24/12/15

La causa púrpura


Dir.: Sarah Gavron
Int.: Carey Mulligan, Helena Bonham Carter, Anne-Marie Duff, Brendan Gleeson, Ben Whishaw, Meryl Streep, Romola Garai, Natalie Press
¿De qué va?: Maud Watts es una lavandera que, motivada en un principio por la curiosidad, se involucra con las sufragistas inglesas, aquellas mujeres que en los albores de la Primera Guerra Mundial lucharon por conseguir el voto femenino. Al ver que las manifestaciones pacíficas no servían de nada, estas mujeres volvieron su lucha más violenta, dispuestas a perderlo todo por su causa.

Reseña: Ojalá llegue el día en el que nos parezca mentira que derechos civiles como el matrimonio homosexual no existían en tiempos pasados. Justo como ocurre ahora cuando nos dicen que hubo una época en la que las mujeres no tenían derecho a votar. Sufragistas habla de una lucha no muy conocida pero cuya repercusión ha permitido que las mujeres españolas pudiesen acercarse a las urnas el pasado domingo, y nos recuerda que aún hay países en los que la batalla permanece activa. Ese valor histórico y social es el que convierte al film de Sarah Gavron en una película necesaria y didáctica, compensando sus carencias cinematográficas.


Una humilde lavandera, que se une a las sufragistas ante la posibilidad de un futuro mejor tanto para ella como para el resto de féminas, es el vehículo del que se vale la película para mostrarnos el calvario por el que tenían que pasar estas activistas, como el repudio social, la pérdida del empleo o una estancia en prisión. Por el camino, apunta a varias ideas interesantes, por ejemplo, cómo es el Estado quien tiene buena parte de culpa de que las manifestantes se radicalicen en sus actos, o que la lucha por los derechos sociales acarrea un gran sacrificio y años, e incluso décadas, para que se alcance el objetivo. Es una serie de reflexiones de fuerte carácter actual que surgen a partir de una película muy correcta y funcional, pero también previsible, construida sobre un esquema  narrativo muy sencillo e infalible,  pero carente de riesgo y sorpresas.


Como era de esperar, Carey Mulligan hace una gran interpretación, pero no será de las más memorables de su carrera. La dirección de Sarah Gavron es su peor enemigo, pues está más empeñada en agitar la cámara para patentar la agitación del conflicto que en regalarle unos primeros planos con los que la actriz pueda lucirse a gusto. Tiene algunas escenas dramáticas potentes, pero ninguna que entre en la consideración de "clip para los Oscar". Mulligan está respaldada de un estupendo elenco de actores británicos como Helena Bonham Carter, Ben Whishaw, Brendan Gleeson o Anne-Marie Duff, pero todos tienen escaso margen para el lucimiento al ser poco más que comparsas sin aristas de su protagonista. Lo de Meryl Streep no es más que un cameo/amadrinamiento, pero probablemente no haya una actriz más idónea para ejercer de guía espiritual de esta causa, siendo totalmente verosímil que movilice a todas esas mujeres en sus cinco minutos en pantalla.


Sufragistas es de esas películas que se hacen valiosas por lo que narran, pero no por cómo lo hacen. Sin duda alguna, la lucha de estas mujeres es algo que merecía ser inmortalizado en el cine, pero lamentablemente, la película no pasa de la corrección propia de una tv-movie de la BBC, con una ambientación de época y unas interpretaciones irreprochables, pero un guión que se limita a dar constancia de los hechos que narra, con un toque de panfleto político y  con la familiaridad a la que está acostumbrada el gran público. No estaría mal acordarse de las sufragistas cada vez que dudemos entre votar o no en cada período de elecciones.

6/10