30/12/15

Un paseo por las nubes

Poster The Walk

Dir.: Robert Zemeckis
Int.: Joseph Gordon-Levitt, Charlotte Le Bon, Ben Kingsley, Clément Sibony, James Badge Dale, Ben Schwartz, Steve Valentine
¿De qué va?: En 1974, el funambulista francés Philippe Petit reclutó a un grupo de personas para que lo ayudasen a llevar a cabo su sueño: caminar por el inmenso vacío entre las torres del World Trade Center.

Reseña: En el año 2008 se estrenó Man on Wire, documental de James Marsh sobre la por aquel entonces poco conocida proeza del funambulista Phlippe Petit, quien no paró hasta ver cumplido su sueño de tender su cable entre las Torres Gemelas y caminar sobre él. El documental consiguió un Oscar y suscitó el interés de Robert Zemeckis, quien vio en la historia de Petit la posibilidad de poner a prueba las maravillas del cine digital, exploradas en sus no especialmente celebradas cintas de animación (Polar Express, Beowulf, Cuento de Navidad), con el fin último de meter al espectador en la piel del artista y hacerle sentir el vértigo de caminar sobre un fino cable a 417 metros de altitud.

The Walk

Pero para llegar a eso antes debemos conocer la historia de Petit: sus inicios como artista, el descubrimiento de su sueño y cómo elaboró el plan para llevarlo a cabo, entrenando y buscando cómplices que le ayudasen en la puesta en marcha. La película se beneficia de utilizar el esquema del subgénero de atracos (ya presente en el documental) y del tono ligero y cómico que le imprime el director, con un efecto 3D bien implementado que le permite dotar a cada escena de una gran profundidad de campo y animar la función con los típicos trucos, como lanzar objetos al público. Sin embargo, aquellos que buscasen más detalles de la relación de Petit con sus amigos y compinches, esbozada con cierto misterio en las entrevistas que componen el documental, se llevará un chasco, puesto que todos los personajes, incluyendo el mentor al que da vida Ben Kingsley, están ahí para ejercer de apoyo del protagonista.

The Walk3

Joseph Gordon-Levitt hace un gran trabajo dando vida a un personaje tan estrafalario y admirable como es Phillippe Petit. Aun con lentillas y peluca, no guarda con él un gran parecido físico, pero clava su dinamismo, su entusiasmo exacerbado y, sobre todo, su pasión, realizando un esfuerzo físico encomiable que nos hace creer que se dedica al equilibrismo de verdad. La película no intenta indagar en sus motivaciones porque no hay un gran misterio detrás; tan sólo se maravilló de aquellas dos torres y se marcó como objetivo caminar entre ellas con su cable. La esperada escena es un prodigio visual, mantenido con suspense y una conseguida sensación de vértigo, al tiempo que establece una conexión entre la hazaña de Petit y la lograda por Zemeckis al conjugar las técnicas cinematográficas para recrearla con gran verosimilitud y hacernos partícipes de ella de forma subjetiva.

The Walk2

Man on Wire y El desafío se complementan muy bien porque cada una ofrece algo diferente: el documental, asombro y añoranza por una época en la que aún creíamos en la magia, mientras que el film busca la espectacularidad de vivir esa experiencia no a través de fotografías y declaraciones, sino en primerísima persona. Por eso, el primero es rico en detalles y matices y el segundo simplifica la historia de Petit, potenciando y añadiendo efectos especiales y narrativos para generar tensión. Personalmente, el documental me llegó más, sobre todo por poder escuchar a los partícipes de la proeza, viendo cómo se les ilumina el rostro al recordarla, pero depende de lo que busque cada espectador. Lo que sí que comparten ambas producciones es el homenaje, elegante y sutil, a esas dos edificaciones, símbolo del espíritu americano, que hace catorce años que dejaron de rozar el cielo.

6’5/10