26/9/16

La importancia de tener un príncipe azul

Poster Bridget Jones Baby

Dir.: Sharon Maguire
Int.: Renée Zellweger, Colin Firth, Patrick Dempsey, Emma Thompson, Jim Broadbent, Gemma Jones, Sarah Solemani, Sally Phillips, Shirley Henderson, James Callis
¿De qué va?: Con 43 años recién cumplidos, Bridget decide disfrutar de su soltería, centrarse en el trabajo y rodearse de sus amigos. Pero su vida dará un giro radical cuando descubre que está embarazada y no sabe quién es el padre, si el eterno Mark Darcy o su nueva conquista, Jack.

Reseña: Hace 15 años, el estreno de El diario de Bridget Jones supuso una revolución en el género de la comedia romántica, al presentar a una heroína lejos de los cánones de belleza e idealismo de Hollywood (hasta cierto punto). Sin embargo, a pesar de ser una comedia muy bien armada, su supuesto feminismo se vino abajo de forma acelerada por culpa de Bridget Jones: Sobreviviré (2004), una secuela que parecía más bien la Scary Movie de la película original, convirtiendo a Bridget en una caricatura de sí misma que necesitaba desesperadamente a un hombre a su lado para arreglar su vida. Y ahora nos llega Bridget Jones’ Baby, en un momento en el que la rom-com está de capa caída y en un contexto social muy diferente al de cuando la conocimos. ¿Se habrá adaptado Bridget a los tiempos que corren?

Bridget (RenÈe Zellweger, r.) neben ihrer Kollegin Miranda (Sarah Solemani, l.)

Pues ya les digo que Bridget sigue siendo la misma de siempre, con bastantes kilos menos encima, eso sí, y sospecho que se trate más de una cuestión de imposición de la actriz que la interpreta que de una decisión creativa. También ha dejado de fumar, y parece un poco más obsesionada con el sexo, pero sigue siendo alegremente torpe, inoportuna y en ocasiones irritante, pero sin llegar a los niveles absurdos de su infame segunda entrega. Quizás haya tenido algo que ver el regreso de la directora de la cinta original, Sharon Maguire, y que Emma Thompson, aparte de interpretar a la perspicaz ginecóloga de Bridget, ha metido mano en el guión. Se perpetúa el esquema de triángulo amoroso que desembocará en la elección de Bridget por uno de los dos caballeros que la cortejan, pero hay bastantes situaciones genuinamente cómicas a lo largo de las dos horas que dura la cinta, si bien también hay unas cuantas demasiado pasadas de rosca.

Bridget (Renée Zellweger) beim Ultraschall mit ihrer Ärztin Dr. Rawling (Emma Thompson)

Lo curioso de la propuesta es que, en vez de haber optado por hacer un retrato realista e ingenioso de lo que significa ser una mujer soltera y embarazada a los cuarenta y tantos en el mundo actual, haciendo de paso que Bridget renuncie o reformule sus ideales románticos, se ha escogido el camino de siempre, o lo que es lo mismo: vender una idea de emancipación femenina que en última instancia se traduce en conservadurismo puro y duro… o no, o tal vez sea simplemente una cuestión de libertad de elección. La genialidad radica en que la película es tan consciente de sí misma que parodia el feminismo radical, con un homólogo de las femen que se interponen, literalmente, en el camino de Bridget hacia la vida que siempre ha soñado. Debería ser objeto de debate y polémica, pero un servidor, en vez de indignarse, aplaude una una jugada tan descarada como sorprendente.

Bridget (Renée Zellweger) im Arm von Mark (Colin Forth) und Jack (Patrick Dempsey)

Bridget Jones’ Baby no sólo nos recuerda la chispa de la película del 2001, sino las razones por las que Renée Zellweger llegó a ser una de las estrellas más importantes de Hollywood. El film supone un vehículo para el lucimiento de la oscarizada actriz quien, polémicas de cirugía aparte, sigue luciendo tan encantadora como en antaño, al igual que mantiene la gran química que tenía con Colin Firth, mientras que Patrick Dempsey consigue que no echemos en falta a Hugh Grant. Ojalá que la tercera aventura cinematográfica de Bridget haya servido para que Zellweger haya vuelto para quedarse, y que la cinta no vaya a más que un ejercicio de nostalgia naíf de aquella época en la que escribir diarios señalando los kilos que has bajado, los cigarrillos que has fumado y los polvos que has echado era lo más.

6/10