22/6/15

La veda del dino queda reabierta

Poster Jurassic World

Dir.: Colin Trevorrow
Int.: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Nick Robinson, Ty Simpkins, Vincent D’Onofrio, Jake Johnson, Omar Sy, Irrfan Khan, BD Wong
¿De qué va?: 22 años después de los acontecimientos acaecidos en Isla Nublar, el parque temático de dinosaurios con el que soñó John Hammond funciona a pleno rendimiento. En busca de nuevos visitantes y de continuar en el candelabro, los científicos del complejo crean un nuevo dinosaurio de especie desconocida y mucho  más inteligente de lo esperado que empieza a causar estragos en la isla.

Reseña: Hace unos meses estaba en un cine viendo Insurgente cuando de repente me sentí distraído por varias lucecitas. Eran las pantallas de los móviles de todos los adolescentes que había en la sala, hablando por WhatsApp, sin prestarle demasiado atención a una película que habían pagado por ver. Jurassic World, el reboot/secuela de Jurassic Park, parte de la misma problemática: la chavalería de hoy en día no se deja engatusar con facilidad; lejos queda el impacto que causó en el mundo entero el ver en la gran pantalla dinosaurios de un realismo asombroso, así que hay que buscar otra vía para acaparar el interés de la platea: más grande, más dientes, más bestia.

Jurassic World5

Así es como comienza la película de Colin Trevorrow (cuya ópera prima, Sin seguridad garantizada, no habrá visto ni el 10% de los espectadores de ésta), con una analogía respecto a lo que está pasando actualmente en los despachos de Hollywood, donde se buscan maneras de conseguir que el público siga acudiendo a los cines tirando por la infalible fórmula de siempre en vez de por la nueva y arriesgada, de tal forma que la propia película acaba asimilando el esquema narrativo de la película original de 1993, pero más tecnológica, espectacular y con más dinosaurios, basándose en la misma idea (el caos desatado cuando el ser humano juega a ser Dios) e intentando ofrecer la misma combinación de acción, comedia, drama familiar y terror. Sin embargo, los cambios de tono no están tan suavizados como en aquel entonces, pasando en cuestión de segundos de un gag cómico a una muerte tremendamente cruel, la más brutal de la saga, para luego continuar con el romance fuera de lugar de su pareja protagonista.

Jurassic World4

El espíritu de la guerra de sexos presente en las comedias románticas de los años 40 y 50 revive en los personajes de Chris Pratt y Bryce Dallas Howard. Él, como macho alfa y superviviente nato, y ella como la ambiciosa y testaruda ejecutiva sin tiempo para su familia (de ahí se denota un conservadurismo tan rancio como ‘spielbergiano’). Ambos se pelean y se desean y mientras que Pratt se consolida como el nuevo héroe de acción americano (esta vez sin chascarrillos), Howard se alza como auténtica protagonista de la función, correteando enfundada en sus tacones por toda la isla, un apunte no tan anticuado y surrealista como muchos han creído ver, teniendo en cuenta el resto de la película. Además, la pelirroja le otorga carisma a un personaje que parece diseñado para repeler, y reforzar así la figura del héroe masculino.

Jurassic World2

Pasando a los secundarios más reseñables, Nick Robinson y Ty Sympkins, son buenos actores y no resultan tan irritantes como los inevitables críos vistos en películas precedentes. Omar Sy se limita a cubrir el cupo destinado a actores europeos en boga, Vincent D’Onofrio resulta un villano de opereta (nada que ver con el magnífico Kingpin que encarna en la serie de Daredevil) y Jake Johnson consigue despuntar en un personaje gracioso pero no cargante que además ejerce una función muy meta, al representar al fan que revindica la obra original por encima de secuelas y demás remedos.

Jurassic World

Leyendo hasta aquí parece que no me ha gustado demasiado Jurassic World, pero la verdad es que sí, y bastante. Es cine de evasión puro y duro, dos horas que se pasan volando y sin tiempos muertos (a ver quién es el listo que se atreve a mirar su móvil), con unos intérpretes que suplen con carisma la simpleza de sus personajes, y con un factor nostalgia que juega mucho a su favor, puesto que sabe cómo gestionarlo: a través de una mirada cariñosa hacia la cinta original (las secuelas quedan un tanto olvidadas) mediante guiños que adoptan múltiples formas, como la inconfundible partitura musical de John Williams.  Y claro, también están los dinosaurios, que ya no parecen tan auténticos, pero nos siguen cautivando y asombrando por igual. Vamos, que esta visita al parque jurásico puede ser toda una experiencia, siempre y cuando nos atengamos a la suspensión de incredulidad.

7/10