19/1/17

Aquellos ojos grises…

Poster La autopsia de Jane Doe

Dir.: André Øvredal
Int.: Emile Hirsch, Brian Cox, Ophelia Lovibond, Olwen Catherine Kelly, Michael McElhatton, Jane Perry
¿De qué va?: El cuerpo de una joven sin identificar aparece en un pequeño pueblo de Virginia y es trasladado por los agentes de policía a una funeraria local regentada por un forense y su hijo. Ambos dispondrán de una noche para determinar la causa de la muerte de la chica, pero pronto empezarán a observar evidencias muy extrañas en su cuerpo sin vida.

Reseña: Generar terror es complicado a la par de sencillo. A veces basta con un simple susto, y en otras, con hacer realidad lo imposible, lo que no se puede explicar con lógica. Es lo que le ocurre al par de forenses que protagonizan esta película, quienes, acostumbrados a desentrañar los misterios que esconde cada cuerpo que reciben en la morgue, se enfrentan a un cadáver que se revela como un auténtico galimatías científico, pues cada pequeño descubrimiento que realizan examinándolo resulta más turbador que el anterior.  La autopsia de Jane Doe es un film de terror sin otra intención que el de infundir pavor en el público, y lo consigue, creando una atmósfera inquietante y enrarecida con un cuerpo inerte lleno de sorpresas como epicentro.

La autopsia de Jane Doe

Conforme el análisis de la susodicha Jane Doe (nombre que se le adjudica en los países anglosajones a las mujeres sin identificar) avanza, el relato llega a un punto en el que la situación se desmadra, entrando en juego factores que ya intuíamos que acabarían cobrando alguna importancia, como los pasillos y recovecos del sótano donde se encuentra el depósito de cadáveres donde se desarrolla buena parte de la acción, así como la dinámica de la relación entre los forenses (estupendos Emile Hirsch y Brian Cox), un padre y su hijo que, debido a las circunstancias de la vida, han terminado aislados, protegiéndose el uno al otro, aunque de nada les sirve si no se cuidan y protegen a sí mismos primero. Este segundo tramo de la película no resulta tan original e hipnótico como el primero, pero tampoco le desmerece, porque los sustos están bien medidos, los giros de guion se suceden hasta el final, y jamás bajamos la guardia ante ese espeluznante cadáver que nos pone en tensión y con los pelos de punta cada vez que la cámara se detiene en él.

La autopsia de Jane Doe2

En definitiva, La autopsia de Jane Doe es un pequeño, elegante y muy efectivo film de terror que, en la línea del cine de James Wan (Insidious, Expendiente Warren) se vale igual de elementos macabros como de otros tan aparentemente inofensivos y mundanos como el sonido de una campanilla o una canción teóricamente alegre para ponernos de los nervios. Esperemos que no estropee el mal cuerpo que nos deja con una innecesaria secuela.

7/10