30/11/16

Siempre nos quedará Casablanca

Poster Aliados

Dir.: Robert Zemeckis
Int.: Brad Pitt, Marion Cotillard, Jared Harris, Lizzy Caplan, Simon McBurney, Matthew Goode, Daniel Betts, Anton Lesser, Josh Dylan
¿De qué va?: Durante la Segunda Guerra Mundial, el agente de inteligencia del bando aliado Max Vatan es destinado a Marruecos para llevar a cabo una peligrosa misión. Mientras cumple su cometido, conoce a Marianne Beausejour, una agente de Resistencia francesa de la que se enamora.

Reseña: Muchos han sido los que han intentado traer de vuelta el espíritu y la magia del Hollywood dorado, pero pocos han salido airosos del reto. El último en proponérselo ha sido Robert Zemeckis, un enamorado confeso del cine digital que ha sido capaz de recrear un paseo sobre las desaparecidas Torres Gemelas en su penúltimo film, The Walk. Aliados tiene todos los ingredientes que caracterizan a las grandes producciones clásicas: romance, acción, misterio, glamour… Todo al servicio de dos grande estrellas de Hollywood tan bellas como carismáticas que deberían hacernos suspirar de la emoción que nos produce verlos enamorándose en la pantalla. Sin embargo, no todo lo que funciona en la teoría acaba funcionado en la práctica por ayuda digital que se tenga.

ALLIED

Zemeckis y el guionista Steven Knight (Promesas del Este) crean un juego de espejos en el que los personajes se miran furtivamente a través de su reflejo, intentando encontrar algún indicio que revele las auténticas motivaciones del otro. La historia, en ocasiones intimista y en otras grandilocuente (esa consumación amorosa en medio de una tormenta de arena), está bien contada y se sigue con más o menos interés, pero a estas alturas en las que hemos conocido todos los escenarios posibles de la Segunda Guerra Mundial, Aliados no tiene prácticamente nada que aportar a la temática, más allá de la moraleja, ya conocida, de que no conviene enamorarse en tiempos de guerra, menos aún de agentes secretos de intenciones turbias. Tras una primera parte en la que los protagonistas se conocen durante una misión en Casablanca, pasamos a una segunda en la que se juega con la posibilidad de que uno de los personajes no sea quien dice ser. Y ya está. Todo el exquisito y elegante diseño de producción está al servicio de una incógnita cuya resolución no es tan impactante como cabría esperar.

ALLIED

En cualquier caso, la clave del éxito o del fracaso de una película de estas características es la química de la pareja protagonista. Cuando  una pareja se enamora en la pantalla de forma tan rápida como pasa aquí, la química es indispensable para creerse que esas dos personas pasen por el catre y se juren amor eterno en tan poco tiempo, así como para ansiar que tengan el final feliz que merecen por estar hechos el uno para el otro. Lamentablemente, no es el caso de Brad Pitt y Marion Cotillard. Por separado, ella funciona bastante mejor que él, pues la francesa exhibe un arrollador encanto o una sospechosa ambivalencia cuando la escena lo requiere, mientras su partenaire no parece esforzarse demasiado en meterse en su papel. Juntos, resultan desabridos y escasamente compenetrados. Cuando un pilar tan importante falla, el resto se tambalea, así que no queda otra que contagiarnos, aunque sea un poco, de la nostalgia que desprende la película hacia aquella época en la que los actores se enamoraban con pasión cubriéndose estratégicamente la cara con los brazos. Pero por mucho que Aliados se empeñe, no consigue avivar toda la magia atemporal que poseen grandes clásicos, como Encadenados (1946) o Casablanca (1942), en los que desearía verse reflejada.

6/10