13/8/17

Todas las canciones hablan de Baby

Poster Baby Driver

Dir.: Edgar Wright
Int.: Ansel Elgort, Kevin Spacey, Lily James, Eliza González, Jon Hamm, Jamie Foxx, Jon Bernthal, CJ Jones
¿De qué va?: Baby, un joven y talentoso conductor especializado en fugas, depende del ritmo de su banda sonora personal para ser el mejor en lo suyo. Cuando conoce a la chica de sus sueños, Baby ve la oportunidad perfecta para abandonar su vida criminal y empezar una nueva vida. Pero tras años trabajando fielmente para un jefe del crimen, deberá dar la cara cuando un malogrado golpe amenaza todo aquello que le importa.

Reseña: Hace apenas unas semanas, un portavoz de Apple contó que tanto el iPod Shuffle como el iPod Nano dejarán de ser comercializados por la compañía, corriendo la misma suerte del modelo Classic hace unos años. Los reproductores de música portátiles están siendo reemplazados por móviles que ya son más utilizados para cualquier cosa que para cumplir su función primigenia: llamar a alguien. Nadie había pedido un tributo al iPod, pero Edgar Wright se lo ha hecho en su última película, Baby Driver, que ejerce de homenaje tanto a los mp3 y sucesores como al subgénero de atracos de regusto más clásico,, con todo el estilo que caracteriza al director de la trilogía del corneto y de Scott Pilgrim contra el mundo.

Baby Driver3

Quien haya ido por la calle escuchando música (por los auriculares, no como los trogloditas que van con un altavoz pensando que nos están haciendo a todos un favor por obligarnos a oír su m****** de música) y haya experimentado esa ilusión/deseo de protagonizar su propio videoclip verá su sueño hecho realidad a través del protagonista de esta historia, un chaval que tiene en su colección de Ipods diferentes playlists para cada situación, así como para paliar el pitido constante que padece en su oído y para ser el mejor en su trabajo, que no es otro que conductor de huidas de atracos. No es sólo que la larga selección musical de la película sea nutrida, heterogénea (jazz, rock, r&b, blues..) y repleta de joyas atemporales y escondidas, sino que los temas resultan curiosos y nada obvios acompañantes para cada situación y  están perfectamente integrados en la narración, formando junto con los efectos sonoros, la cámara, el montaje y la coreografía de la acción un conjunto perfectamente rítmico y sí, guay, pero sin resultar nunca forzado. Nada está colocado al azar y todo fluye en perfecta armonía.

Baby Driver

Afortunadamente, la película resulta más imprevisible de lo que cabría esperar: la narración depara un buen puñado de sorpresas a partir del momento en el que todo empieza a venirse abajo para los personajes, mientras que Baby no es el hierático héroe en la línea del Ryan Gosling de Drive que se dejaba entrever en los avances; más bien es un chaval con una afición por la música un tanto curiosa y que se maneja con maestría ante el volante, pero que sonríe, siente, padece y que cobra vida con desenvoltura y empatía gracias a Ansel Elgort. La cinta también cuenta con un par de trabajos estelares por parte de Jon Hamm y Kevin Spacey, pero es una lástima que no le saque más partido a la escueta cuota femenina, reducida al recuerdo de la difunta y angelical madre, la chica soñada dulce como el almíbar (Lily James) y la latina cachonda (Eliza González). Lo de Wright nunca ha sido la representación femenina, pero ya va siendo hora de corregir ese punto débil de sus guiones.

Baby Driver2

Si el grueso de películas que se cocinan en Hollywood son comida basura de digestión rápida, Baby Driver es una hamburguesa gourmet, hecha con ingredientes cuidadosamente seleccionados, esmero y dedicación. Sí, no deja de ser un trozo de carne dentro de un pan, pero sabe tan bien que te da igual que hayas podido ganar algún kilo mientras la devorabas, porque sabes que pasará mucho tiempo hasta que vuelvas a probar algo así. Podría continuar con las metáforas culinarias, pero creo que la idea ya ha quedado bastante clara. Baby Driver mola y merece ser guardada como aquella playlist de canciones que rescatamos para rememorarla y disfrutarla de tanto en tanto. ¡Tequila!

