5/12/14

Cucos y coquetos

Poster Los pinguinos de Madagascar
Dir.: Simon J. Smith, Eric Darnell
¿De qué va?: El comando de pingüinos formado por Capitán, Kowalski, Rico y Soldado abandona el circo donde sus amigos del zoo de Nueva York se han instalado para embarcarse en una aventura que los llevará a diferentes puntos del planeta, y a aliarse con la sofisticada organización de animales espías conocida como Viento Norte, para impedir que un resentido pulpo lleve a buen puerto su malvado plan.

Reseña: La primera película de Madagascar pudo gustar más o menos, pero todos estuvimos de acuerdo en que el mayor volumen de carisma y comicidad provenía de la cuadrilla de los pingüinos y los lemures, de ahí que unos y otros fueran escogidos para gozar de su propia serie de televisión. La falta de chispa de los protagonistas de la franquicia se solventó bastante con una tercera parte muy alocada y trepidante, pero Dreamworks, a quien la jugada del spin-off ya le funcionó muy bien con El gato con botas de Shrek, no ha querido pasar la oportunidad de sacar una película protagonizada única y exclusivamente por los pingüinos de Madagascar.

Pinguinos de Madagascar3

Tras un estupendo prólogo que nos descubre el origen del cuarteto y que enlaza con Happy Feet y Locos por el surf, anteriores y estupendas incursiones animadas a la sociedad pingüina, la película arranca con Capitán y sus colegas pirándose del circo para infiltrarse en un complejo de alta seguridad. Podría parecer que buena parte de las bromas estarán enfocadas a parodiar el género de agentes secretos, pero desafortunadamente, pronto quedan reducidas a las intervenciones de Viento Fuerte, la organización de animales espías que lidera un perro con la voz de Benedict Cumberbatch (en su versión original), y sus numerosos gadgets. Al menos, estos personajes que ocupan el hueco secundario dejado por los pingüinos no desentonan y tienen su gracia.

Pinguinos de Madagascar2

Este spin-off sigue la fórmula de Madagascar 3: De marcha por Europa de no ofrecer descanso al espectador a través de una historia contada a ritmo vertiginoso, con una alocada secuencia de persecución en los canales de Venecia, algunos chistes que son un guiño para los adultos, otros demasiado infantiles, mucho juego de palabras, mucho humor absurdo y una moraleja para toda la familia, sobre la importancia de la familia (sin necesidad de lazos de sangre), de la amistad y de confiar en la capacidad y autosuficiencia de las personas infravaloradas y sobreprotegidas.

Pinguinos de Madagascar1

El show arranca mucho mejor de como termina, sobre todo porque el enfrentamiento final con el villano se alarga demasiado y satura un poco. Con los spin-off siempre se corre el peligro de que lo que funciona en pequeñas dosis pierda toda su gracia cuando pasa a primer plano. Afortunadamente, esto no pasa con los pingüinos de Madagascar, pero la escasa ambición de la película, que no va más allá de ofrecer un rato de risas para todos los públicos, impide que estos carismáticos pingüinos se luzcan como deberían. Ni imprescindible ni innecesaria, pero eso sí, entrañable y simpática un rato largo.

6/10