4/5/15

La presión de ser semidioses

Poster Vengadores

Dir.: Joss Whedon
Int.: Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Mark Ruffalo, Chris Evans, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Elizabeth Olsen, Aaron Taylor-Johnson, James Spader, Paul Bettany, Cobie Smulders, Samuel L. Jackson
¿De qué va?: Cuando Tony Stark intenta activar un programa caído con el objetivo de mantener la paz, el villano Ultrón emerge, correspondiéndole a los héroes más poderosos de la Tierra, incluyendo a Iron Man, Capitán América, Thor, Hulk, Viuda Negra y Ojo de Halcón, detener sus terribles planes.

Reseña: Hace tres años y tres días, publique una crítica muy entusiasta sobre Los Vengadores. La emoción que me había despertado ver a los grandes superhéroes de la factoría Marvel por primera vez juntos en una película altamente desinhibida, lúdica y espectacular no era para menos. La Fase 2 de Marvel se ha distinguido por haber aprovechado el impulso de la película de Joss Whedon para desarrollar las aventuras de cada superhéroe en solitario, encontrando una identidad propia para cada uno y experimentando y tomando riesgos, siempre y cuando no vaya en contra de sus planes globales y a largo plazo. Y así, nos encontramos una vez más con el grupo reunido con el objetivo de cumplir las normas no escritas de las secuelas del siglo XXI: más, mejor y mayor oscuridad.

Vengadores2

Como fanboy que es, Whedon tomó buena nota de las críticas que recibió Los Vengadores para enmendarlas en La era de Ultrón: ahora, los superhéroes dan prioridad al rescate y el desalojo de los ciudadanos en peligro por encima de acabar con el villano de turno con la consiguiente destrucción de la ciudad y, como había prometido, da tramas más interesantes y significativas a los miembros del equipo que no gozan de películas para ellos solos, en detrimento de los que sí las tienen. Mientras que el Capitán América se conforma con ser el líder y Thor con ejercer como inesperado alivio cómico del grupo, toda la atención se centra en Ojo de Halcón, Viuda negra, Hulk y Iron Man (que sí tiene película en solitario pero da igual porque Robert Downey Jr. sigue siendo la gran estrella del reparto), cada uno con su particular crisis de identidad, definida entre sus deseos de llevar una vida normal como las personas mundanas que un día fueron y su responsabilidad, papel y legado como protectores de la Humanidad y como parte de un equipo en el que se miden con individuos de poderes sobrehumanos; en el caso de Ojo de Halcón está muy bien traído debido a la escasa relevancia que tuvo en la aventura precedente, incluyendo guiños y gags plenamente autocríticos.

Vengadores3

La cuota de oscuridad pertinente se suple con la personalidad sardónica del villano Ultrón, que cuenta con la elocuente y profunda voz de James Spader en la versión original, y con la exploración de los miedos de cada vengador a través de la manipulación mental ejercida por la Bruja Escarlata, interpretada por una superlativa Elizabeth Olsen. La trama es más adulta, compleja y enrevesada que en la película original, con lo cual se ha perdido buena parte del encanto, la espontaneidad y la sencillez de aquella. Le pasa un poco como a Thor: El mundo oscuro, que en vez de explicar ciertos detalles argumentales se recitan como mero trámite para que la trama avance, como es el proceso de creación tanto de Ultrón como de Visión. Las escenas de acción son más numerosas y apabullantes, pero se ha perdido el efecto sorpresa, y lo mismo ocurre con los gags, que aunque se mantienen en la misma línea ya no son tan genuinos, además de que hay algunos como el de la corrección política del Capi que no funcionan aunque se repita hasta la saciedad.

Vengadores1

Realizar una secuela de Los Vengadores ha supuesto un reto mayor y más ambicioso para Joss Whedon que presentar al grupo de superhéroes en la primera parte, pues ha tenido que lidiar con mil y un frentes abiertos en forma de tramas, personajes, ‘set pieces,’ referencias a las películas pasadas y venideras y el control creativo ejercido por Marvel. Por eso, es normal que La era de Ultrón no sea tan redonda como su antecesora, porque el éxito y la estrategia serializada de la productora han ocasionado que Whedon disponga de menor margen de maniobra (y un síndrome de ‘burnout’ que ha provocado que se desvincule de la franquicia). Con todo y pese a todo, Vengadores: La era de Ultrón es un contundente, fastuoso y vibrante blockbuster con un reparto entregadísimo y que no baja el buen listón que ha mantenido Marvel hasta ahora, aunque empiezo a temer que su ambicioso artefacto pueda estallarles en las manos.

8/10