21/7/16

Surfer Girl

Poster Infierno Azul

Dir.: Jaume Collet-Serra
Int.: Blake Lively, Óscar Jaenada, Brett Cullen, Sedona Legge, Diego Espejel, Angelo Jose, Lozano Corzo, Jose Manuel, Trujillo Salas
¿De qué va?: En un viaje a México, Nancy va a hacer surf a una solitaria y aislada playa de la que le había hablado su difunda madre. Sin embargo, la joven es atacada por un enorme tiburón blanco, quedando malherida y atrapada en un islote a 100 metros de la costa.

Reseña: Jaume Collet-Serra debutó en Hollywood hace once años con el remake de  La casa de cera, pero a pesar de ser publicitada y recordada como “la película en la que Paris Hilton es empalada”,  el buen oficio del cineasta catalán le granjeó la confianza de los estudios, y desde entonces se ha labrado una carrera como director de encargo, con fama de ser rápido y eficiente, y con una conexión especial con Liam Neeson, con el cual ha trabajado en tres ocasiones (Sin identidad, Non-Stop y Una noche para sobrevivir). La cuarta ya está en camino, pero antes, Collet-Serra presenta este Infierno azul (The Shallows), que en un principio se presentó como un híbrido entre Gravity y Tiburón. Si bien y como era de esperar, no llega al nivel de excelencia e innovación de ambas, la película es bastante resultona.

Infierno azul3

El primer acto no es especialmente prometedor, pues además de recrearse en el escultural cuerpo de la protagonista (como era esperar), contiene un excesivo videoclip de surferos con planos “molones” a cámara lenta y música atronadora. Pero cuando empezamos a creer que estamos ante un remake inconfeso de En el filo de las olas (2002), nuestro amigo el tiburón colérico hace acto de presencia y las cosas se ponen mucho más interesantes. Por supuesto que hay algo de deuda con el film de Spielberg en esos planos subjetivos y siniestros desde el fondo del océano, pero también hay momentos que están resueltos de manera hábil y elegante, como ese primer ataque en el que el azul paradisiaco del agua se tiñe de rojo sangre.  A partir de entonces, nos despedimos de la música electrónica para recibir a la partitura de Marco Beltrami, que ayuda a construir un efectivo e imaginativo thriller minimalista, con unas medidas dosis de gore y varios picos de tensión muy bien calibrados.

Infierno azul2

Claro que, al igual que ocurrió con Gravity, para disfrutar de la película es necesaria cierta suspensión de la credulidad, sobre todo durante su vibrante acto final, cuando la película decide quemar todos sus últimos cartuchos a lo grande. Si dejas el escepticismo fuera de la sala, recibes a cambio una intensa y sólida historia de supervivencia protagonizada por una exultante Blake Lively, en el papel que debería, de una vez por todas, despejar las dudas sobre su talento y brindarle oportunidades más ambiciosas. La actriz sale muy airosa de un complicado ‘one-person show’ que demanda un gran esfuerzo físico e interpretativo, con el inestimable apoyo de una gaviota que ejerce de apoyo y confidente al estilo del Wilson de Náufrago. Me remito a lo dicho, abracen la credulidad.

Infierno azul

Que lo que ocurra en la película pueda darse en la vida real o no me trae sin cuidado. Me molesta más el videoclip surfero del principio y, sobre todo, la presencia del padre y de la hermana de la protagonista en la película. Aporta una información que no es relevante para la película, pues la conexión entre Nancy, su difunta madre y la playa funciona bastante bien por sí sola, además de propiciar un epílogo bochornoso que se suaviza con la inclusión de un apropiado tema de Sia en los créditos finales. Con todo, Infierno azul es probablemente una de las propuestas de evasión palomitera más honestas de este verano: da lo que promete de forma muy eficiente y en unos ajustados 87 minutos. Nadie se puede llevar a engaños.

6’5/10