18/5/08

Wachowski Kart




Dir.: Andy Wachowski, Larry Wachowski
Int.: Emile Hirsch, Christina Ricci, Matthew Fox, John Goodman, Susan Sarandon
¿De qué va?: Speed es un joven corredor de coches con un futuro muy prometedor, marcado por el recuerdo su hermano mayor, el legendario Rex Racer, que murió trágicamente en una carrera. Cuando una poderosa industria de coches le ofrece una jugosa oferta para ficharlo empezarán los problemas.

Opinión: Si los hermanos Wachowski no dejaron indiferente a nadie con su trilogía de Matrix ahora con su Speed Racer van a provocar vítores y abucheos a partes iguales. Bueno, puede que más de esto último. Y es que su apuesta ha sido muy pero que muy arriesgada, y ya se ha podido comprobar en las recaudaciones de los cines que no han conseguido llamar la atención del gran público, además de que las críticas y opiniones vertidas no han sido muy positivas. Pero si ves la película con la menta abierta y no te empeñas en resaltar sus defectos (que los tiene) te contagiaras rápidamente del buen rollito de Speed y su familia.


A bote pronto la película tiene un problema, y es que no tiene claro a qué sector del público va dirigida: es demasiado infantil para los adultos pero algunos aspectos de su trama pueden resultar complicados para los niños. Los que más disfrutarán de ella serán los fans del manga en el que basa, porque si algo no se le puede reprochar es que la adaptación ha sido realmente fidedigna, conservando su espíritu e incluso dándole importancia a los detalles (la traba del pelo que lleva Christina Ricci es un guiño a su personaje, Trixie, en la serie de animación).


Si la película de Sin City era como ver la novela gráfica en movimiento, Speed Racer es una serie de dibujos animados con actores de carne y hueso. Su 'look' bebe de las fuentes de los cortos de El pájaro loco y los Looney Tunes, y no sólo por lo colorido de sus escenarios, que a más de uno le provocará ardor en los ojos, sino por el tono desenfadado e infantil de sus gags, protagonizados principalmente por el hermano pequeño del protagonista y su chimpancé. Si bien en algunas momentos las gracietas de esta pareja resultan divertidas, en muchos otros momentos te darán ganas de estrangularlos, sobretodo cuando se cuelan en momentos en los que no pintan nada, dándoles una importancia innecesaria.


Por suerte, Speed Racer cuenta con un reparto consistente que consigue elevar el nivel por encima del niño y su monito. Emile Hirsch aguanta el tipo dignamente como principal protagonista. A su lado, una Christina Ricci como recién salida de un manga nipón. Matthew Fox sale bien parado tras fugarse un rato de la isla de Perdidos, mientras que John Goodman y Susan Sarandon aportan la sabiduría de los veteranos al conjunto. También cabe destacar al malo malísimo, Roger Allam, que consigue que la gente le odie con facilidad.


Speed Racer tiene un montón de fallos: es exagerada, plana, excesiva, larga e infantil. Pero también es espectacular, divertida, original e incluso tiene encanto. Pocas películas reúnes tantas cualidades y defectos a la vez. No apta para los que tengan fobia a la velocidad.

***