8/7/16

Deconstruyendo el luto

Poster Demolicion

Dir.: Jean-Marc Vallée
Int.: Jake Gyllenhaal, Naomi Watts, Chris Cooper, Judah Lewis, Heather Lind, C.J. Wilson, Polly Draper, Malachy Cleary, Debra Monk
¿De qué va?: Davis es un exitoso banquero de inversión que se enfrenta a la pérdida de su esposa en un accidente de coche. Con la ayuda de la representante del servicio al cliente de una empresa de máquinas expendedoras y de su hijo, Davis comienza un proceso de reconstrucción, empezando con la demolición de la vida que una vez conoció.

Reseña: En Perdida (2014), un hombre se convertía en el principal sospechoso de la desaparición de su esposa por tener una actitud que no se correspondía con la del típico marido consternado. A raíz de ello, la escritora Gillian Flynn reflexionaba sobre las construcciones sociales y el peligro de juzgar a una persona porque no reaccione o se comporte como la sociedad considera que debe hacerlo. Algo parecido le ocurre al protagonista de Demolición, pues tras el fallecimiento de su esposa, es incapaz de expresar aflicción o cualquier sentimiento afín, a la par que desarrolla una nueva vocación por destrozar cosas, algo que causa perplejidad en sus suegros, que llevan un proceso de luto más tradicional.

Jake Gyllenhaal as "Davis"  in DEMOLITION. Photo Courtesy of Fox Searchlight. © 2016 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

El canadiense Jean-Marc Vallée ya llevó al cine una historia sobre el duelo con Alma salvaje (2014), en la que una mujer se sobreponía de la espiral de adicción y promiscuidad en la que se había sumergido tras la muerte de su madre yéndose de caminata a través del Sendero de las Cimas del Pacífico, una experiencia que recogió en el libro que sirvió de base para el film. En Demolición, el viudo, Davis, se sincera a través de la correspondencia epistolar que establece con la empleada del servicio al cliente de la empresa de máquinas expendedoras que inicia su afición por la destrucción: cuando algo no funciona, a veces la mejor solución es romperlo en mil pedazos. Así es como canaliza lo que ha supuesto para él la repentina muerte de su mujer, el brusco despertar de una vida en la que prácticamente actuaba como un muerto viviente, con una rutina muy marcada y sin un momento para pararse a pensar hacia dónde le estaba conduciendo.

Naomi Watts & Jake Gyllenhaal

Jake Gyllenhaal vuelve a reafirmarse como uno de los actores más entregados y astutos del panorama cinematográfico actual con una interpretación minuciosa a la hora de exteriorizar el caos mental por el que está atravesando su personaje. Un rol que a cargo de otro intérprete podría resultar fácilmente antipático y chulesco. pero con el que Gyllenhaal consigue que simpaticemos fácilmente, tal y como como le ocurre en la película a Naomi Watts, correctísima pero un tanto desaprovechada, sobre todo porque queda relegada cuando entra en escena su hijo en la ficción, encarnado por el debutante Judah Lewis, y con el que Davis establece una relación mucho más interesante que la que mantiene con su confidente y con su suegro, un Chris Cooper que vuelve a demostrar lo bien que se le da mostrarse vulnerable tras su arisca apariencia.

Demolicion3

Demolición cuenta además con un hábil montaje que alterna la realidad con pensamientos y fugaces recuerdos que contienen un significado más evidente del que presuponen sus responsables, y es que los derroteros de la narración resultan demasiado obvios, en contraposición con lo áspera que resulta la película al esquivar cualquier atisbo de sensiblería excesiva. Lo más significativo del film no es esa idea de que hay que destruir hasta los cimientos una vida para poder reconstruirla, sino que la catarsis llegue a través de esos pequeños gestos y tonterías por los que echaremos de menos a las personas que queremos.

7/10