16/2/17

Pandora frente a la caja

Poster The girl with all the gifts

Dir.: Colm McCarthy
Int.: Sennia Nanua, Gemma Arterton, Glenn Close, Paddy Considine, Fisayo Akinade, Domonique Tipper, Anthony Welsh, Anamaria Marinca
¿De qué va?: En un futuro cercano, la humanidad ha sido destruida por un virus extendido por un extraño hongo que convierte a las personas en devoradores de carne humana. En una base militar en la Inglaterra rural, se estudia a unos niños que, a pesar de estar infectados, son capaces de razonar y no comen carne humana si no se le provoca. Uno de estos niños es Melanie, quien podría ser la clave del futuro de la especie humana tal y como la conocemos.

Reseña: Por casualidades de la cartelera española, se han estrenado en el mismo fin de semana dos películas de temática zombie: Resident Evil: Capítulo final y Melanie: The Girl With All the Gifts. Pero más allá de los muertos vivientes y del protagonismo femenino, no tienen prácticamente nada que ver la una con la otra. La primera es la última entrega de una franquicia que ha perdido el sentido y la gracia al tiempo que cada continuación ha ganado en aparatosidad, mientras que la segunda es una nueva vuelta de tuerca al género  que se las ingenia para no dejarse eclipsar por ninguno de sus referentes, manteniendo al espectador en guardia de principio a fin, al tiempo que juega con sus expectativas y construye una potente alegoría de carácter darwinista.

The girl with all the gifts2

En la línea de The Walking Dead, la ópera prima de Colm McCarthy no expone cómo comenzó el principio del fin del mundo, sino que hace que el espectador lo descubra al tiempo que su protagonista, Melanie, una niña cariñosa y muy educada que sin embargo está encerrada en una celda y es custodiada por unos militares que la tratan como si fuera Hannibal Lecter. Ni ella ni nosotros sabemos qué es lo que ocurre, pero lo iremos descubriendo juntos a través de una trama que, en el momento en el que parece que va a estancarse o tirar por derroteros conocidos, da un volantazo para cambiar de rumbo hacia lugares insospechados. Los infectados furiosos que atacan salvajemente a sus víctimas nos recordarán a 28 días después, mientras que los más jugones establecerán paralelismos entre la trama de la película con la del videojuego The Last of Us, pero The Girl With All the Gifts, en vez de limitarse a ser una amalgama de cosas ya vistas, se desmarca y da un paso más al aportar al imaginario zombie una especie de muerto viviente evolucionada e inteligente que dificulta la concepción que tenemos de lo que se puede considerar “humano” y lo que no.

The girl with all the gifts3

La película también sale beneficiada de la presencia de tres personajes femeninos protagonistas, fuertes y desprovistos del rol indefenso que se les suele adjudicar en el género. Sorprende la manera en la que la joven y novata Sennia Nenua es capaz de sostener buena parte del peso de la película ella solita, pasando de la ingenuidad al salvajismo con una naturalidad pasmosa. Franqueándola, tenemos a dos fantásticas mujeres con una postura radicalmente opuesta la una de la otra: por un lado, el pragmatismo y la frialdad de Glenn Close, y por el otro, el sentimiento protector y maternal de Gemma Arterton. Entre ambas, y en paralelo a la evolución que experimenta el militar al que da vida Paddy Considine,  surge una de las grandes cuestiones que plantea la película: ¿Merece la pena la supervivencia cuando es a costa de perder lo que nos hace humanos y empáticos?

The girl with all the gifts

La dirección de Colm McCarthy no es especialmente rompedora, pero sí sobradamente eficiente, destacando la escena del ataque a la base militar, donde parece que en cualquier momento vamos a recibir un mordisco o a ser arrollados en ese tremendo caos que se produce en cuestión de segundos. Solo algunos elementos de la trama, que no desvelaremos para no hacer spoilers, chirrían en una película de zombies que aprovecha muy bien las posibilidades que le ofrece su escenario apocalíptico para cuestionarse, tal vez por primera vez en el género, si el ser humano merece ser salvado, en el momento en el que la particular Pandora de esta tenebrosa fábula se encuentra en la tesitura de abrir la caja que libera los grandes males que podrían acabar con la especie que se creía, ingenua ella, la heredera definitiva del planeta Tierra.

8/10