26/2/14

Esplendor en la arena

Poster El desconocido del lago

Dir.: Alain Guiraudie
Int.: Pierre Deladonchamps, Christophe Paou, Patrick d’Assumçao, Jérôme Chappatte, Mathieu Vervisch
¿De qué va?: Verano. Un lago de aguas azul turquesa en torno al cual se congrega un grupo de bañistas. Hombres que buscan la forma de pasarlo bien juntos en la orilla o en el bosque contiguo. Frank pasa el tiempo entre la amistad (o amor platónico) con el orondo Henri y los escarceos con Michel, adonis oscuro y peligroso.

Reseña: Puede que se esté produciendo un cambio en la industria cinematográfica, un paso adelante en la manera en la que se aborda el sexo. Al menos en Europa, porque ya sabemos que en Estados Unidos el censor no pone muchas objeciones ante sangrientas matanzas, pero como se vea un pezón o se oiga un taco poco les falta para calificar la película como X. La vida de Adèle y Nymphomaniac se han atrevido, sin estar exentas de polémica, a mostrar el sexo de manera explícita y naturalmente carnal, aunque algunos escépticos lo vean más como una estrategia de marketing que como “una exigencia de guión”.

El desconocido del lago3

El desconocido del lago, filme que ha pasado triunfalmente por festivales como el de Cannes y Sevilla, tan sólo cuenta con dos planos explícitos (para los que recurrieron a dobles) que podrían abrir el debate de si son realmente necesarios o simplemente gratuitos. De una forma u otra, lo cierto es que el director Alain Guiraudie ha enfocado un tema tan poco explorado en la ficción como el ‘cruising’ de una forma realista y ciertamente tragicómica. El lago es un oasis en el desierto para aquellos que buscan saciar sus ganas de sexo y no conocen mejor forma de hacerlo pero que también acuden allí cada día, de forma rutinaria, porque se encuentran solos y anhelan lo que todos queremos: un poco de afecto, aunque sea a través de una persona anónima a la que tal vez no vuelvan a ver jamás.

El desconocido del lago2

La película tiene imágenes poderosas y muy curiosas, como ese bosque en el que los hombres deambulan de un lado a otro, como muertos vivientes en busca de carne humana con la que alimentarse, o el inmenso lago donde los bañistas sofocan el calor y exhiben sus cuerpos desnudos. La fotografía realza la belleza natural del lago y nos transmite a la perfección la sensación de un verano caluroso, mientras que la ausencia de banda sonora confiere a la historia una sensación de aislamiento, tranquilidad, soledad e inquietud. El problema está en el contraste que hay entre la veracidad del escenario y de los personajes que lo pueblan, tan patéticos como desdichados, y la historia personal del protagonista (el muy correcto Pierre Deladonchamps), que toma derroteros que no me acabo de creer.

El desconocido del lago

Entiendo lo que quiere decir el director sobre que la pasión y el amor pueden nublar la razón incluso cuando nuestra vida corre peligro, algo que queda bastante claro en un desenlace abrupto que me hizo recordar al de Martha, Marcy, May, Marlene, pero me siguen chirriando cosas, como el personaje del detective, al borde del ridículo, y todo lo que rodea su investigación. Con todo, El desconocido del lago es una película que interesa y seduce gracias a su retrato de una práctica oculta que saca a relucir la represión que a día de hoy sigue existiendo en torno a la homosexualidad y la soledad e incluso desesperación de aquellos que la padecen.

6’5/10