30/10/14

Paradigma hipster

Poster God Help the Girl

Dir.: Stuart Murdoch
Int.: Emily Browning, Olly Alexander, Hannah Murray, Pierre Boulanger, Cora Bisset, Sarah Swire, Mark Radcliffe, Stuart Maconie
¿De qué va?: Eve, una joven australiana internada en un hospital de Glasgow, escribe canciones para superar los problemas emocionales que la han llevado hasta allí. Un día conoce a James y a Cassie, dos músicos que, al igual que ella, se encuentran en plena encrucijada vital, y los tres deciden fundar una banda.

Reseña: En el año 2004, el vocalista del grupo indie-pop Belle & Sebastian, Stuart Murdoch, compuso una serie de temas que él mismo no consideró apropiados para el grupo porque tenían un sonido y unas letras más propios de una “banda de chicas”. Así pues, en 2009 lanzó un álbum, God Help the Girl, en el que una serie de cantantes y vocalistas femeninas prestaban sus cuerdas vocales para dar forma a las canciones, aunque Murdoch siempre pensó en ellas como la banda sonora de una película musical. Años más tarde y con la ayuda de una exitosa campaña de crownfunding, el sueño de Murdoch se hizo realidad, con una ópera prima cinematográfica titulada God Help the Girl.

God Help the Girl

La película es la materialización de los sentimientos que evoca el proyecto musical de Murdoch en particular y las canciones de Belle & Sebastian en general, quienes ya estaban en marcha mucho antes de que el concepto ‘hipster’ saliera a la palestra. Así, la melancolía otoñal, las contradicciones juveniles, el optimismo grisáceo y la tristeza retroalimentada reinan en un filme cuya principal flaqueza reside en un hilo narrativo muy endeble. Básicamente, la historia gira en torno a las tribulaciones de la protagonista, cuyo comportamiento a veces resulta caprichoso e incomprensible, y a sus intentos de escapar del hoyo en el que está sumida con la ayuda de dos jóvenes que quieren comenzar una banda. Murdoch confía plenamente en el potencial de las canciones al tiempo que descuida lo que acontece entre una y otra: en ocasiones diálogos interesantes, en otras, trámites poco sustanciosos para pasar a la siguiente pista.

God Help the Girl3

Las carencias de God Help the Girl quedan más o menos cubiertas gracias al encanto que desprenden sus pegadizos temas y su trío protagonista, con una Emily Browning en cabeza que parece interpretar una versión indie y alternativa de su personaje en la menospreciada Sucker Punch. Si tienes alergia a todo lo que tenga que ver con la subcultura hipster probablemente la aborrezcas; no hace apología pero trae consigo algunos de sus tics más reconocidos, como el rollito vintage. No es un espectáculo musical ni pretende serlo, es más bien un teatrillo artesanal, honesto y humilde, retocado con un filtro de Instagram. Eso sí, me parece inconcebible que la estupenda canción que da título a la película no tenga su hueco en la misma más allá de cuatro versos tarareados, ni siquiera en los créditos finales.

7/10