17/8/15

Se entiende la gente

Poster Hablar

Dir.: Joaquín Oristrell
Int.: Sergio Peris-Mencheta, María Botto, Raúl Arévalo, Antonio de la Torre, Marta Etura, Miguel Ángel Muñoz, Álex García, Secun de la Rosa
¿De qué va?: Conjunto de 20 historias que se entrecruzan en un trayecto de medio kilómetro, desde la madrileña plaza de Lavapiés hasta la Sala Mirador. Los personajes hablan, discuten, ríen, lloran, amenazan, gritan, susurran, roban, se citan, se enfadan y se abrazan, suscitando una reflexión sobre la comunicación y el poder de la palabra.

Reseña:Hablar constantemente no significa que nos estemos comunicando.” Una frase tan cierta, oída en ¡Olvídate de mí! (Eternal Sunshine of the Spotless Mind), parece la antítesis de la propuesta de Joaquín Oristrell, en la que durante unos escasos 75 minutos sus personajes no paran de hablar de lo que está en boca de todos los españoles desde hace unos años: de la corrupción, la infructuosa búsqueda de empleo, de los nuevos partidos políticos, del abuso de poder, de la pobreza… pero también del amor en tiempos de redes sociales y otros temas más ligeros, que a los españoles nos vale cualquier cosa para darle un rato a la lengua.

Hablar2

Hablar está construida sobre un plano secuencia real y único, sin trucos de montaje, en el que las microhistorias van pasándose el foco de atención las unas a las otras, volviendo a aparecer los personajes más adelante ya sea para continuar con sus tramas, bien para intervenir en las de otros, o simplemente para ser avistados en segundo plano, continuando su camino. Es una película de la que se puede constatar el gran trabajo de preparación y ensayos que se esconde detrás y que bebe directamente del teatro; no por casualidad, parte de un proyecto de la escuela de interpretación de Cristina Rota. Todos sus actores, caras conocidas del cine, la televisión y el teatro, realizan generalmente un buen trabajo, con una alta carga de improvisación que aporta naturalidad a este entramado de historias cotidianas en el cada vez más cosmopolita barrio de Lavapiés.

Hablar

Sin embargo, no todas las historias están igual de conseguidas. Son las de carácter más reivindicativo las que se perciben más forzadas e inverosímiles, como la de la camarera filósofa a la que da vida Melanie Olivares, o el desenlace de la historia de la borracha del barrio, mientras que la más divertida del conjunto es precisamente la más trivial, la del adicto al porno que interpreta Miguel Ángel Silvestre. Su escasa duración enfatiza el carácter de curioso experimento que posee la película, una proeza técnica cuyo compromiso político y social está tan subrayado que no es todo lo grande que podía haber sido.

6/10