26/5/16

Cataclismo de mentirijilla

Poster XMen Apocalipsis

Dir.: Bryan Singer
Int.: James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Oscar Isaac, Nicholas Hoult, Rose Byrne, Evan Peters, Lucas Till, Tye Sheridan, Sophie Turner, Kodi Smit-McPhee, Olivia Munn, Alexandra Shipp
¿De qué va?: Apocalpsis, el primer y más poderoso mutante del planeta, despierta tras miles de años dormido en un mundo que no le gusta, y por ello recluta a sus cuatro jinetes para acabar con la humanidad y empezar otra vez desde cero. Sin embargo, Charles Xabier, Mística y un grupo de jóvenes mutantes hará todo lo posible por impedírselo.

Reseña: Apocalipsis despierta en los años 80 y se siente decepcionado con el mundo que se encuentra… Pues si llega a levantarse tres décadas más tarde se habría arrancado los ojos directamente. Tras intermediar en la crisis de misiles de Cuba y jugar con las paradojas mentales, los X-Men retro se preparan para enfrentarse con el mismísimo fin de la raza humana. Pero… ¿eso no había pasado ya? Sí, pero esta vez se supone que va más en serio, con más destrucción masiva y un villano prácticamente invencible. ¿Y la sensación de que todo está perdido y de estar al borde del abismo? Eso se lo han ahorrado porque, para qué molestarse, si ya todo el mundo sabe que la franquicia mutante está lejos de terminar.

XMen Apocalipsis3

Bryan Singer volvió a la saga con Días del futuro pasado (2014), que contaba con la jugosa premisa de cruzar dos líneas temporales diferentes con sus respectivos elencos mutantes. Podía haber dado un poco más de sí pero no decepcionó. En Apocalipsis se supone que la mayor atracción reside en contar con uno de lo malvados más poderosos y destructivos del cómic, pero exceptuando el prólogo ambientado en el Antiguo Egipto, el personaje jamás resulta distintivo, imponente o temible, sino un malote que parece sacado de un capítulo de los Power Rangers con las archiconocidas ansias de destrucción. A Oscar Isaac le ha tocado la tremenda papeleta de sacar adelante este marrón y, por suerte para él, es probable que en poco tiempo nos olvidamos de que era él quien estaba debajo de esa caracterización imposible.

XMen Apocalipsis

Ante un malo decepcionante, la galería de mutantes está más desdibujada que nunca y las relaciones que se establecen entre ellos son más bien pobres, sin que pase nada especialmente interesante o trascendental en las dos horas y media de metraje; prueba de ello es que se recurra a flashbacks de las anteriores películas para reforzar los momentos supuestamente emotivos. James McAvoy y Michael Fassbender siguen dando lo mejor de sí mismos, no así Jennifer Lawrence, cuyo desinterés por lo que está ocurriendo a su alrededor resulta evidente, con un rol clavado al que ejercía en Los juegos del hambre. Por otra parte, es estupendo que traigan a vuelta a Rose Byrne como Moira MacTaggert… pero no para ventilar los orígenes de Apocalipsis y decir alguna obviedad de vez en cuando para que recordemos que está ahí.

XMen Apocalipsis2

En cuanto a los cuatro jinetes, a Magneto nos lo encontramos en una situación diferente e interesante, pero resuelta de la peor manera posible, y del resto apenas sabemos cómo se llaman (pobre Olivia Munn). Y tres cuartas partes de lo mismo ocurre con los viejos conocidos interpretados por actores jóvenes; todos y cada uno de ellos son excelentes decisiones de casting, pero el guionista se confía en que ya los conocemos de las películas precedentes, y que por tanto no debe reparar demasiado en ellos. Error, porque necesitamos de algún vínculo emocional para desear que sobrevivan en esas batallas en las que los efectos especiales resultan rutinarios e incluso algo chuscos. Cuatro párrafos rajando de X-Men: Apocalipsis cuando, en realidad, no me pareció mala en absoluto. Si te gusta la familia mutante permanecerás atento y entretenido a lo largo de su abultado metraje, pero dados los talentos involucrados (no hay que olvidar que Singer es en buena parte responsable del fenómeno actual de los superhéroes) hay que exigir más, mucho más, que este rutinario blockbuster con poco que recordar y mucho que olvidar. Da más pena aún cuando se recuerda lo buenísima que fue X-Men: Primera generación (2011).

5’5/10