24/10/15

Polillas que se alimentan de mariposas

Poster Cumbre escarlata

Dir.: Guillermo Del Toro
Int.: Mia Wasikowska, Jessica Chastain, Tom Hiddleston, Charlie Hunnam, Jim Beaver, Burn Gorman, Leslie Hope, Doug Jones
¿De qué va?: Edith Cushing es una aspirante a escritora que decide dejar su hogar atrás para casarse con un misterioso hombre al que acaba de conocer, Sir Thomas Sharpe. La pareja se mudará a la mansión familiar de él, donde también reside su hermana, Lucille, pero la casa oculta secretos y fantasmas del pasado que atormentarán a Edith y la conducirán a descubrir la terrible verdad.

Reseña: Cuando Guillermo Del Toro anunció el rodaje de La cumbre escarlata, la definió como “un cuento clásico de fantasmas pero con un toque moderno”, y no mentía, puesto que el filme combina elementos procedentes de la novela gótica, de clásicos del suspense como Rebeca de Alfred Hitchcock y del cine de terror contemporáneo, sobre todo del oriental, para confeccionar un misterio elegante y sobrio pero no tan espeluznante ni sorprendente como cabría esperar viniendo de la desbordante imaginación del director mexicano.

Crimson Peak

El propio cineasta no se cansó de repetir días antes del estreno que La cumbre escarlata no se trataba de una película de terror, sino de una historia de amor sobrenatural, algo que no puede pillar por sorpresa a sus seguidores, ya que sus películas siempre han estado teñidas de una fantasía oscura y macabra, pero nunca propiamente terrorífica. Los fantasmas que pueblan la película son almas en pena que siguen atormentadas por las circunstancias en las que sus vidas terminaron, pero su importancia en la trama es básicamente instrumental, y Del Toro repite el mismo error en el que cayó Mamá, aquella producción que apadrinó, de mostrar a los espíritus en todo su esplendor, percibiéndose fácilmente su naturaleza digital. Nada que ver con el diseño de la mansión en la que se desarrolla gran parte de la trama, un caserón tan espeluznante como espectacular, y que se convierte en otro protagonista más con entidad propia, presentándose en un principio hermético para luego revelar poco a poco sus numerosas heridas sin cicatrizar.

Crimson Peak3

Desafortunadamente, el guión no está a la altura de la dirección artística de la película, con alguna que otra línea de diálogo un tanto sonrojante (cierta descripción del rostro de un fantasma) y un misterio que resulta bastante sencillo y obvio para todo el mundo menos para su protagonista, una impecable Mia Wasikowska que carga con el hándicap de dar vida a una joven mujer que para lo inteligente y moderna que es resulta ser demasiado ingenua. Tom Hiddleston también está muy bien como turbio galán, pero quien se acaba adueñando de la función es Jessica Chastain, que, como de costumbre, se entrega con tanta energía y dedicación a su personaje que se funde en él, y en esta ocasión su labor resulta especialmente meritoria porque confiere verosimilitud y gravedad a un papel que en otras manos podría haber resultado exagerado y ridículo.

Crimson Peak2

La implicación de Charlie Hunnam en la trama es casi tan testimonial como la de los fantasmas, pues es más bien un convidado de piedra en el tango para tres que se marcan sus compañeros de reparto. Así pues, La cumbre escarlata es una película de un exquisito gusto tenebroso, de aroma añejo y de ríos de sangre de un rojo intenso, pero que no es todo lo buena que deseábamos que fuese, debido a un guión eficiente, de interesantes lecturas sobre el contraste entre el Bien y el Mal, pero frágil y ensamblado con resortes que chirrían y crujen como el suelo de esa casa que respira y se lamenta por todas las tragedias que ha albergado.

6’5/10