6/5/15

Amigos que amortiguan golpes

Poster A cambio de nada

Dir.: Daniel Guzmán
Int.: Miguel Herrán, Antonio Bachiller, Luis Tosar, Miguel Rellán, María Miguel, Antonia Guzmán, Patricia Santos, Felipe García Vélez
¿De qué va?: Darío, un chaval de dieciséis años, decide escapar de casa para evadirse de sus problemas en el instituto y con sus padres, que están atravesando un difícil proceso de divorcio. Gracias a la ayuda prestada por Luismi, su vecino y mejor amigo de siempre, y por otras personas que va conociendo, consigue mantenerse por su cuenta durante un verano que le cambiará la vida.

Reseña: Los golfos de Carlos Saura y Los chicos de Marco Ferrari, ambos del 59, fueron pioneros de dos temáticas interrelacionadas que se repetirían en los años venideros dentro de la cinematografía española: los primeros, del conocido como cine quinqui, sobre las vivencias de jóvenes delincuentes callejeros, y los segundos, de las historias protagonizadas por chavales en pleno rito de paso hacia la madurez, también llamado Coming of Age. Al no haber costa en Madrid, ni los golfos ni los chicos tuvieron la oportunidad de correr hacia el mar dejando atrás todos sus problemas como Antoine Donnell en Los cuatrocientos golpes, pero sí que encontraron en la amistad y la camaradería entre colegas un bálsamo con el que poder sobrellevar la dura realidad cotidiana y el sofocante calor de la ciudad en verano, estación clave en toda historia del fin de la niñez que se precie.

A cambio de nada

A cambio de nada, ópera prima de Daniel Guzmán y gran triunfadora de la 18ª edición del Festival de Cine Español de Málaga, es una fusión entre la película de Saura y la de Ferrari, adaptada a los tiempos que corren. Sin embargo, a pesar de los smartphones, las redes sociales y el Whatsapp, los grandes temas siguen siendo los mismos que hace cincuenta años: el desarraigo familiar, la revolución hormonal, el sueño de la emancipación prematura, la delincuencia como válvula de escape… El principal hallazgo del relato de Guzmán radica en la ruptura del microcosmos juvenil para introducir adultos que, tanto ejercen de reemplazo de la figura materna/paterna, como de presagio de un futuro solitario y poco esperanzador si no se produce algo drástico que cambie el rumbo de la vida del chaval.

A cambio de nada3

La película sale muy beneficiada del carisma y la veracidad que transmiten tanto sus actores profesionales como los novatos. Los jóvenes protagonistas, Miguel Herrán y Antonio Bachiller, son grandes descubrimientos; el primero se desenvuelve muy bien en las escenas más dramáticas, mientras que el segundo es muy eficaz en los momentos cómicos, y ambos desprenden una química tremenda. La participación de Luis Tosar se entiende como muestra del entusiasmo del actor por el proyecto y para incluir un rostro popular en el reparto, pues su participación es muy pequeña y no es tan destacable como la de los “padres adoptivos” del protagonista, Felipe García Vélez y, sobre todo, Antonia Guzmán, abuela del director y de todos nosotros, por entrañable, divertida y tierna, con ese poso de melancolía característico de todas las yayas.

A cambio de nada1

Más vale caer en gracia que ser gracioso, y por eso, A cambio de nada es una película que, sin ofrecer nada especialmente trascendental, conecta fácilmente con el público, porque sustituye la a menudo cargante crítica social por buen sentido del humor, resultando prácticamente imposible no sentir empatía por este grupo de inadaptados que encuentran en la amistad el refugio perfecto para ser quienes son en realidad y no lo que el entorno les ha inducido a ser.

7/10