(8/10)


8/8/17

O.C: El secreto de vivir (1936)

¿De qué va?: En los años de la Gran Depresión, un ingenuo joven de provincias llamado Longfellow Deeds viaja a Nueva York para hacerse cargo de una herencia de veinte millones de dólares que le ha dejado su tío. Allí conocerá a una encantadora muchacha de la que se enamora, ignorando que también es la periodista encargada de seguir sus pasos y ridiculizarlo en artículos de prensa.

Reputación: Originalmente, Frank Capra iba a rodar Horizontes lejanos (1937) tras terminar Estrictamente confidencial (1934), pero su estrella protagonista, Ronald Colman, no pudo acabar otros compromisos a tiempo, así que el director decidió hacer El secreto de vivir (Mr. Deeds Goes to Town) mientras tanto. Desde el principio, Capra estaba convencido de que Gary Cooper sería perfecto para el papel de Longfellow Deeds, así que el rodaje tuvo que esperar 6 meses a que el actor estuviese disponible, lo cual le costó a la producción un extra de 100.000 dólares. Carole Lombard iba a asumir el rol estelar femenino, pero se echó atrás tres días antes del comienzo de rodaje para trabajar en Al servicio de las damas (1936), provocando que el rodaje arrancase sin actriz protagonista. Jean Arthur fue escogida como su sustituta después de que Capra convenciese a uno de los jefazos del estudio de que era la elección ideal tras hacerle escuchar su voz sin visualizar su rostro. La película fue un éxito ganador del Oscar a mejor director y nominado en las categorías de película, actor protagonista, guion y sonido. Columbia y Capra tuvieron la intención de rodar una secuela, en la que también contarían con Gary Cooper y Jean Arthur como protagonistas, titulada Mr. Deeds Goes to Washington, y basada en la historia The Gentleman from Wyoming de Lewis R. Foster. Finalmente se descartó la idea pero el relato sirvió de base para Caballero de espada, también con Capra y Arthur pero con James Stewart como actor principal. Sí que se hizo un remake, Mr. Deeds (2002), protagonizado por Adams Sandler y Winona Ryder, con el dudoso honor de haber sido nominado a tres premios Razzie.

Mr. Deeds Goes to Town

Comentario: Clasiquísimo cine clásico (valga la redundancia) y máximo exponente de la magia “made in Capra”. Un tipo más bueno que el pan demuestra que es más perspicaz de lo que parece cuando diversos buitres intentan que la fortuna que ha heredado de su tío sea destinada a fines poco honestos… pero también resulta que el amor le ciega, impidiéndole ver que la muchacha a la que corteja está tomando nota de cada uno de sus movimientos para vender más periódicos mofándose de su peculiar actitud. Ya en los años 30 el mundo era un lugar donde la honestidad y la bondad eran recibidas con recelo, pero no hay mejor remedio que una película de Capra, con su impecable labor en la puesta de escena y dirección de actores, para volver a tener fe en la humanidad, sobre todo si termina en un juicio donde se determina si alguien sólo puede ser generoso y tener conciencia social padeciendo una enfermedad psicológica. Al igual que Deeds, Capra era optimista y honrado pero no tenía ni un pelo de tonto.

Próximo visionado: 2001: Una odisea del espacio (1968)

4/8/17

Itinerario de estrenos de agosto 2017

Estrenos_Agosto


Atómica (Atomic Blonde): Adaptación cinematográfica de la novela gráfica The Coldest City de Antony Johnston dirigida por uno de los directores de John Wick, David Leitch. Charlize Theron (Fast & Furious 8) da vida a Lorreine Broughton, una espía que reparte estopa a diestro y siniestro mientras intenta encontrar una lista con los nombres de todos los agentes del MI6 que trabajaban encubiertos en el Berlín oriental, poco antes de la caída del muro. James McAvoy (Múltiple), Sofia Boutella (La momia), John Goodman (Kong: La isla Calavera), Eddie Marsan (Su mejor historia) y Toby Jones (Morgan) acompañan a la actriz sudafricana en esta película de acción definida como el “John Wick femenino” y que ha recibido críticas mayoritariamente positivas, aunque el desarrollo de su historia no haya sido lo más destacado ni mucho menos.
Estreno: 4 de agosto.


