7/4/16

Sublevación sexual

Poster Kiki el amor se hace

Dir.: Paco León
Int.: Álex García, Natalia de Molina, Paco León, Ana Katz, Belén Cuesta, Candela Peña, Luis Callejo, Luis Bermejo, Alexandra Jiménez
¿De qué va?: Dacrifilia, Elifilia o Somnofilia son algunas de de las particulares formas de obtener placer que experimentan los protagonistas de cinco historias de sexo y amor que coinciden en un calenturiento verano en Madrid.

Reseña: Las películas españolas son todas sobre sexo, culo y tetas. Recuerdo oír eso hasta hace prácticamente nada, cuando la industria cinematográfica patria empezó a ganarse la confianza del público a través de una oferta variada, rica en géneros y competitiva. Mucho le ha costado quitarse la etiqueta de “guarra” como para que ahora llegue Paco León con una peli sobre un grupo de gente que no para de hablar de kikis y que está obsesionada con alcanzar el orgasmo. Sin embargo, el director/guionista/intérprete demuestra que el sexo en el cine no tiene por qué ser rancio, perjudicial o asqueroso, sino algo alegre, saludable y, ante todo, natural.

Kiki2

Arrancando con un estupendo montaje de créditos iniciales que nos mete directamente en la cachonda atmósfera de tonos pastel y música festiva de la película, León presenta cinco historias que se desarrollan alternativamente en torno a carencias afectivas y filias sexuales que ejercerán de detonante para que sus personajes, pertenecientes a todos los estratos sociales que conforman la idiosincrasia española, se muevan en busca del placer. Pero en vez de estigmatizar esas conductas peculiares y burlarse de ellas, el film se revela como un despreocupado canto a la diferencia, al amor libre y al sexo sin tapujos siempre y cuando no perjudique a nadie (en contra de su voluntad). Qué más da si nos pone algo que a otros les puede parecer asqueroso. Si la cosa funciona…

Kiki

A lo largo de la película uno se ríe mucho, y a carcajadas, gracias en buena parte a un reparto coral en perfecta sintonía, con una gran habilidad para la improvisación y para caer simpáticos y entrañables; curiosamente, muchos de ellos conservan su nombre real en la película. Sin desmerecer en absoluto el trabajo de los actores, son las actrices las que roban la función: mención especial merece Candela Peña protagonizando los momentos más descacharrantes del conjunto, Belén Cuesta alzándose de forma inesperada como la gran revelación del grupo, y Alexandra Jiménez, perfecta y encantadora como protagonista de la historia más agridulce y emotiva, compuesta de cuatro escenas, todas potentísimas.

Kiki3

Kiki, el amor se hace sufre de algún problema de fluctuación tonal en alguna de sus tramas, por no hablar de la forma, un tanto súbita y forzada, en la que resuelve algunas de sus situaciones, pero eso  no resulta un impedimento para que pueda considerarse como una de las películas más divertidas y con  más buen rollo que se han asomado a la cartelera en los últimos tiempos. Ni siquiera supondrá una decepción que no sea tan “guarra” como aparenta, al tiempo que, difícilmente, su amplio repertorio de chistes sexuales puede considerarse ofensivo. Ante todo, Paco León se confirma como un cineasta muy a tener en cuenta, poseedor de una impronta personal que lo sitúa como un más que eficiente abanderado del nuevo costumbrismo español.

7’5/10