6/12/14

Lo que las plagas se llevaron

Poster Exodus

Dir.: Ridley Scott
Int.: Christian Bale, Joel Edgerton, Aaron Paul, Ben Kingsley, María Valverde, Sigourney Weaver, John Turturro
¿De qué va?: Tras ser expulsado de Egipto al descubrirse su origen hebreo, Moisés recibe la misión de liberar a su pueblo de la esclavitud a la que está sometido por el faraón Ramsés. Ante la negativa del rey, Egipto es asolada por un terrorífico ciclo de plagas mortíferas.

Reseña: A sus 77 años, Ridley Scott mantiene un ritmo de trabajo envidiable, sin embargo, no se encuentra precisamente en el mejor momento de su carrera. Sus últimos estrenos, El consejero y Prometheus, han sido motivo de discusión entre numerosos detractores y un reducido grupo de admiradores, aunque eso es mejor que la indiferencia que despertó su versión de Robin Hood. Con Exodus: Dioses y reyes vuelve a la revisión de una historia que mezcla historia y leyenda conocida por todos y llevada a la gran pantalla en numerosas ocasiones: la rebelión de los esclavos hebreos liderada por Moisés.

Exodus3

Entonces, ¿por qué volver a contar la misma historia una vez más? Habría que preguntárselo a su director, porque tras ver la película no lo tengo del todo claro. La aproximación que realiza Scott no dista demasiado de lo ya visto, salvo por ciertas reticencias de Moisés a cumplir el mandato de Dios, sin profundizar demasiado, y el plus de espectacularidad que brindan los efectos especiales del cine actual. El desarrollo de los acontecimientos es tan plano que sólo los entusiastas de la historia pueden sentir un gran interés, mientras que para el resto puede resultar inevitable impacientarse por que lleguen los dos momentos álgidos de la trama: las plagas bíblicas y la separación del Mar Rojo. Es entonces cuando Scott se luce realmente al componer imágenes tan imponentes como terroríficas, aunque en algún momento se pase con la brocha gorda (la escena del bebé).

Exodus

El principal problema de Exodus: Dioses y reyes es que para ser una película que dura dos horas y media no está bien contada. La evolución de los protagonistas, Moisés y Ramsés, va a trompicones, pero al menos hay algo de psicología en ellos porque el resto de personajes prácticamente forma parte del decorado: Aaron Paul, Ben Kingsley, John Turturro… Todos son meros instrumentos argumentales. Sigourney Weaver aparece en cuatro escenas contadas y sólo articula frases en una; ¿víctima de un remontaje quizás?. Un reparto de estrellas desaprovechado como pocas veces se ha visto liderado por un Christian Bale simplemente correcto y un Joel Edgerton fuera de lugar, incómodo.

Exodus2

Técnicamente hablando, la película resulta impecable: fotografía, exteriores, efectos especiales, ambientación, vestuario… la banda sonora de Alberto Iglesias es un poco machacona pero se acepta. El problema es todo lo demás. Si la comparamos con la otra gran epopeya bíblica del año, Noé, me quedaría con esta última sin pensarlo, al ser más arriesgada y disfrutable. Al menos, sus incongruencias tenían gracia, las de Exodus sólo provocan sopor y mirar de vez en cuando el reloj, deseando que Moisés encuentre las tablas de los diez mandamientos  para que todos podamos marcharnos a hacer algo mejor con nuestras vidas, como incumplir alguna que otra.

4’5/10