13/9/16

Alma de origami

Poster Kubo

Dir.: Travis Knight
¿De qué va?: Kubo es un niño que se gana la vida contando historias a los habitantes de una pequeña aldea costera, pero su tranquila existencia cambia de golpe cuando, accidentalmente, convoca unas fuerzas oscuras que no se detendrán hasta culminar su venganza. La única forma de ponerle fin es que Kubo encuentre una armadura mágica que perteneció tiempo atrás a un legendario guerrero samurái.

Reseña: Había una vez, un pequeño estudio de animación llamado Laika. Mientras sus congéneres más mayores competían por ver quién hacía la película más lucrativa, Laika se dedicaba a estrenar cada dos o tres años producciones, como Los mundos de Coraline  (2009) o El alucinante mundo de Norman (2012), realizados a través de la técnica del stop motion y que hacían las delicias de cinéfilos de todas las edades, quienes también se lamentaban al ver que, a pesar de su gran calidad, no dejaban de ser películas minoritarias con dificultades para alcanzar la rentabilidad. Desafortunadamente, su cuarta obra, Kubo y las dos cuerdas mágicas, no rompió esa mala racha económica, pero sí que propició que Laika alcanzara un nuevo cota de brillantez y ambición artística.

Kubo2

Laika viaja hasta el Japón feudal sin los vicios propios de la mirada de turista occidental para contar una historia que homenajea a la cultura japonesa, efectivamente, pero sobre todo, honra al arte de narrar y la animación como instrumento mágico que plasma en imágenes esas fantasías que sólo podrían existir en nuestra imaginación. Así, el joven protagonista de la película, Kubo, ejerce de dibujante, su instrumento musical es su pincel y las figuras de origami que crea son sus dibujos. El tributo que brinda Laika y el director Travis Knight a su modo de ganarse la vida es asimismo desencadenante de una aventura con la estructura circular clásica del monomito del héroe a la que no le faltan momentos de genuino humor, drama, acción, e incluso terror.

Kubo

Cierto es que buena parte de las sorpresas que esconde la historia se ven venir de lejos, pero otras decisiones de guión resultan especialmente inspiradas, como la resolución de la batalla final, y tanto Kubo como sus dos compañeros de viaje son personajes hechos con cariño, muy carismáticos y entrañables, sin forzar las situaciones para que el público se enamore de ellos (¿alguien ha pensado en los Minions?); habrá que recuperar la versión original para disfrutar del trabajo de Charlize Theron, Matthew McConaughey, Rooney Mara y Ralph Fiennes prestando sus voces a varios de los personajes. Y sin por algún casual el espectador no se engancha con las peripecias de Kubo (complicado, pero todo es posible), siempre puede maravillarse ante el fantástico trabajo de animación, perfectamente fluido, detallado, colorido, diverso y, en definitivo, espectacular sin perder su esencia artesanal.

Kubo3

Kubo y las dos cuerdas mágicas no es sólo la mejor película hasta la fecha de Laika, también es una pequeña joya animada con una fuerte personalidad propia, un admirable despliegue visual y una aventura articulada a través del poder de los vínculos paternofiliales, de la imaginación, del perdón y de la memoria como instrumento para mantener cerca a los seres queridos que ya no están. Si bien los aldeanos del pueblo de Kubo se morían por descubrir el desenlace de sus historias, esperemos que el de Laika aún tarde mucho en llegar.

8’5/10