12/10/15

No es frontera para ingenuos

Poster Slow West

Dir.: John Mclean
Int.: Kodi Smit-McPhee, Michael Fassbender, Ben Mendelsohn, Caren Pistorius, Rory McCann, Edwin Wright, Andrew Robertt, Kalani Queypo
¿De qué va?: Jay es un joven aristócrata escocés que llega al viejo oeste americano del siglo XIX en busca de la mujer que ama. En el camino se cruza con un misterioso forajido que se ofrece a acompañarle en su aventura, pero pronto descubrirán que no son los únicos que van en busca de la joven.

Reseña: El western, cómo género formal, lleva muerto décadas, pero afortunadamente son varios los cineastas que de vez en cuando lo traen de vuelta para singulares revisiones contemporáneas, como Valor de ley de los hermanos Coen, la fallida pero simpática Cowboys & Aliens, o Django desencadenado y la pendiente de estreno The Hateful Eight de Quentin Tarantino. Slow West, ópera prima de John Mclean, no posee intenciones reformulistas, ni de rendir tributo al género, pero cuenta con bastantes hallazgos para lo modesta que resulta.

Slow West

Para empezar, es interesante explorar el particular mundo del Viejo Oeste desde el punto de vista de un europeo que no está familiarizado con las particulares leyes por las que se rige. Aquí no hay ferrocarriles, ni los característicos pueblos, pero el espíritu de la época se respira en cada encuentro que tiene su cándido protagonista con los distintos personajes, unos buenos, otros malos, pero todos forzados a sobrevivir siguiendo la ley del más fuerte. Las escasas señas de civilización se compensan con paisajes naturales extensos y variados, bellamente fotografiados (se rodó en Nueva Zelanda pero no se nota el cambio), mientras que el guión resulta un alarde de economía narrativa, pues no sobre explica nada y se entiende todo, al tiempo que se vale del humor negro para ironizar sobre el absurdo del Viejo Oeste.

Slow West2

Michael Fassbender está perfecto como el magnético forajido de trasfondo crepuscular que intenta proteger y enseñar a sobrevivir al polluelo enamorado al que da vida Kodi Smit-McPhee, y por ahí también ronda Ben Mendelsohn, cuya presencia es siempre agradecida. Slow West se revela como una pequeña y sencilla fábula de vocación indie y factura técnica impecable que funciona como una excelente carta de presentación de su director, John McLean, quien controla la cámara y los tiempos de la misma forma en la que aúna belleza y violencia: con una elegancia y una claridad impropias del Salvaje Oeste. El tremendo asalto a la casa del clímax final es la muestra irrefutable de lo mucho que se puede hacer con planificación y técnica y sin que se eche en falta la escasez de medios.

7/10