5/11/15

Despedidas

Poster Truman

Dir.: Cesc Gay
Int.: Ricardo Darín, Javier Cámara, Dolores Fonzi, Oriol Pla, Elvira Mínguez, Àlex Brendemühl, Javier Gutiérrez, Eduard Fernández
¿De qué va?: Julián recibe la inesperada visita de su amigo Tomás, que vive en Canadá. Los dos hombres, acompañados del fiel perro de Julián, Truman, viven cuatro días llenos de momentos emocionantes y sorprendentes, inducidos por la complicada situación por la que está atravesando Julián.

Reseña: Afrontar la muerte nunca es fácil, sobre todo cuando es alguien cercano quien se está preparando para la visita de la Parca. Hace poco vimos cómo su aceptación puede marcar el fin de la adolescencia en la estupenda Yo, él y Raquel, y ahora, con Truman, comprobamos que ni a los cincuenta y tantos años somos capaces de abordarla con… ¿eficiencia? ni de hablar directamente de ella, porque sigue siendo uno de los grandes tabúes de la sociedad humana, y siempre cuesta decir adiós cuando sabes que ya no se producirá ningún reencuentro.

Truman

En los cuatro días que pasan juntos los dos amigos que protagonizan el film, da tiempo para demostrar cómo actuamos ante una situación tan delicada, tanto desde el punto de vista de quien sabe que su fin está cerca como de aquellos que, impotentes, intentan al menos que sea feliz el tiempo que le queda, intentando resolver los asuntos que se dan en estas circunstancias, desde buscar un nuevo hogar para el perro, hasta resolver situaciones absurdamente protocolarias, como elegir el ataúd o la urna en la que “quieres” que reposen tus restos. Todo tratado con un saludable sentido del humor, interrumpido cuando se piensa en el momento en el que no habrá cabida para más risas. Pero para lo que no hay tiempo es para que esos dos amigos se digan lo mucho que han significado el uno para el otro, pero como en la vida misma eso no ocurre, y es que hay veces en las palabras no salen, sobran e incluso resultan incómodas.

Truman2

Truman emociona por su ausencia de discursos y de frases manidas. Basta un abrazo o las lágrimas contenidas de sus actores para sentirse profundamente conmovido. Ricardo Darín y Javier Cámara comparten una química profundamente natural y empática, realizando ambos unas interpretaciones en absoluto afectadas, arropados por un plantel de caras conocidas del cine español que enriquecen su periplo crepuscular, incluyendo, cómo no, a ese cariñoso y corpulento perro que supone una de las mayores preocupaciones del personaje de Darín y de cualquiera que tenga y quiera a su mascota, que no es otra que el momento de separarse de un ser que te ha dado tanta compañía y amor incondicional durante muchos años. Al terminar la película, no habremos aprendido nada sobre cómo lidiar con la muerte, pero nos sentiremos aliviados al reconocer que no somos los únicos a los que se les atragantan las despedidas.

8/10