La seducción (The Beguiled): Remake de El seductor, película de 1964 protagonizada por Clint Eastwood, a su vez se basaba en una novela de Thomas Cullinan, y que fue descrita como “pesadilla misógina”. Ahora, Sofia Coppola (The Bling Ring) ha decidido volver a contar desde el punto de vista femenino esta historia sobre un soldado confederado herido que es rescatado por las mujeres que residen en una escuela para señoritas del sur. Si bien al principio es recibido con recelo, poco a poco el muchacho empezará a conquistar el corazón de todas y cada una de ellas, enrareciendo el ambiente de la escuela por culpa de los celos. Colin Farrell (Animales fantásticos y dónde encontrarlos), Nicole Kidman (Big Little Lies), Kirsten Dunst (Figuras ocultas), Elle Fanning (20th Century Women) y Angourie Rice (Spider-Man: Homecoming) protagonizan el film, objeto de muy buenas críticas por parte de la prensa especializada y ganador de la Palma de Oro del Festival de Cannes a la mejor dirección, primera vez en 50 años que una mujer gana dicho galardón y la segunda en los 70 de vida del festival.
Estreno: 18 de agosto.

2/8/17

Actriz del mes: Nicole Kidman

Nicole Kidman17


Méritos: El pasado 20 de junio Nicole Kidman cumplió 50 años, justo en uno de los momentos más dulces de su carrera: cuarta nominación al Oscar, segunda al Emmy y premio especial en la 70ª edición del Festival de Cannes, donde fue la indiscutible reina al presentar con éxito tres largometrajes y una serie. Y sin embargo, sigo teniendo la impresión de que lo primero que nos viene a la cabeza cuando la vemos en pantalla es si se habrá hecho algo en la cara o no. Porque somos producto de una sociedad que se obsesiona con el canon de belleza establecido y que destroza sin piedad a aquellos (sobre todo aquellas) que fallan intentando ajustarse a él el máximo tiempo posible para poder seguir trabajando. La clave no está en ser natural, sino en operarse bien y que no se note.

Dejando a un lado el cansino tema del botox, es momento de celebrar la carrera de esta actriz australiana que siempre ha estado por encima de los escándalos y las polémicas que la rodeaban. Kidman es una jabata que no ha parado de trabajar desde que comenzó su carrera hace 34 años, siendo encumbrada como la mejor actriz del mundo a principios de los años 2000 para poco después ser dada por perdida por muchos entre películas olvidables, fracasos de taquilla y aquello de lo que hablamos en el primer párrafo. Sin fracaso ni riesgo hay éxito, de ahí que cuando Nicole se equivoca con sus proyectos el golpe duele, pero cuando acierta nos recuerda lo grande que puede llegar a ser. Aún conmocionados por su descarnada y quebradiza interpretación en Big Little Lies (tendría el Emmy garantizado si no fuera por la fortísima competencia que hay en su categoría este año), llega a la cartelera española dando vida a la directiva de una escuela para señoritas sureñas de La seducción, el nuevo film de Sofia Coppola, quien declaró haber escogido a Nicole para el papel porque la disfruta más en papeles retorcidos. Por suerte para ella y para todos nosotros la volveremos a ver antes de que acabe el año explorando una vez más su lado tenebroso en El asesinato de un ciervo sagrado, lo nuevo del griego más maquiavélico, Yorgos Lanthimos. Y para el año que viene, se atreverá a ejercer de matriarca de Aquaman, demostrando que ni las profundidades del océano se le resisten. God Save the Queen.

The Beguiled_Nicole Kidman



Lo mejor de lo mejor de Nicole Kidman

6. To Die For – Todo por un sueño (Gust Van Sant, 1995)

Con Suzanne Stone empezó todo y nació la promesa de que Nicole Kidman era más lista que el hambre y podía ser mucho más que la esposa pelirroja a la sombra de Tom Cruise. La actriz asimiló la ambición de su personaje pero no tuvo que seducir a unos adolescentes para asesinar a su marido y así lanzar su carrera al estrellato; bastó con separarse de él y empezar a llevar tacones otra vez. Suzanne es una astuta cabeza hueca obsesionada con la televisión cuando presentar el tiempo en el noticiario lo era todo, y un más que probable referente para las “divinas” de Chicas malas, y por eso nos gusta tanto.

