30/4/11

Los inconvenientes de ser ‘la otra’

Poster El amor y otras cosas imposibles 
Dir.: Don Roos
Int.: Natalie Portman, Lisa Kudrow, Scott Cohen, Charlie Tahan, Lauren Ambrose, Anthony Rapp, Debra Monk
¿De qué va?: Emilia es una licenciada en Derecho que contrae matirmonio con Jack, un importante abogado de su bufete que estaba casado cuando se conocieron y que tiene un hijo pequeño. Mientras Emilia intenta conectar con su hijastro en vano, tendrá que sobreponerse a una dolorosa e inesperada pérdida.

Reseña: Los Oscar no sólo sirven para aumentar el caché de sus portadores y anunciar películas con ese subtítulo que reza “el ganador de un Oscar…” sino que también son útiles para desempolvar películas que andan perdidas en un cajón esperando a que algún día se acuerden de ellas. Así ha pasado con El amor y otras cosas imposibles, que acabó de rodarse en 2009 y que de no ser por la estatuilla dorada de Natalie Portman lo más probable es que hubiera salido directamente en alquiler. 

El amor y otras cosas imposibles 
La Portman, que entró en el último momento para sustituir a Jennifer Lopez y que también produce la cinta, encarna a la protagonista de la historia, Emilia, una mujer que se escuda en la terrible sacudida que ha vivido para mostrarse borde y reservada con todo el mundo. Un personaje que resultaría antipático y frío si no fuera por esa mezcla de fortaleza y debilidad que le da la protagonista de Cisne negro y que muy difícilmente hubiera sido capaz de transmitir la J.Lo. La actriz encuentra la mejor réplica en el que niño que encarna a su hijastro, Charlie Tahan, porque el que hace de su marido, Scott Cohen, nunca está a su altura, mientras que Lisa Kudrow lidia con un personaje demasiado exagerado. El resto de personajes, la mejor amiga, el amigo gay, la madre afectuosa y el padre distante, están ahí para cumplir la papeleta y poco más.

El amor y otras cosas imposibles2 
El amor y otras cosas imposibles es un melodrama que se deja ver con agrado y que mantiene el interés gracias a la relación de Emilia con su hijastro, pero se esfuerza demasiado en no dejar nada a la imaginación, como la inclusión de dos flashbacks que muestran en imágenes lo que ya se intuía o situaciones y diálogos que subrayan el estado emocional de sus personajes. Si se hubiera emitido directamente en televisión sería un telefilme de impecable factura, pero tampoco desentonaría demasiado.

6/10