor no va reñido con la necesidad de sentirse protegido.

7’5/10