23/6/16

La boca del infierno

Poster Expediente Warren2

Dir.: James Wan
Int.: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Frances O’Connor, Madison Wolfe, Simon McBurney, Maria Doyle Kennedy, Franka Potente, Lauren Esposito
¿De qué va?: El matrimonio de demonólogos formado por Ed y Lorraine Warren viaja al norte de Londres para ayudar a una madre soltera que vive con sus cuatro hijos en una casa donde un malicioso espíritu les atormenta día y noche.

Reseña: “Esto es lo más cerca del infierno que voy a estar”. Lo dice Lorraine Warren en el prólogo de esta continuación de Expediente Warren (The Conjuring, 2013) y lo podemos interpretar como una declaración de intenciones de James Wan para con esta secuela. Tras haber dirigido el capítulo más exitoso hasta la fecha de la saga Fast & Furious y con Aquaman como siguiente proyecto, la carrera de Wan está tan lanzada en Hollywood que no sería de extrañar que ésta sea su última incursión en el terror, al menos como director y a no ser que acepte la millonada que le ofrecerán por encargarse de Expendiente Warren 3. Habrá tercera parte, con o sin él, no sólo porque las historias del matrimonio de investigadores paranormales es perfecta para confeccionar una saga inagotable, sino porque El caso Einfield mantiene el pulso de la primera, siendo uno de esos raros casos de película de terror que gustan tanto al cinéfilo de pro como al pueblo llano.

Expediente Warren

Esta secuela mantiene prácticamente intacta la estructura narrativa de la original: familia “monomarental” sufre una escalada de fenómenos paranormales hasta que el matrimonio Warren llega para ayudarles. Sin embargo, ahora se presta más atención a la relación de la pareja de salvadores, y Wan introduce unas pocas variaciones a una historia de terror de las de toda la vida; por ejemplo, los sucesos terroríficos ocurren incluso cuando la habitación está llena de gente, en vez de producirse únicamente cuando la principal víctima está sola. Sin embargo, donde Wan da lo mejor de sí es en la puesta en escena. El terror que desprenden sus secuencias reside en la forma en la que éstas están planificadas: la posición de la cámara, los silencios, un segundo plano desenfocado, una imagen que cobra vida en la penumbra… Hay pocas películas de terror mejor dirigidas y con más inteligencia que ésta, permitiéndose incluir unas certeras gotas de humor, como aprovechar el contexto histórico para vincultar a la Thatcher con un poltergeist.

Expediente Warren3

No obstante, a Wan le puede un poco la ambición, extendiendo el metraje hasta unos innecesarios 130 minutos de metraje que se podrían haber recortado fácilmente prescindiendo de algunos pasajes que apenas aportan algo a la trama, sólo sustos. Por ello, uno llega al final de la película más exhausto que aterrado, porque además la cinta no deja tiempo para respirar, está continuamente poniendo en jaque al espectador. A fin de cuentas, es ese efecto acumulación lo que más le pesa al conjunto, por encima del puñado de ilógicas cuestiones narrativas propias del género de las que el film no se logra desprender. Por cierto, la famosa monja cuyo spin-off ya está en preparación no es fruto de mis pesadillas, sino el hombre torcido al que da vida Javier Botet y su espeluznante canción infantil.

Expediente Warren2

Expediente Warren: El caso Enfield es mejor secuela de lo que fue Insidious: Capítulo 2 respecto a su antecesora.  Mantiene el listón, ofrece una historia con las suficientes novedades para no ser considerada “más de lo mismo” y potencia una de las mayores virtudes de su referente, esto es, su pareja protagonista: Vera Farmiga y Patrick Wilson vuelven a dar lo mejor de sí y son recompensados con una mayor atención a su dinámica y más cancha para el personaje de Ed, que había sido relegado a un segundo plano en la anterior película. No podemos concluir sin alabar asimismo la interpretación de la joven Madison Wolfe, revisión de la Regan de El exorcista que se desenvuelve de forma fantástica transmitiendo el terror, la angustia y la indefensión de su personaje.

7’5/10