25/9/15

Temperatura corporal escasa

Poster Everest

Dir.: Baltasar Kormakur
Int.: Jason Clarke, Josh Brolin, John Hawkes, Jake Gyllenhaal, Emily Watson, Keira Knightley, Michael Kelly, Sam Worthington, Josh Henderson, Robin Wright, Elizabeth Debicki
¿De qué va?: En el año 1996, dos expediciones decididas a coronar el pico más alto del mundo se vieron sorprendidas por una gran tormenta de nieve que puso a prueba su temple, obligadas a luchar contra la furia desatada de los elementos y superar obstáculos imposibles, en un desesperado esfuerzo por sobrevivir.

Reseña: Las razones por las que alguien se atrevería a escalar la montaña más alta del mundo, con todos los peligros que conlleva, se escapan a mi comprensión. Por eso, cuando se producen muertes en el intento de realizar esta hazaña o alguna similar, me cuesta simpatizar con la tragedia, porque sólo puedo pensar en quién les habrá mandado a cometer semejante atentado contra su propia vida. En una escena de Everest, los personajes basados en los protagonistas a su pesar de la tragedia vivida en la montaña en 1996, explican sus motivaciones, generalmente relacionadas con temas de honor, superación personal o adrenalina, pero no son lo suficientemente convincentes como para que nos preocupemos por el destino fatal que sufrirán algunos de ellos.

Everest3

El director Baltasar Kormakur ha querido hacer un homenaje a aquel grupo de personas que inauguró la conocida como la temporada más trágica en el Everest, logrando una de las películas sobre desastres naturales más realistas que podamos encontrar y enfocando a los personajes como si fueran héroes, primando los sentimientos de solidaridad y compañerismo que surgen a raíz de la catástrofe. Sin embargo, su tratamiento es tan manso que obvia los detalles más polémicos de la historia; no lo digo tanto por el cruce de acusaciones sobre quién fue el responsable de las muertes, sino por el debate acerca de si es ético o no conducir expediciones al Everest con personas con escasa preparación a cambio de una buena suma de dinero. Esto solo se toca muy de pasada, y es que no va acorde con el personaje al que da vida Jason Clarke, el director de la empresa de expediciones, porque el retrato que hacen de él es de santo para arriba.

Everest2

Debido a la relativa fidelidad de Kormakur a los hechos reales, hay demasiada gente en la montaña, y aunque los actores llevan chaquetas de diferentes colores y se suelen destapar las caras al hablar para que los reconozcamos, es inevitable pasar buena parte de la película intentando descifrar quién es quién y dónde se encuentran, por no hablar de que hay personajes que aparecen y desaparecen de la historia a cada rato. El reparto al completo, plagado de estrellas y caras conocidas, cumple con lo que les toca, agradeciéndose la presencia de Emily Watson como eje de las comunicaciones en el campamento base. Por otra parte, sorprende que Keira Knightley, en un papel tan pequeño, aporte la mayor carga emotiva de la película, pero esa parte del guión resulta tan moñas y convencional que no está a la altura de la intensidad dramática que le pone la actriz.

Everest1

En definitiva, Everest cumple como película de aventuras, ofreciendo espectaculares panorámicas naturales y dos horas de entretenimiento puro, pero no se vive de forma especialmente emocionante, salvo en sus momentos más tensos, ni tampoco aporta nada que sea especialmente sorprendente u original en el subgénero de catástrofes; lo único, tal vez, la elegante forma que tiene de plasmar las muertes, sin estridencias ni excesos dramáticos, pero eso es todo. Eso sí, es capaz de quitarle a cualquiera las ganas de practicar escalada.

6/10