17/6/16

L.A. Noire desmadrado

Poster Dos buenos tipos

Dir.: Shane Black
Int.: Russell Crowe, Ryan Gosling, Angourie Rice, Matt Bomer, Margaret Qualley, Keith David, Kim Bansinger, Beau Knapp, Yaya DaCosta
¿De qué va?: En Los Ángeles de los años 70, un matón a sueldo y un malogrado detective privado se ven forzados a colaborar para resolver la misteriosa desaparición de una joven que se ha convertido en el blanco de unos asesinos implacables.

Reseña: Robert Downey Jr. no le debe su estatus de estrella a Marvel, sino a Shane Black, que le confió el protagonismo de Kiss, Kiss, Bang, Bang (2005), la cual, a pesar de los pocos ingresos que generó, se convirtió en película de culto y dio al actor el personaje de caradura encantador y con verborrea que ha repetido hasta la saciedad en sus posteriores trabajos. Downey Jr. le devolvió el favor convenciendo a Marvel para que Black dirigiese y escribiese el guión de Iron Man 3, y éste lo que hizo fue una buddy-movie disfrazada de película de superhéroes, cuya particular versión de un clásico villano de los cómics encolerizó a muchos fans. Poco le importó, porque si algo demuestra Dos buenos tipos es que Black tiene muy claro qué tipo de película le gusta hacer y que va a seguir a lo suyo, para suerte de sus fans.

Dos buenos tipos3

¿Y cuál es el tipo de película de Shane Black? Pues básicamente la que bebe de las fuentes de la literatura pulp noir y las comedias de acción de serie B de los 70 y los 80 (no olvidemos que es guionista de la trilogía de Arma letal). Ambas influencias se dan de la mano en este film que tiene todos los ingredientes necesarios para ofrecer un entretenimiento tan palomitero como nostálgico: un misterio por resolver, una chica en problemas, dos (anti)héroes, peligrosos asesinos a sueldo, muchas risas y mucha acción. El guión sorprende al ir por derroteros conocidos a los que se les da la vuelta con fines autoparódicos, amparándose en la torpeza de su pareja protagonista, que consigue avanzar en la investigación gracias sobre todo a golpes de suerte y a la avispada hija de uno de ellos (deslumbrante revelación la de Angourie Rice). Y todo sin perder de vista el contexto histórico, el final de unos años 70 marcados por el apogeo del cine porno, el fin del movimiento hippie y el comienzo de la expansión de las empresas multinacionales, acontecimientos entrelazados con el misterio del film.

Dos buenos tipos2

La trama ejerce de hilo conductor y brinda un homenaje al cine que funcionaba a través de bovinas y rollos de película, pero ante todo, está al servicio de la dinámica de su pareja protagonista, dos tipos peseteros, ariscos, brutos, despistados y que rinden a medio gas. Sin embargo, no hay que rascar demasiado para descubrir que sí, que, como el reza el título de la película, son buenos tipos. Russell Crowe está bien, pero queda completamente eclipsado ante un exultante Ryan Gosling en las Antípodas de la inexpresividad de algunos de sus trabajos precedentes. El actor desata toda su vena payasa a través de una serie de expresiones, gestos y sonidos desternillantes, recibiendo palos en dos de cada tres escenas, y brindando una de las mejores interpretaciones cómicas del año.

TNG_Day_#29_12052014-130.DNG

Es el trabajo de Gosling junto al estupendo equipo que forma junto a Crowe y su hija en la ficción y al entusiasmo que transmite la dirección y el guión de Black, lo que nos deja con ganas de una segunda parte que estaría totalmente justificada… si no fuera porque no parece que la película vaya a rendir lo suficiente en taquilla como para que el estudio le dé luz verde. Es una lástima, pero en cualquier caso, celebremos la existencia de esta secuela espiritual de Kiss, Kiss, Bang, Bang, una comedia de acción adulta, entretenida, con gags buenísimos (otros no tanto), y hecha desde el cariño hacia sus personajes, al público, a la literatura noir y pulp y, cómo no, al Séptimo Arte.

8/10