14/5/15

Gatos pardos en tiempos de guerra

Poster Suite francesa

Dir.: Saul Dibb
Int.: Michelle Williams, Matthias Schoenaerts, Kristin Scott Thomas, Sam Riley, Ruth Wilson, Margot Robbie, Tom Schilling, Eileen Atkins, Lambert Wilson
¿De qué va?: Lucille aguarda noticias de su marido, prisionero de guerra, junto a su controladora suegra en un pequeño pueblo de Francia de 1940. Ambas viven ajenas a la realidad de la guerra hasta que un grupo de soldados alemanas llega a la localidad y se establece en las viviendas de sus habitantes. Así es como Lucille establece una relación con Bruno, el elegante y refinado oficial alemán a quien se le ha encargado vivir con ellas.

Reseña: La Segunda Guerra Mundial ha sido el contexto histórico de muchísimas películas, algo normal si se tiene en cuenta que el mundo cambió para siempre a partir de entonces. Como hay tantas y de tantas temáticas (drama, romance, acción, terror…), a estas alturas resulta difícil encontrar la razón de ser de las nuevas incorporaciones. En el caso de Suite francesa, se justifica al rendir homenaje a la novelista francesa de origen ucraniano Irène Némirovsky, llevando al cine su obra póstuma e inacabada, pues murió en un campo de concentración de Auschwitz antes de poder terminarla.

Suite francesa3

Claro que Suite francesa, con la producción de Harvey Weinstein detrás, tiene vocación de ‘best-seller’ de multisalas, muy en la línea de La ladrona de libros o El niño del pijama de rayas, lo cual se traduce en que es una película vistosa, accesible para todos los públicos, de producción muy cuidada, que habla de los horrores de la guerra y demasiado pegada al texto literario, al tiempo que lima los detalles más ásperos del mismo (esto es mera suposición mía). El filme acierta al exponer el entramado de alianzas, traiciones y complots que se forjan tanto entre ricos y pobres para sacar partido de las particulares condiciones de la guerra, desvaneciéndose la línea que separa ambos bandos. Hay evolución en los personajes, pese a que el camino que recorren sea un tanto de previsible. Sin embargo, la película anda un poco justa de emoción y nervio, peca de ser demasiado correcta, y sale mal parada en comparación con la reciente Corazones de acero (Fury), que no tenía ningún reparo en mostrar la crueldad y el horror de la misma contienda y en el mismo territorio.

Suite francesa

El problema también reside en que al romance prohibido sobre el que el filme gira en torno le falta tensión de todo tipo: los leves roces y las notas de piano no funcionan tan bien como en otros romances cinematográficos contenidos, y tampoco hay demasiada química entre Michelle Williams y Matthias Schoenaerts; ambos realizan muy buenas interpretaciones, pero no serán de las más memorables de sus respectivas carreras. Dejando a un lado el hecho de que la película se ambiente en Francia y los personajes hablen en la lengua de Shakespeare, el elenco está muy bien, desde la siempre infalible Kristin Scott Thomas hasta una irreconocible Margot Robbie, pasando por Ruth Wilson, Sam Riley o Eileen Atkins.

Suite francesa2

El director Saul Dibb ha hecho lo mismo que en su anterior película, La duquesa: una producción elegante y cuidada en lo formal pero fría en el aspecto narrativo, con esa voz en off que se empeña en explicar cosas que saltan a la vista. Compone unos cuantos planos muy bellos y escenas en las que se maneja el suspense con eficacia pero le falta riesgo, quizás por la presión ejercida por quien está detrás y por el relato que está reescribiendo para el cine. Finalmente se comprende por qué Suite francesa se ha estrenado en primavera y no en plena temporada de premios: se ahogaría entre demasiados estrenos potentes, pero ahora, ante la ausencia de películas destinadas a un público adulto, tiene ocasión de despuntar antes de que el libro repunte en las listas de ventas y la película pase al semi-olvido.

6’5/10