19/2/16

Jungla de asfalto

Poster Zootropolis

Dir.: Byron Howard, Rich Moore, Jared Bush
¿De qué va?: Cuando Judy Hopps consigue cumplir su sueño de convertirse en policía, descubre que no es nada fácil ser la primera conejita del cuerpo de oficiales de la moderna metrópoli mamífera de Zootrópolis, pero está decidida a demostrar su valía intentando resolver un caso de extrañas desapariciones… a pesar de que eso signifique colaborar con Nick Wilde, un zorro parlanchín y estafador, para poder poner fin al misterio.

¿De qué va?: Seamos sinceros: Zootrópolis no llamaba especialmente la atención. Nada que tenga que ver con la excelente racha que lleva Disney por su cuenta, ajena a Pixar  (recapitulemos: Big Hero 6, Frozen, ¡Rompe Ralph!, Enredados…), sino porque una película sobre una ciudad de animalitos humanizados sonaba a historia manida e infantil, y el tráiler tan sólo dejaba entrever el que sería el mejor gag de la película. Pues bien, si hay que aprender una lección de esto, es la de no menospreciar nunca a la casa de Mickey Mouse; Zootrópolis no se convertirá en un fenómeno sociológico a lo Frozen (no hay mal que por bien no venga), pero mantiene bien alto el listón que se ha marcado el estudio desde que John Lasseter entró a poner orden.

Zootropolis

Zootrópolis es varias películas en una: una ‘buddy movie’, un thriller policiaco, una clásica fábula sobre alcanzar los sueños y el éxito a base de esfuerzo, pero ante todo, es una historia sobre la xenofobia y una metáfora del conflicto racial que se está viviendo en Estados Unidos. Depredadores y presas viven en armonía en una ciudad que cuenta con varios distritos diferenciados entre sí, hasta que un estallido saca a la luz el racismo latente de una sociedad que reacciona ante el miedo que gestionan las altas esferas para mantener el control y el poder. El film es lo suficientemente entretenido, vistoso y cuenta con numerosos gags y escenas de acción para pasar un rato muy ameno, pero son sus lecturas sociológicas las que la convierten en una cinta de animación única, con un mensaje muy apropiado para los tiempos que corren y que necesita ser interiorizado tanto por los niños como por sus padres.

Zootropolis2

Disney se encuentra en una situación tan cómoda que se atreve a hacer gags a costa de sí misma y de incluir guiños a películas y series que forman parte de la cultura popular, sin temor a convertir sus películas en una sucesión de chistes, como le suele ocurrir a Dreamworks. No obstante, pese a la incuestionable calidad de Zootrópolis, dudo que se convierta en una película de referencia en el futuro, porque le falta una impronta más transgresora. Su estructura es tan fiel al género de suspense que se pueden anticipar fácilmente sus giros y sorpresas, y pese a que los personajes funcionan bastante bien en la narración y son muy achuchables, no son lo suficientemente únicos y carismáticos como para trascender y medirse con Baymax, Rompe Ralph o Elsa. Eso sí, la película contiene el que probablemente sea el mejor gag que veremos en el cine este año: los funcionarios perezosos. La asociación entre personajes reconocibles de la sociedad humana y especie animal evidencia el esmero y el ingenio con el que se ha levantado esta Zootrópolis.

7’5/10