22/3/08

Visiones borrosas



Dir.: David Moreau, Xavier Palud
Int.: Jessica Alba, Alessandro Nivola, Parker Posey
¿De qué va?: Una joven ciega recupera la vista tras un transplante de córnea, pero poco a poco irá descubriendo que ve cosas horribles que los demás no ven, e intentará descubrir el origen de su recién adquirida maldición.

Opinión: En Hollywood están tan desesperados por conseguir llenar las salas de los cines que buscan ideas de donde sea, y en un género tan rentable como el terror se han acostumbrado por hacer el "copia y pega" con las películas que les llegan del otro lado de sus fronteras. Han llegado hasta tal punto que ya ni esperan a que pasen unos años para hacer el remake sino que lo hacen con películas casi recién salidas de la sala de montaje, vaya.
El caso que nos atañe ahora no es tan extremo puesto que su original data del 2002, que aunque es verdad que tan solo han pasado 6 años hay otros casos en los que no pasa ni uno y ya se está preparando la versión americana, como ha ocurrido con [REC] por ejemplo.



Con los remakes de películas de terror nos pasa lo mismo de siempre, que de lo único que sirven es para americanizar las producciones extranjeras para que los yankis puedan disfrutarlas sin tener que recurrir a los subtítulos (en EE.UU. el doblaje no existe tal y como lo conocemos aquí) y aunque alguna vez el remake ha estado a la altura de su predecesor e incluso ha mejorado en ciertos aspectos, como es el caso de The Ring, en otros se limitan a copiar plano a plano la película y a simplificar la historia para que sea más comprensible.


Sin haber visto la película original, The Eye me parece una película de terror corriente, con tres sustos contados y una buena factura que no consigue inquietar lo suficiente. Todos los elementos inquietantes de la película nos suenan de haberlos visto con anterioridad, y llega un momento en el que se agolpan tanto que acaban por rozar el aburrimiento. The Eye no es una de las peores películas de terror que te puedas echar en cara, hay otras muchas que son nefastas, pero tampoco posee algún aliciente que la haga destacar por encima del resto.
Su problema es que se toma demasiado en serio a sí misma, impidiendo que aporte verdaderas innovaciones en el género.




Si habría que destacar algo de la cinta es sin duda el esfuerzo de Jessica Alba por componer un personaje más dramático del que nos tiene acostumbrados. Su interpretación es correcta pero no se ve respaldada por el resto del reparto, limitada a las apariciones esporádicas de Alessandro Nivola y Parker Posey. Ah, y de unos fantasmas con muy malas pulgas.

**1/2