5/12/16

Hasta los confines del océano y más allá

Poster Vaiana

Dir.: John Musker, Ron Clements
¿De qué va?: Vaiana es la hija adolescente del jefe de una tribu que habita en una isla del Pacífico Sur. Siguiendo el consejo de su abuela, Vaiana decide emprenden un viaje cruzando el océano en busca del semidiós Maui y de una legendaria isla que es clave para recuperar el equilibrio natural del planeta.

Reseña: La dupla de directores de clásicos Disney tan importantes como La sirenita, Aladdin y Hércules no empezaron el siglo XXI con buen pie. John Musker y Ron Clements pincharon con El planeta del tesoro, que prácticamente ha pasado al olvido, mientras que la decepción en taquilla de la reivindicable Tiana y el sapo sentenció el final de la animación bidimensional del estudio. Con Disney ya totalmente recuperada del traspiés que vivió a principios de los años 2000, Musker y Clements han vuelto a la carga con su primera producción en 3D, la historia de una princesa, perdón, hija del jefe de una tribu, que, al igual que Ariel, sueña con la libertad y con saciar su curiosidad sobre el mundo que hay más allá del reino donde ha vivido toda su vida. Y aunque Vaiana (o Moana) necesita la ayuda de un hombre para cumplir con su destino, su felicidad no radica en involucrarse sentimentalmente con él.

Vaiana3

Disney continúa así con la evolución, lenta pero firme, de su concepto de princesa. Además de no tener ningún interés romántico (algo que ya ocurría en Brave), Vaiana tiene una complexión saludable, diferente al arquetipo esquelético de costumbre. En su viaje iniciático lejos de casa aprenderá a valerse por sí misma, a armarse de valor para plantar cara a los retos y a confiar en su intuición y sus aptitudes, al tiempo que ayuda a un semidiós con ansias de aceptación y reconocimiento social a ser humilde y tener autoestima. Ni las aventuras que viven Vaiana y Maui ni las lecciones de vida que asimilan son especialmente originales; se asemeja en varios aspectos a la indie, francesa y nada despreciable Hasta el fin del mundo, además de recordar a clásicos previos de la misma casa, pero la película lo compensa de múltiples formas, sobre todo, con momentazos reforzados por una animación espectacular, que mantiene el modelo de personajes del Disney reciente y lo rodea de un paisaje prácticamente fotorrealista, destacando un océano orgánico y una amplia gama de colores cálida y adecuadamente tropical.

MOANA

La apropiación cultural que hace Disney, en este caso de la cultura polinesia, es respetuosa y afectuosa, al ritmo de un repertorio de pegadizas canciones que no tienen nada que envidiar al famoso Let it go. Vaiana cuenta además con la mejor mascota que ha tenido jamás un héroe o una heroína en una aventura Disney: un gallo que carece de la verborrea habitual de este tipo de personaje, no especialmente inteligente, siempre al borde de la muerte, y que propicia buena parte de las carcajadas de la película; el resto de la diversión viene a través de unos diálogos ingeniosos y autoconscientes, de una acción vertiginosa y de un efectivo componente emocional Tampoco hay que menospreciar el mensaje ecológico implícito, que viene de la mano de una Madre Naturaleza encolerizada al habérsele arrebatado toda su vitalidad para entregarla al codicioso ser humano. Puede que Vaiana no vaya a repetir el desmedido éxito de Frozen, y ni falta que le hace, porque así nuestro amor hacia ella no se gastará de tanta sobreexposición, tal y como nos ha ocurrido con las hermanas Elsa y Anna.

8/10