16/2/19

María, reina de Escocia – Sororidad isabelina



Dir.: Josie Rourke
Int.: Saoirse Ronan, Margot Robbie, Jack Lowden, Joe Alwyn, David Tennant, Guy Pearce, Ian Hart, Martin Compston, Brendan Coyle, Gemma Chan
¿De qué va?: María Estuardo, reina de Francia a los 16 años y enviudada a los 18, se niega a volver a casarse, por lo que es obligada a abdicar. En ese momento decide regresar a su Escocia natal para reclamar el trono, al cual tiene derecho legítimo. Sin embargo, en ese momento Inglaterra está bajo el dominio de Isabel I, por lo que intentará hacer prevalecer sus derechos al trono frente a ella.

Reseña: Lo peor que le podía haber pasado a María, reina de Escocia ha sido estrenarse poco después de La favorita. Es terrible hacer comparaciones, pero en este caso resulta inevitable al tratarse de dos dramas británicos de época centrados en reinas; además, ambas curiosamente comparten al ascendente Joe Alwyn en sus elencos. Pero mientras que el film de Yorgos Lanthimos era en realidad una comedia negra que solo prestaba atención al contexto histórico para enriquecer a los personajes, el debut cinematográfico de la directora teatral Josie Rourke es una película de época de las de toda la vida, encorsetadita, sin riesgo, ideal para todos aquellos a los que La favorita les pareció demasiado extravagante.


María, reina de Escocia debe lidiar en primer lugar con no poder cumplir las expectativas generadas a través del material publicitario que prometía un gran enfrentamiento entre Isabel I y María Estuardo. Cierto es que existe tensión entre ambas debido al interés de la segunda por ganarse la sucesión del trono de Inglaterra aprovechando que la reina no tiene descendencia, pero toda su relación se produce a distancia, comunicándose a través de cartas. Isabel I se nos presenta como una mujer acomplejada ante la célebre belleza de su prima, y aunque se establezcan ciertos paralelismos entre ambas, en especial a lo que se refiere a sus intentos por hacerse oír y respetar en un mundo ampliamente dominado por hombres, lo cierto es que la película se centra en María y sus desventuras gobernando Escocia.


Los espectaculares parajes escoceses, la esmerada ambientación y el cuidado vestuario no pueden ocultar que estamos ante un drama de intrigas palaciegas tan correcto como desapasionado. Y no es culpa de Saoirse Ronan, que pone empeño y un convincente acento escocés, sino por un guion sin mucha chicha que podría resumirse en “las mujeres gobernarían con tranquilidad si no fuese por los hombres metemierda que se sienten amenazados por su liderazgo”. Los intentos de modernizar la película no vienen por la forma en la que está narrada, sino por detalles tímidos y un tanto desconcertantes como poner a María Estuardo de mariliendre del siglo XVI o que Isabel I tenga una sirvienta asiática y un embajador negro. Pues muy bien, pero luego no vayas presumiendo de rigor histórico.


Por ahí también tenemos a Guy Pearce como consejero de la reina de Inglaterra y a David Tennant como follonero detractor de María Estuardo, pero lo mejor de la película es Margot Robbie: aunque ya no le haga falta afearse para demostrar que es buena actriz, aparece hecha un cristo, resulta convincente y tiene una escena hacia el final que bien podría haberle merecido una nominación al Oscar. Por lo demás, resulta interesante conocer la figura de María Estuardo y sus circunstancias, que en cierta manera la asemejan a Juana de Arco, aunque en poco tiempo nos olvidaremos de la película, como otras tantas que llegaron antes con hambre de premios y pasaron por la cartelera y por delante de nuestras retinas sin pena ni gloria.

6/10

No hay comentarios: