3/4/11

O.C: Ladrón de bicicletas (1948)

Poster Ladrón de bicicletas¿De qué va?: En la Roma de la posguerra, un obrero en paro consigue un sencillo trabajo pegando carteles a condición de que posea una bicicleta. El problema llega cuando el primer día de trabajo se la roban, emprendiendo una búsqueda desesperada con la ayuda de su hijo y unos amigos.

Reputación: Ladrón de bicicletas es el mayor exponente del neorrealismo italiano, un movimiento cinematográfico surgido tras la Segunda Guerra Mundial que abarcaba temas sociales e historias sobre las clases más desfavorecidas. Se rodaba casi siempre en exteriores, con los edificios destruidos por las bombas como telón de fondo, y en la mayoría de los casos con actores no profesionales. En definitiva, se plasmaba la decadente situación económica y moral del país. Vittorio de Sica fue uno de los cineastas más importantes del movimiento  realizando una trilogía neorrealista formada por Milagro en Milán, Umberto D. y Ladrón de bicicletas, esta última la más conocida de todas y la que le valió el Oscar a la mejor película extranjera, que por aquel entonces se consideraba honorífico.

Ladron de bicicletas
Comentario: Suele haber una diferencia muy clara cuando abordas un asunto que te implica directamente a uno que no, y es que aunque hagas propio lo ajeno no conseguirás transmitirlo con tanta veracidad como el que lo haya sentido en sus propias carnes. La fuerte conciencia judía de Steven Spielberg propició que La lista de Schindler sea una de las películas más logradas y sensibles sobre el holocausto judío, y lo mismo se podría decir de Vittorio de Sica con su Ladrón de bicicletas, sabía perfectamente de lo que estaba hablando porque lo veía cada día a su alrededor. Por eso, se nos hace un nudo en la garganta cuando vemos a ese pobre hombre vagar por su devastada ciudad en busca de una simple bicicleta, su única esperanza de poder sacar adelante a su familia. Por eso, nos llega toda esa desesperación que siente cuando el mundo se le pone en contra y lo obliga a tomar una decisión crucial. Por eso, aunque la voz de la censura nos diga al final que hay esperanza, sabemos perfectamente que en realidad no la hay.

Próximo visionado: La noche americana (1973)

4 comentarios:

Chechinho dijo...

Una de esas películas humanas, emotivas, una de esas películas del pueblo y para el pueblo.

Bravo camarada, gran elección para la O. C.

daniel dijo...

Una Obra Maestra en todo el sentido de la palabra... Una maravilla de verdad. Se hace notar ese padecimiento del protagonista; y eso ya de por si es un logro.

Saludos!

Moonlight dijo...

Vi esta película en mi asignatura de Historia del Cine y quedé completamente devastada. Es durísima...

Particula Elemental dijo...

La verdad es que he visto pocos clásicos, pero este me marcó. Mucho más intensa en vso, os lo recomiendo.