21/11/15

Viaje iniciático al infierno

Poster Beasts of no nation

Dir.: Cary Joji Fukunaga
Int.: Abraham Attah, Idris Elba, Richard Pepple, Opeyemi Fagbohungbe, Ama K. Abebrese, Grace Nortey, David Dontoh
¿De qué va?: Agu es un niño de un país del oeste africano que, tras huir de su aldea al estallar una guerra civil que arrasa con con todo, se ve obligado a empuñar un arma y formar parte de las filas de una fuerza de defensa rebelde.

Reseña: Este año, el servicio de streaming online Netflix no sólo ha desembarcado por fin en España, sino que se ha lanzado a la producción de largometrajes de estreno simultáneo online y en salas, al menos en Estados Unidos, donde algunas cadenas de cines se niegan a proyectar sus películas al considerar que se viola el modelo de los 90 días de exclusividad. Ya en el año pasado, Netflix produjo el documental nominado al Oscar Virunga, sobre la lucha por salvar a los últimos gorilas de montaña del mundo de una guerra civil en Congo, y para su primer largo de ficción han decidido regresar a la cuna de la Humanidad para volver a sacarle los colores a esta misma con una realidad terrible: el uso militar de niños.

Beasts

Basado en una novela de Uzodinma Iweala, el film comienza presentándonos a un niño, Agu, cuyo día a día no se diferencia demasiado del que puede tener cualquier crío nacido en un país desarrollado: va a la escuela, juega con sus amigos, se pelea en broma con su hermano, cena con su familia… Pero su vida da un giro de 180º cuando unos militares llegan a su aldea y se ve obligado a huir a la selva, donde acaba siendo encontrado por unos rebeldes armados que lo fuerzan a convertirse en un niño soldado. Nunca sabemos muy bien cuál es el origen del conflicto, ni quiénes son los bandos, o cuáles son los buenos y cuáles los malos, porque todos lo vemos desde el punto de vista de Agu, y él no entiende nada de eso, sólo quiere hacer las cosas que un niño de su edad debería hacer. Sin embargo, su infancia se ha ido de forma prematura para no volver jamás. 

Beasts3

Tras bordar el romance gótico (Jane Eyre) y el noir metafísico (la primera temporada de True Detective), el polifacético Cary Joji Fukunaga se adentra en el drama bélico de denuncia social hasta llegar a sus rincones más oscuros, sin apartar la cámara de la ensordecedora, cruda y realista violencia. Sí, es una película dura, incómoda, y hasta desagradable, pero tratándose de la historia de un niño adiestrado para asesinar a sangre fría, no creo que exista otra forma de abordarla con rigor. Fukunaga mantiene un equilibrio entre la dirección estilizada, con  pasajes magníficos como el del protagonista bajo los efectos de la droga, y el estilo realista y documental, sin caer nunca en la gratuidad o el morbo, aunque la realidad sea probablemente mucho peor que lo que vemos en la película.

Beasts2

El pequeño Abraham Attah realiza un trabajo excelente y plenamente convincente, llevando todo el peso de la película sobre sus hombros. Frente a él, Idris Elba en una de esas interpretaciones que funcionan como imán de premios, pues todo su glamour de estrella se desvanece, y en su lugar, aparece una figura entre terrorífica y esperpéntica, un tirano que ejerce de nueva y retorcida figura paterna para Agu. El personaje de Elba funciona muy bien gracias su interpretación, pero sobre todo a lo bien escrito que está en el guión. A Fukunaga se le ha ido un poco la mano con la duración (137 minutos) pero Beasts of No Nation resulta una película rotunda y necesaria, una estupenda carta de presentación de Netflix como productora cinematográfica, al menos, hasta que se estrene la primera de una serie de comedias a mayor gloria de Adam Sandler que la compañía ha accedido a financiar y distribuir. Por qué Netflix, por qué.

8/10