4/2/16

Invisibles

Poster Spotlight

Dir.: Thomas McCarthy
Int.: Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery, Stanley Tucci, Brian D’Arcy James, Billy Crudup
¿De qué va?: Cuando el equipo de reporteros de la sección Spotlight del periódico Boston Globe ahonda en los alegatos de abuso dentro de la Iglesia Católica, descubren en su investigación el encubrimiento llevado a cabo durante décadas por partes de las altas esferas de organizaciones religiosas, legales y gubernamentales en Boston, desatando una ola de revelaciones en todo el mundo.

Reseña: La instantaneidad es uno de los principales valores del periodismo en la era digital. Tener la primicia y mantener informado de la última hora está más en boga que nunca debido al crecimiento de periódicos digitales que cambian de titulares constantemente, y a que cualquiera puede ejercer la labor de reportero gracias al teléfono móvil, que además ya permite grabar en alta definición. Pero hubo una época, no muy lejana, en la que el intrusismo en la labor periodística no era tal, los tiempos para elaborar una noticia o una investigación eran más respetados, y toda la información no se encontraba a golpe de ratón, sino a través de recortes, archivos, documentación en papel y auténtica labor de campo. Spotlight es un vivo retrato de aquella época.

Spotlight

El film de Tom McCarthy rezuma nostalgia por aquel tiempo en el que era posible que un pequeño grupo de reporteros en plantilla se dedicase a seguir una única noticia durante meses pero, a diferencia de La verdad, film reciente que también homenajeaba la labor de investigación de raza, no centra su discurso en el ensalzamiento de la figura del periodista y las circunstancias y presiones que le impiden hacer bien su trabajo, sino en la propia elaboración de la noticia, en este caso, los terribles abusos sexuales a niños llevados a cabo por sacerdotes y el consecuente encubrimiento por parte de la Iglesia. La película recrea cómo los periodistas del Boston Globe fueron tirando del hilo hasta llegar al fondo de la cuestión de forma clara, rigurosa y apasionante, emergiendo a través de ella cuestiones relativas a la profesión, como la importancia del tiempo, la ubicación y la posición de una noticia, y la responsabilidad para y con los afectados, así como otras de carácter global como la forma en la que los altos poderes lavan sus trapos sucios, o el silencio colectivo actuando como cómplice de los delitos sexuales.

Spotlight2

El guión de la película toca todos los palos que la trama le permite, pero mantiene a sus protagonistas fuera de foco, pues gran parte del tiempo les vemos únicamente haciendo su trabajo. Esto, que ha sido una de las principales críticas que se le han achacado a la cinta, es desde otro enfoque uno de sus principales atractivos, pues ellos actúan únicamente como comunicadores y transmisores de la auténtica protagonista, la noticia, y eso es un valor intrínsenco del buen periodismo. Todos los dilemas morales que puedan surgir a partir de preparar una bomba informativa como esa están ahí, en cada personaje: el remordimiento de no haber actuado antes de Michael Keaton, el temor a hacer daño a una persona querida de Rachel McAdams, la rabia que surge ante la injusticia de Mark Ruffalo, o el terror de descubrir que la maldad está más cerca de lo que crees y no poder hacer nada al respecto de Brian D’Arcy James. Más implicación emocional habría sido incurrir en el sensacionalismo y esa es una línea que la película no se permite cruzar jamás. Basta un coro infantil entonando Silent Night para ponernos los pelos de punta.

Spotlight3

El reparto de Spotlight hace un esfuerzo grupal, como un equipo de investigación, en el que su éxito reside en el trabajo coordinado de todos, no en los logros individuales. Mark Ruffalo es quien quizás tiene el rol más “premiable” por la visceralidad de su personaje, pero todos realizan una gran labor, pero fácilmente menospreciable por no ser una exhibición de ego actoral. En estos tiempos, resulta realmente loable una propuesta de este calibre, en la que el equipo artístico implicado se encuentre al servicio de la historia, dejando a un lado el lucimiento personal con tal de diluirse y centrar la atención en lo que realmente importa, en hacer llegar al mundo la tropelía que se ha realizado con aquellos individuos que han permanecido invisibles durante tanto tiempo, subyugados por aquellos que se valieron de su poder para aprovecharse de ellos (es muy significativo que en los créditos finales no se mencione que el reportaje ganó un premio Pulitzer). Spotlight es cine histórico, cine de denuncia y cine en mayúsculas.

9/10