13/1/15

El incesante eco de las balas

Poster Fury

Dir.: David Ayer
Int.: Brad Pitt, Logan Lerman, Shia LaBeouf, Jon Bernthal, Michael Peña, Xavier Samuel, Scott Eastwood, Jonathan Bailey, Jason Isaacs
¿De qué va?: En abril de 1945, una brigada de cinco soldados americanos liderada por el veterano sargento Wardaddy y a borde de un tanque, el Fury, ha de luchar contra un ejército nazi que, a pesar de superarles en número y en armamento, se encuentran al borde de la desesperación, pues por aquel entonces su derrota ya estaba cantada.

Reseña: David Ayer se dio a conocer con una trilogía (Vidas al límite, Dueños de la calle y Sin tregua), sobre la batalla campal que se produce cada día entre policías, mafias, delincuentes y corruptos en los barrios de Norteamérica. Tras adaptar los Diez negritos a un contexto militar capitaneado por Arnold Schwazenegger en Sabotage (¡toma ya!), Ayer viaja a la Alemania del ocaso de la 2ª Guerra Mundial para meterse de lleno en un conflicto mucho más extremo en el que los códigos morales prácticamente no existen, salvo, si acaso, la lealtad entre compañeros de trinchera.

Fury2

La película está ambientada en un momento en el que a pesar de que la guerra estaba prácticamente ganada, aún quedaban soldados aliados luchando contra unos nazis encolerizados, incapaces de rendirse. Este dato es importante porque Ayer repara mucho en el agotamiento de los soldados, en lo quemados y desequilibrados que se encuentran al haber presenciado mil y un horrores, en que una guerra es sucia y sangrienta de principio a fin y que quien la vive jamás volverá a ser el mismo. La magnificencia y glorificación que suele imperar en las producciones bélicas es sustituido por el fango, el pesimismo, las miserias humanas y la brutalidad propias de un conflicto de esta magnitud, con escenas y planos que no escatiman en crueldad y retorcida y grisácea belleza.

Fury

Toda la acción la vemos a través del punto de vista de un chaval, encarnado por Logan Lerman, que llega al escuadrón liderado por un impecable (e implacable) Brad Pitt para reemplazar a un compañero caído. Este novato, de experiencia en combate nula y con un bagaje más cultural que combativo, pasa del horror y el pudor inicial a contagiarse de la ira acumulada por sus colegas de tanque, entre los que destaca el encarnado por Shia LaBeouf por cómo implementa sus fuertes convicciones religiosas a sus funciones como soldado. En la guerra, ni los americanos son unos santos ni los nazis unos demonios; ambos bandos son capaces de cometer barbaridades y, en algunas ocasiones, mostrar un atisbo de humanidad al tender la mano al que lo necesite.

Fury3

Corazones de acero es el repelente y desacertado título que le han endosado en España a Fury, un filme que, a pesar de arrastrar algunos tópicos y lugares comunes del cine comercial y de bajar el listón en su tercer acto, resulta ser una estimulante adición al género bélico por sus crudas e intensas escenas de combate (el enfrentamiento entre los dos tanques es magnífico), por su ausencia de confort y por el retrato agónico y desmoralizante que realiza sobre aquellos que tras sobrevivir a cientos de batallas no encuentran otra salida que luchar hasta que los derriben.

8/10