6/6/14

Lejos del mundanal ruido

Poster Tracks

Dir.: John Curran
Int.: Mia Wasikowska, Adam Driver, Emma Booth, Melanie Zanetti, Jessica Tovey, Rainer Bock, Robert Coleby
¿De qué va?: En 1977, Robyn Davidson recorrió, a pie, los cerca de tres mil kilómetros del desierto australiano con la única compañía de cuatro camellos y de su mejor amigo, su perro. La revista National Geographic le financió el viaje a cambio de que uno de sus fotógrafos fuera a dar con ella de vez en cuando para retratar su hazaña.

Reseña: Hay momentos en los que el cuerpo nos pide una pausa, un descanso del ruido del tráfico, de la ciudad , de los teléfonos móviles que no paran de vibrar, de las conversaciones intrascendentes, de la música ensordecedora, de las noticias, de la televisión… y simplemente desconectar del mundo. La soledad no es buena pero hay veces que es necesaria para encontrar algo de paz interior. Así se sintió Robyn Davidson allá por los años 70 (cuando el planeta no era ni la mitad de ruidoso y caótico de lo que es hoy), por lo que decidió cruzar el desierto australiano en la única compañía de su perro y de cuatro camellos. Una odisea que irremediablemente nos recuerda a la de Alexander Supertramp, la cual fue plasmada maravillosamente por Sean Penn en Hacia rutas salvajes.

Tracks3

Pero Tracks tiene muchos alicientes como para ser únicamente contemplada como la Hacia rutas salvajes femenina. Ambas son historias de huidas hacia adelante de personas que se encuentran más cómodas en la naturaleza salvaje que siendo uno más del rebaño de la sociedad, pero mientras que Supertramp conoció a varias personas a lo largo de su viaje cuyas vidas cambió, Robyn pasó la mayor parte del tiempo en la única compañía de animales, salvo por algunos aborígenes (impagable el sherpa Eddie) y el fotógrafo que la visitaba de vez en cuando (Adam Driver, el nuevo chico de moda en Hollywood), con el que mantiene una relación  cuya evolución recuerda a la del matrimonio en crisis de El velo pintado, la más que notable antepenúltima película de su director, John Curran. Tras el tropiezo de Stone, Curran recupera el pulso narrativo y envuelve la historia en una belleza formal que nos ofrece unas imágenes impresionantes de los páramos desérticos gracias a su directora de fotografía, Mandy Walker, superando su trabajo realizado en Australia.

Tracks2

Pero la película no sería ni la mitad de bella de lo que es si no fuera por su heroína y figura central, interpretada por Mia Wasikowska. Sin contar con las panorámicas, la actriz está presente en prácticamente todos los planos del filme. Realizamos el viaje junto a ella, de principio a fin, y aunque a veces su comportamiento resulte arisco o antisocial, llegamos a entender su  forma de ser más por el intachable trabajo de la actriz, en un papel muy exigente a nivel físico y emocional, que por los flashbacks insertados para enseñar el origen de su soledad buscada. La relación que mantiene con su carismático perro, Diggity, es preciosa y tocará la fibra de todo aquel que tenga o haya tenido un vínculo tan fuerte con cualquier animal.

Tracks

Aunque su desenlace quede un tanto desnutrido y los flashbacks sean un tanto reiterativos, Tracks es una de esas películas cuyo visionado resultan experiencias que van más allá de lo cinematográfico; un viaje tan extenuante como profundamente bello que nos transmite perfectamente todas las emociones que pasan por su protagonista (felicidad, miedo, serenidad, tristeza, desesperación, furia…) y  que realizamos sin abandonar la comodidad de nuestro asiento, aunque llegaremos a sentir la aridez en nuestros labios y la sofocante luz del Sol en la nuca.

8/10