31/5/18

Proyecto de forajido

Poster Han Solo


Dir.: Ron Howard
Int.: Alden Ehrenreich, Woody Harrelson, Emilia Clarke, Donald Glover, Paul Bettany, Joonas Suotamo, Phoebe Waller-Bridge, Jon Favreau
¿De qué va?: A través de una aventura por un submundo criminal, Han Solo conoce al que será su futuro copiloto y compañero inseparable, Chewbacca, y al conocido jugador Lando Calrissian, años antes de sumarse a la Rebelión.

Reseña: El anuncio de los spin-off de Star Wars cuyos estrenos se intercalarían con los de los episodios VII, VIII y IX, fue definido por Lucasfilm y Disney como una forma de enriquecer el universo creado por George Lucas a través de historias con un tono diferente a la saga madre, otorgando el timón a jóvenes cineastas con ideas y enfoques frescos. Es una idea estupenda, pero en la práctica, cuando se tiene entre manos una maquinaria de hacer dinero tan gigantesca como esta, con un sector fan tan arraigado y puntilloso, lo de experimentar ya no resulta tan factible. Con Rogue One (2016) terminaron por regrabar todo el acto final de la película, con Tony Gilroy sustituyendo al director, Gareth Edwards, pero la jugada les salió bien, la película gustó, funcionó en taquilla y todos tan contentos. Con la siguiente historia de Star Wars, Han Solo, la situación ha sido más grave: los directores originales, Chris Miller y Phil Lord, fueron despedidos a cuatro meses del comienzo del rodaje porque su gusto por la improvisación y por no seguir el guion al pie de la letra estaba poniendo muy nerviosos a los productores, que contrataron rápidamente al curtido e impersonal Ron Howard para reconducir la película.

Alden Ehrenreich is Han Solo and Joonas Suotamo is Chewbacca in SOLO: A STAR WARS STORY.

Con Star Wars está pasando lo mismo que con Marvel, ambas propiedad de la todopoderosa Disney: se encuentran ávidos de jóvenes e innovadores directores, siempre y cuando se produzca una perfecta simbiosis entre los deseos del estudio y las intenciones del realizador. Jamás sabremos cómo habría quedado la película si Miller y Lord la hubiesen terminado, pero podemos imaginar que habría tenido mucho más comedia que en el producto de Ron Howard, que cuenta con algunas frases ingeniosas pero nada especialmente gracioso para tratarse de la historia de orígenes de alguien tan socarrón como Han Solo. La película presenta algunos momentos icónicos del personaje hasta ahora solo mencionados o imaginados por el fan, como el origen de su amistad con Chewbacca, su primer viaje con el Halcón Milenario o su primer encontronazo con Lando Calrissian, en una aventura que recupera la esencia western de Una nueva esperanza (1977), sustituyendo el oro por un preciado combustible espacial y con un espectacular asalto al tren incluido.

HS-446006_R

Lamentablemente, la película no tiene mucho más que ofrecer o aportar a la saga. Rogue One mostraba el punto de vista de las tropas anónimas que sacrifican sus vidas por un bien mayor, pero Han Solo se limita a alimentar la curiosidad fandom en torno al pasado de un personaje muy querido, sin ninguna sorpresa que pueda levantar ampollas. Ni siquiera despunta en el apartado visual, pues la fotografía es demasiado oscura, sin ir acorde con el tono ligero del film, dando la sensación en cada escena de que hacía falta un foco más para iluminar a los actores. Alden Ehrenreich aprueba sin honores la complicadísima tarea de llenar los zapatos de Harrison Ford, una interpretación correcta pero carente de chispa, algo de lo que también adolece el conjunto y su interés romántico, Emilia Clarke, encarnando al que me atrevería a definir como el personaje femenino más flojo de la saga, un bajón con respecto a la estupenda cuota femenina de Los últimos Jedi. Mucho se ha hablado de Donald Glover como Lando Calrissian, y aunque desborda estilo, el auténtico robaescenas es un robot subversivo que responde al nombre de L3 y que cuenta con la voz de Phoebe Waller-Bridge, una de las figuras más destacadas del panorama televisivo actual.

HS-077301_R

Han Solo es la película de Star Wars más floja desde que Disney asumió su gestión, y es que, sin dejar de ser correcta y entretenida, jamás alcanza las cotas de emoción de sus predecesoras. No deja de sorprender que el episodio VIII, Los últimos Jedi, tome muchísimos más riesgos narrativos que un film que debería de aprovechar la falta de ambición y trascendencia para juguetear con las convenciones del universo al que pertenece, pero no, porque hasta cumple con la norma no escrita de dejar cabos sueltos para una hipotética secuela que, vistos los decepcionantes resultados en taquilla del primer fin de semana, no podemos asegurar que vaya a realizarse. Tal vez Disney y Lucasfilm aprendan la lección de que es necesario mimar mucho a la gallina para que siga produciendo huevos de oro.

6/10

1 comentario:

Gustavo Pereira dijo...

Concuerdo perfectamente con lo que describes, es un western de indiana Jones con un toque de star wars, guiños a momentos de Solo emblemáticos, pero sin mucho aporte al universo. No explica, ni enlaza gran cosa.