20/5/15

La estación de los amores

Poster Los exiliados románticos

Dir.: Jonás Trueba
Int.: Vito Sanz, Francesco Cabril, Luis E. Parés, Renata Antonante, Isabel Stoffel, Miren Iza, Vahina Giocante
¿De qué va?: Tres amigos deciden emprender un viaje en furgoneta desde Madrid a París, sin motivo aparente, tan sólo buscando el encuentro de pasados amores idílicos y a la vez efímeros, con la única misión de sorprenderse a sí mismos y seguir sintiéndose vivos.

Reseña: Organizarse con los amigos, coger el coche, tomar rumbo por la carretera… y simplemente disfrutar del viaje. Similar a este plan tan apetecible con el que todos hemos fantaseado alguna vez fue el que llevó a cabo Jonás Trueba junto a un grupo de colegas para rodar su tercer largometraje, Los exiliados románticos, una película que podría situarse a medio camino entre la concepción clásica de Todas las canciones hablan de mí y la experimentación de Los ilusos, y que no se marca más objetivo que el de celebrar la amistad, el romance libre de dramas, la belleza de Francia, la inteligencia emocional femenina y el poder espiritual de la música de forma espontánea (que no improvisada) y ligera.

Los exiliados romanticos3

El síndrome de Peter Pan sobrevuela las cabezas del trío de amigos protagonista de esta historia, tres tipos (llamados igual que los actores que les dan vida), que mientras reniegan a abrazar la madurez van en busca del reencuentro con viejos amores fugaces, pero en cierta manera trascendentales para sus vidas, que se encuentran en tres de las ciudades francesas que ejercieron en el pasado de refugio de los exiliados españoles: Toulouse, Annecy y París. Así se articula esta road-movie, al ritmo de la música del grupo Tulsa, guía mística de la pandilla, en la que el espíritu de la Nouvelle Vague está aún más presente si cabe que en los anteriores trabajos de Trueba. Tal es así que el abuso de las citas filosóficas y literarias “más grandes que la vida” y cierta escena surrealista propia de un videoclip musical provocan la ruptura ocasional del conseguido efecto de naturalidad en el que está envuelvo el filme.

Los exiliados romanticos2

Poco más de una hora dura el periplo de Los exiliados románticos, prueba del carácter liviano y sencillo de la propuesta. Una entrañable declaración de amor chapurreada en francés y grabada en plano fijo ejerce de corazón de una propuesta que puede resultar tan cautivadora para los que se sientan identificados en cierta manera con su idealismo, como irritante para los que no vean más que un alegado a mayor gloria del movimiento hipster, siendo ambas interpretaciones igual de válidas. Personalmente, veo complicado el resistirse a dejarse llevar por estos tres atolondrados colegas, por sus respectivas musas a vueltas de todo, por la luminosidad y el encanto de los paisajes y del urbanismo de Francia y por los versos de las canciones de Tulsa, sobre todo los de Oda al amor efímero, mantra de este sueño húmedo de verano.

7’5/10