4/8/16

De la amnesia al déjà vu

Poster Jason Bourne

Dir.: Paul Greengrass
Int.: Matt Damon, Alicia Vikander, Tommy Lee Jones, Vincent Cassel, Julia Stiles, Riz Ahmed, Ato Essandoh, Scott Shepherd, Vinzenz Kiefer
¿De qué va?: Jason Bourne ha recuperado su memoria, pero eso no significa que lo sepa todo sobre su pasado. Un viejo aliado se pone en contacto con él para revelarle un secreto que permanecía escondido en los archivos secretos de la CIA, la cual hará todo lo posible por no dejar escapar a Bourne una vez más.

Reseña: Jason Bourne ya lo recuerda todo…. Bueno, puede que se le haya escapado algún detalle por el que alguien deberá pagar. Tras el desinterés generado por el spin-off de la saga, El legado de Bourne (2012), Universal puso en marcha la maquinaria para convencer a Paul Greengrass y Matt Damon de que volvieran a sacar a Jason Bourne de las sombras. Cómo ha cambiado el mundo desde la irrupción de Wikileaks y las filtraciones de Snowden fue la excusa oficial para introducir al personaje creado por Robert Ludlum en un nuevo contexto político y social (el sueldazo que ambos cobraron también habrá tenido algo que ver). Nada que objetar en un principio teniendo en cuenta la trilogía original, pues las tres conformaban un sobresaliente thriller de acción tripartito que asentó las bases del género en el siglo XXI.

Jason Bourne (2016)

Efectivamente, el mundo ha cambiado desde la última vez que vimos a Jason Bourne: la crisis económica, la amenaza del terrorismo yihadista o la creciente paranoia sobre el espionaje doméstico copan los titulares de todo el mundo, al tiempo que no dejan de cesar los ciberataques a los gobiernos y organizaciones más poderosos del mundo, perpetrados por chavales capaces de hacer mucho daño desde un simple ordenador, para frustración de aquellos peces gordos que han sido incapaces de seguirles el ritmo. Esto se refleja bastante bien en la interacción entre el personaje de Tommy Lee Jones y los de Riz Ahmed y Alicia Vikander. No obstante, la razón por la que Bourne vuelve a las andadas orbita una vez más alrededor del programa secreto que le convirtió en una máquina de matar, pero no es más que una excusa endeble y demasiado ramplona como para que nos llegue a importar.

Jason Bourne (2016)

Dicho pretexto quedaría como un mal menor si no fuera por el constante sentimiento de déjà vu que evoca la película respecto a sus predecesoras: todos los personajes repiten roles y pautas de conducta perpetrados anteriormente; Alicia Vikander hereda la vacante dejada por Joan Allen, Tommy Lee Jones la de Brian Cox, David Strathairn y Edward Norton; Vincent Cassel la de Clive Owen, Karl Urban y Edgar Ramírez, y así con todo. También hay situaciones y escenas de acción prácticamente idénticas que nos hacen pensar si estamos ante un reboot o un recopilatorio de los grandes éxitos de la saga. La frenética y emocionante persecución en moto por las calles de una Santa Cruz de Tenerife reconvertida en una infernal Atenas contrasta con la que ocurre al final de la cinta en Las Vegas, tan aparatosa, estruendosa y destructiva que nos hace pensar si la ha rodado Michael Bay en vez de aquel Paul Greengrass que se caracterizaba por utilizar escenas de acción para hacer avanzar la trama y no como un vacuo recurso circense.

Jason Bourne3

En resumidas cuentas, lo que le falta a este Jason Bourne es corazón. En las películas previas, el personaje siempre contó con algo que lo humanizara, ya sea el rol de Franka Potente, el de Julia Stiles o una motivación de peso. Aquí no hay nada de eso, dada la endeble motivación de Bourne, y a que todo es demasiado frío y mecánico, incluso el recambio generacional que supone Alicia Vikander, y para más inri, Bourne se muestra más distante e inexpresivo que nunca (apenas 45 líneas de diálogo). No es un regreso del todo desdeñable, el buen hacer de Damon, Greengrass y su equipo sigue ahí, pero si quieren continuar con Bourne deberían plantearse un cambio de dinámica, como el que se intuye en el desenlace, para no volver a incidir en un “más de lo mismo” que acabe convirtiendo a este icono del cine de acción en una caricatura de sí mismo.

6/10