To Die For


5. The OthersLos otros (Alejandro Amenábar, 2001)

Cuando aún era raro que una estrella se moviera de Hollywood para trabajar en una producción y con un director foráneos, más aún si este último era un desconocido, Nicole Kidman se puso a las órdenes de Alejandro Aménabar en un film de terror gótico que a día de hoy sigue siendo la película española más taquillera de la historia con 209 millones de dólares recaudados. Nicole dotó de fuerza, severidad y angustia a Grace, que pese a hacer todo lo posible por proteger a sus hijos tras la marcha de su marido a la guerra no fue capaz de protegerlos de sí misma. Escenas como el primer plano del grito con el que arranca el film o el de las sábanas son ya icónicos del cine español y de la carrera de Kidman.

The Others


4. Dogville (Lars Von Trier, 2003)

Dicen las malas lenguas que Nicole Kidman acabó tan harta del rodaje de Dogville que se negó a continuar con la trilogía que tenía pensada de antemano Lars Von Trier, conocido por torturar a sus actrices. Cierto o no, Kidman brilla con luz propia en un escenario exento de cualquier elemento que pueda distraer de la narración y de ella misma, pasando de víctima de la doble moralidad cristiana a verdugo sin piedad de aquellos corderos que acabaron revelándose como lobos corrompidos por el poder. Una genialidad de escenografía y de mala leche por parte del amigo Von Trier en la que la australiana volvió a demostrar que nadie sabe sufrir como ella.

Dogville


3. Birth - Reencarnación (Jonathan Glazer, 2004)

Si hay una película que merece ser reivindicada más que ninguna en la extensa carrera de Nicole Kidman, ésa es Reencarnación. Tras rodearse de una absurda polémica debido a la escena en la que actriz comparte una bañera con un menor de edad, la película recibió críticas muy polarizadas, aunque su protagonista salió indemne de todas ellas. Con un nada casual look a lo Mia Farrow en La semilla del diablo, Nicole convenció a propios y extraños de que una mujer podía convencerse a sí misma de que un niño era la reencarnación de su difunto marido. Ese interminable primer plano en el que Anna decide creer durante una visita a la ópera o el dolorosamente bello y melancólico final en la playa son dos de los momentos culmen de una de las películas más incomprendidas e infravaloradas del siglo XXI.

Birth


2. The Hours – Las horas (Stephen Daldry, 2002)

Es una elección obvia pero no por ello menos necesaria. Nicole hizo algo más que camuflarse bajo una nariz postiza y aprender a escribir con la mano derecha para dar vida a Virginia Woolf; se mimetizó en ella y supo transmitir toda la inteligencia, la frustración y el carácter que sabemos que tuvo la escritora gracias a sus obras y a las biografías sobre su figura. Si bien todas las actrices de la película están para ponerles un altar, como detonante y matriz de la historia, Kidman estuvo más que a la altura de las circunstancias y por ello ganó todos los premios habidos y por haber de aquel año.

The Hours


1. Moulin Rouge! (Baz Luhrman, 2001)

Moulin Rouge siempre será una de las experiencias más alucinantes que he vivido en una sala de cine, y Satine aglutina todas las virtudes de Nicole Kidman como actriz: tan dotada para la comedia como para el drama, tan payasa como sexy, se deja la piel en la interpretación hasta tal punto que sufrió una torsión en el tobillo que le afectó en los rodajes posteriores y le impidió trabajar en La habitación del pánico. Pero sobre todo, Nicole nos robó el corazón como una ambiciosa cortesana que pone en riesgo su ansiada carrera como actriz por un amor idílico y único, y así nos lo hizo creer con cada verso cantado y sentido en la película. Pase lo que pase, el Moulin Rouge fue y siempre será Nicole Kidman.

Moulin Roge


Extras:

Tráiler de La seducción

Actors on Actors: Nicole Kidman y Ewan McGregor

Nicole Kidman sobre Big Little Lies: Close Up With THR

73 Questions with Nicole Kidman – Vogue

Keith Urban & Nicole Kidman: The Fighter