6/1/15

El héroe en la sombra

Poster The Imitation Game

Dir.: Morten Tyldum
Int.: Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Matthew Goode, Mark Strong, Charles Dance, Rory Kinnear, Allen Leech, Matthew Beard
¿De qué va?: Durante el invierno de 1952, las autoridades británicas arrestaron al matemático Alan Turing acusándolo de homosexual, algo que estaba duramente penado por aquel entonces. Lo que no sabían los oficiales es que estaban incriminando al creador de una invención que fue capaz de descifrar el código de la inquebrantable máquina Enigma de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Reseña: Cuando creíamos que ya no había más historias ambientadas en la Segunda Guerra Mundial originales que contar, descubrimos la de un hombre que aunque no aparezca en los libros de Historia, fue un factor determinante para que la balanza se inclinase hacia el bando de los Aliados. Alan Turing no sólo descifró los códigos secretos nazis, sino que es considerado el padre de la informática moderna, y aún así, fue condenado al ostracismo por su condición homosexual y no obtuvo el indulto real hasta hace muy poco. Una figura tan trágica y extraordinaria como la suya bien merecía un biopic.

The Imitation Game3

The Imitation Game (Descifrando Enigma) se centra en la creación y puesta en marcha de la máquina ideada por Turing para descifrar los mensajes de los nazis, salpicada de algunos flashbacks que remiten a la época en la que el matemático estudiaba en un internado, indagando en el por qué de su personalidad reservada y asocial. Al contrario de lo que se ha dicho, la película no oculta en ningún momento la homosexualidad de Turing, e incluso resulta uno de sus temas centrales, pero no la muestra de forma explícita y, sinceramente, tampoco me parece algo necesario. No obstante, esa ausencia de sexualidad desinhibida de la que él tampoco dispuso en la vida real es una seña de identidad más del formato de biopic clásico y academicista con el que el noruego Morten Tyldum (y Harvey Weinstein desde su despacho) han puesto en imágenes un guión que lideró el ranking de los mejores libretos sin producir en Hollywood hace unos años.

The Imitation Game

Todos los componentes de la maquinaria de la película están perfectamente engrasados: dirección artística, fotografía, banda sonora, reparto… Benedict Cumberbatch resulta muy eficaz encarnando a Turing, con su cerebro en cálculo constante, obsesionado por cumplir su cometido y poco dado a las relaciones sociales (¿tenía síndrome de Asperger?). Con tartamudeo incluido, sin duda es un imán de premios. Keira Knightley tiene un personaje secundario y con pocas oportunidades para lucirse, pero las pocas que tiene las aprovecha, reforzando el trabajo de Cumberbatch. El resto de intérpretes (Matthew Goode, Mark Strong, Charles Dance…) cumple con rigor y clase ‘british’. Incluso el actor que interpreta al joven Turing, Alex Lawther, compensa el poco parecido físico que tiene con Cumberbatch con una estupenda interpretación.

_TFJ0183.NEF

Con The Imitation Game he sentido más calor que frío, pero tampoco he corrido peligro de quemarme. Todo es tan correcto e impoluto que no me despierta ninguna clase de pasión. Además, a pesar de la singular historia de Alan Turing, con la que se introduce un bonito mensaje sobre no infravalorar a las personas peculiares, presenta situaciones y conflictos muy sobados en producciones similares. Tampoco me explico que pasen por alto el dato de que Turing se haya suicidado mordiendo una manzana contaminada con cianuro, más allá de un par de referencias que no pillará quien no lo sepa de antemano. Eso sí me parece más importante que verlo en la cama con otro hombre.

7/10