13/8/16

Supervillanos domesticados

Poster Escuadron suicida

Dir.: David Ayer
Int.: Will Smith, Margot Robbie, Joel Kinnaman, Viola Davis, Jared Ledo, Jai Courtney, Cara Delevingne, Jay Hernandez, Scott Eastwood
¿De qué va?: La oficial de Inteligencia Amanda Waller tiene un plan: crear un grupo secreto de villanos custodiados por el Gobierno para destinarlos a misiones prácticamente suicidas a cambio de una rebaja de sus penas. Cuando el caos se desata en Midway City, llega el momento propicio para que Deadshot, Harley Quinn, Capitán Boomerang y demás, utilicen sus habilidades letales para salvar el mundo.

Reseña: Tres tráilers, muy bien editados y acompañados de la música perfecta (todo suena genial al ritmo del Bohemin Rhapsody) fueron suficientes para ponernos los dientes largos con Escuadrón Suicida. Sin embargo, cada avance que salía, más colorido y cómico que el anterior, nos hacía sospechar que la Warner no estaba segura de cuál era el tono que quería darle al film. El punto de inflexión se produjo ante el estreno de Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, pues lo que tendría que haber sido la sólida base sobre la que construir el universo cinematográfico de DC no obtuvo el rotundo éxito que se le pronosticaba. Por ello, el estudio se la jugaba tanto con Escuadrón Suicida que hizo todo lo posible para convertirla en el hit de masas que necesitaban cuando, en realidad, una película de estas características necesitaba de la libertad de la que gozó Deadpool para funcionar. Salta a la vista que no ha sido así.

SUICIDE SQUAD

Escuadrón Suicida tiene muchos problemas. Uno de los principales es el montaje. Terrible. En cuanto te guste un poco el tema de superhéroes la película será entretenida, desde luego, pero carece de ritmo interno nada más empezar, con la forma atropellada y deficiente de presentar a sus numerosos personajes, a base de flashbacks y fichas policiales. Ahí ya es evidente que la película se va a centrar en Deadshot y Harley Quinn, el resto viene a hacer bulto (lo de Slipknot da mucha vergüenza ajena), y aún así, los orígenes de la novia del Joker están muy mal gestionados. El film no es todo lo divertido y cafre que se cree, sino pura pose; los mejores gags ya estaban en los tráilers, la acción es rutinaria y poco imaginativa y esta pandilla de villanos es más blanda que la de la oveja Shaun. Oímos varios veces que Deadshot es un mercenario letal, que Harley Quinn está muy loca y que Capitán Boomerang es un gilipollas, pero jamás les vemos hacer nada que respalde la fama que precede a cada uno de ellos. De hecho, Will Smith hace de Will Smith, con la indispensable moralina familiar que mete en cada película que hace incluida. Ya no es una cuestión de que deberían soltar tacos y sangrar, que también, sino de que son demasiado “normales” para que el espectáculo sea todo lo salvaje que promete. Pero claro, poco más se puede hacer si querían mantener una calificación para todos los públicos.

SUICIDE SQUAD

En lo que respecta al guión, tiene líneas de diálogo que parecen escritas por un chaval de 15 años, abusa de ciertas soluciones (¿cuántos helicópteros se estrellan en el film?) y tiene varias incongruencias graves. El libreto de Deadpool era la cosa más sencilla del mundo, pero estaba reforzado a base de salidas de tono y estupideces hilarantes. Aquí no hay suficientes gags como para dejarnos llevar por su farragosa trama. Lo mejor, sin duda alguna, es Margot Robbie luciéndose como Harley Quinn, y situándose por encima de una película que no siempre resulta el mejor vehículo para convertirla en el personaje icónico que está llamado a ser. Habrá que esperar a ese spin-off centrado en su personaje y en el que se debería explorar mejor su relación con el Joker, un Jared Leto con escaso margen para demostrar su versión del archienemigo de Batman, pues el montaje no sólo suprime la parte más violenta de la relación de pareja de estos dos, sino que reduce al personaje a un gangster pintorreado que no hace prácticamente nada, confiando en que la fama que precede al personaje haga el resto.

EscuadronSuicida1

Cuando se defiende una película diciendo que “es entretenida”, entonces no hay mucho más que decir de ella. Hay suficientes películas de superhéroes y blockbusters veraniegos potentes como para tener que dar palmas ante un producto así, un vendehúmos en toda regla que, entre lo mucho que se recrea en el escultural cuerpo de Margot Robbie y los cachetes en el culo, posee un alarmante componente sexista. Conste que David Ayer me parece un buen director y Corazones de acero (Fury) la muestra de que era el indicado para un trabajo así, pero probablemente, las prisas por tener un guión listo rápido y la presión ejercida por un estudio preocupado en la franquicia que aspira a ser su buque insignia han hecho mella, dando como resultado una propuesta que se antojaba tan apetecible a priori como fallida a posteriori.

4’5/10